reversionistas, compra de suelo y estación

Ya está aquí, pero todavía se la espera: los hitos que aún faltan en Operación Chamartín

Esta vez sí, Operación Chamartín es una realidad. Tras de 27 años esperando la luz verde definitiva, el plan recibirá hoy la aprobación final, pero todavía quedan importantes hitos por delante

Foto: Operación Chamartín. (EFE)
Operación Chamartín. (EFE)
Adelantado en

Esta vez sí, Operación Chamartín es una realidad. Después de 27 años esperando la luz verde definitiva, esta llegará este miércoles con la aprobación del plan Madrid Nuevo Norte en el Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid, todo un hito que, sin embargo, apenas es el principio de las próximas dos o tres décadas, y que todavía tiene por delante varios años para que la ciudadanía pueda empezar a ver y tocar los frutos de esta gran obra, el mayor desarrollo urbanístico del momento en toda Europa.

Aunque la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, intentó este martes transmitir un mensaje de inmediatez con el anuncio de que a principios de 2021 arrancarán las obras del Parque Central, un enorme jardín de 13 hectáreas que cubrirá 210.000 metros cuadrados de vías ferroviarias, la realidad es que el reloj irá un poco más lento. Probablemente, habrá que esperar hasta la segunda mitad del próximo ejercicio para empezar a ver los primeros trabajos, ya que antes de empezar a cubrir las vías, Adif debe resolver el concurso que tiene en marcha para decidir el diseño de la nueva estación.

Hasta 18 grupos han mostrado interés por participar en este proceso, cuya primera criba se conocerá el próximo mes de septiembre, cuando el operador de las infraestructuras ferroviarias españolas invitará a seguir adelante a solo 10 de estas firmas. Estas contarán con un plazo de cinco meses para preparar la documentación de esta segunda fase, tras la cual, el jurado elegido por la empresa pública dispondrá de otros tres meses para su evaluación, calificación y fallo, lo que dilatará hasta mayo de 2021 todo el proceso. Una vez elegido el diseño de la nueva estación, será cuando se podrán empezar a redactar los procesos constructivos de las distintas fases y a licitar obras, trabajos que se extenderán a lo largo de seis años.

De hecho, las fuentes consultadas por El Confidencial aseguran que la hoja de ruta con la que trabaja Distrito Castellana Norte (DCN), entidad promotora de este desarrollo participada por BBVA, Merlin y Grupo San José, es adquirir a Adif los terrenos sobre los que se ejecutará el grueso de Operación Chamartín en la segunda mitad del próximo año. Este, probablemente, sea el momento más crítico que queda en el horizonte, una vez recibida la luz verde de hoy, ya que tiene en la retaguardia la histórica reclamación de los anteriores propietarios de estos suelos, conocidos como reversionistas, a quienes el Estado expropió para levantar la estación.

Foto de familia con la maqueta definitiva de Operación Chamartín. (EFE)
Foto de familia con la maqueta definitiva de Operación Chamartín. (EFE)

Al modificarse el uso para el que se expropiaron las tierras, que dejará de ser ferroviario para acoger viviendas y un gran distrito de negocios, los antiguos propietarios sostienen que se debe volver a la situación anterior. Tras años de batalla infructuosa, a la espera de que Operación Chamartín fuera una realidad, la mayoría de los reversionistas han unido fuerzas con el empresario Trinitario Casanova, especialista en moverse en terrenos pantanosos, para reclamar sus derechos y, actualmente, el caso está en el Juzgado de Primera Instancia número 40 de Madrid, que ha fijado para diciembre una audiencia previa.

Casanova sostiene que corresponde a DCN resolver el conflicto con los reversionistas, porque fue precisamente el compromiso de BBVA de hacerse cargo de este peaje el elemento que determinó su éxito en el concurso que lanzó el Estado hace casi tres décadas. Por eso, en esta primera ofensiva judicial, ha ido contra las empresas privadas, aunque no descarta iniciar otro proceso directamente contra Adif, balas que dispara mientras, por otro lado, sostiene un discurso abierto a la colaboración y a la búsqueda de acuerdos económicos, que permite especular con un posible pacto si la Justicia fuera dando la razón al empresario.

Con todos estos elementos sobre la mesa, y si nada se tuerce, será en la segunda mitad del próximo ejercicio cuando podrá empezar a coger forma este megadesarrollo, que necesitará dedicar los primeros tres años a ejecutar los trabajos de urbanización, tras los cuales podrán empezar los de edificación. Esto significa que no será hasta 2024 cuando puedan empezar a verse las grúas de las futuras viviendas, las primeras de las cuales empezarán a levantarse en el barrio de Las Tablas. En paralelo, se empezará a promover también el nuevo distrito financiero de Madrid, que contará con siete grandes rascacielos. De ellos, dos competirán en altura con las Cuatro Torres, mientras que uno superará los 300 metros de altura, convirtiéndose así en el edificio más alto del país.

Estos tres futuros iconos también figuran en la lista de prioridades, es decir, entre los edificios que DCN aspira a levantar en la primera fase de este gran plan, un desarrollo urbanístico que se ejecutará sobre 2,3 millones de metros cuadrados de terreno, distancia equivalente a la que existe entre la plaza de Neptuno y la plaza de Castilla, y que permitirá cerrar la brecha que separa los barrios de Madrid en el norte por el efecto de las vías ferroviarias. Un espacio sobre el que se promoverán 10.500 viviendas y que tendrá como principal propietario al propio Ayuntamiento de Madrid, gracias a los suelos de su propiedad y a las cesiones de terreno que le corresponden.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios