IMPACTO DEL COVID-19

El BCE limita el dividendo de la banca hasta 2021 y no descarta tensiones de capital

El supervisor europeo ignora las peticiones de los grandes bancos, que querían repartir dividendo a final de año. El BCE opta por la cautela para ver cómo es el impacto del covid

Foto: Andrea Enria, presidente del supervisor financiera del Banco Central Europeo (BCE). (EFE)
Andrea Enria, presidente del supervisor financiera del Banco Central Europeo (BCE). (EFE)

Malas noticias para los inversores de los bancos. El supervisor europeo, el Mecanismo Único de Supervisión (MUS), anunció este lunes a las entidades financieras que no podrán repartir dividendos hasta final de año. Hasta ahora el veto era hasta octubre. Esta decisión ha sido confirmada este martes por parte del Banco Central Europeo (BCE), dentro del resultado de los test de estrés internos, cuyos datos agregados ha dado también a conocer.

El supervisor destaca es temporal y que a final de año se volverá a analizar "caso a caso" si las entidades pueden volver a repartir dividendo. La decisión de recomendar paralizar dividendo también se extiende a los bonus de los principales directivos de la banca. "Preferimos ser prudentes hoy antes que lamentarnos mañana si las condiciones económicas se deterioran todavíamás", apunta Andrea Enria, presidente del MUS.

Este anuncio añadirá tensión a la castigada cotización de los bancos en los próximos días. Otro factor que revisará el mercado son el análisis de vulnerabilidad, que se ha hecho sobre tres escenarios: el anterior al covid, en el que los bancos ganarían 1,6 puntos de capital de aquí a 2022; el central, que prevé Europa de caída del PIB del 8,7%, en el que el sector perdería 1,9 puntos; y uno estresado, en que las entidades se dejarían por el camino 5,7 puntos, según la presentación del supervisor, a cuyos detalles tuvo acceso el lunes este medio.

¿Tensiones de capital?

El BCE apuesta por el escenario central, en el que los bancos son "sólidos" y seguirán financiando a la economía. Pero plantean el estresado, "todavía posible", en el que "muchos bancos necesitarían tomar acciones para seguir cumpliendo sus requisitos mínimos de capital, aunque el impacto medio seguiría siendo contenido". "Las autoridades tienen que estar preparadas" por si empeora el escenario macro, añade el BCE en su presentación.

La institución afincada en Fráncfort también ofrece datos por tipos de entidades. Los grandes grupos internacionales son los mejor preparados, mientras que las entidades medianas y pequeñas serían las que peor lo pasarán.

El supervisor europeo ha optado de esta forma por la cautela con los dividendos a la espera de cómo van digiriendo los bancos la crisis provocada por el covid-19, cuyos efectos están llegando con retardo por todas las medidas de contención anunciadas por el Gobierno, como las moratorias crediticias y las líneas ICO para empresas y autónomos.

Los grandes bancos europeos llevan semanas haciendo lobby para que el BCE levantara el veto al dividendo, argumentando que no podía ser "un café para todos". Solicitaban que se cribara a los bancos que estaban más justos, a los cuales se les podía mantener la limitación, de los que mejor están aguantando la crisis. Lo pedían para volver a recuperar la confianza de los inversores.

Frente a ello, el BCE ha decidido hacer tabla rasa y no diferenciar a unos bancos frente a otros. Con esta medida, todos los bancos europeos no se plantearán repartir dividendos hasta que hayan cerrado las cuentas de 2020, y sepan cómo digieren la crisis al milímetro.

Datos por países

La institución comunicó esta decisión a los bancos en una reunión telemática que tuvo con directivos de primera fila de los 117 bancos que supervisa. En ella, también anunció los resultados de los test de estrés internos con los que el BCE ha sustituido a los que hacía la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas, en inglés) suspendidos por el covid-19.

Aunque no hayan dado datos desagregados por países ni entidades, internamente se ha dado a conocer qué nacionalidades salen mejor y cuáles peor, como adelantó este medio. Los españoles salen bien en el test propiamente dicho —el impacto neto de la crisis—, aunque entre las peores en el dato que preocupa a inversores y supervisores: la cifra de capital con la que acabaría tras el 'shock'.

Los bancos españoles sufren en este test por varios motivos: son los que menos capital tenían antes de estallar la crisis, están más expuestos que la media al turismo y a las pymes, y la economía del país es la que más tiempo ha parado por la pandemia.

En el sector hay malestar porque se ha filtrado que las entidades italianas son de las que mejor salen en el test, según las mismas fuentes. También resisten bien las griegas, mejor que las francesas y alemanas.

Otra de las novedades anunciadas por el BCE es que permitirá a los bancos operar por debajo de sus requisitos de capital hasta, al menos, finales de 2022, y del mínimo de liquidez, hasta el final de 2021. Lo hace para que las entidades mantengan el grifo del crédito abierto.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios