NUEVA PLANIFICACIÓN HIDRÁULICA A 2027

El regadío: enmienda a la totalidad contra los planes de Ribera para los ríos

La asociación que agrupa al 80% de los agricultores que usan riego, Fenacore, se opone por primera vez de forma general a todos los borradores que dibujan el uso del agua en el futuro

Foto: Pantano del Ebro en Yesa. (EFE)
Pantano del Ebro en Yesa. (EFE)
Adelantado en

Los regantes españoles han dado un paso inédito para mostrar su profunda preocupación sobre la gestión del agua que entienden que quiere impulsar el departamento de la vicepresidenta Teresa Ribera. Han presentado ante su departamento, Transición Ecológica, la primera de un total de siete enmiendas a la totalidad contra todos y cada uno de los borradores de planes hidrológicos de las diferentes cuencas españolas. Hasta ahora, las planificaciones realizadas desde inicios de siglo han contado con pleno consenso con los usuarios de agua para riego.

Fenacore, la asociación que agrupa al 80% del colectivo, acompañará esta medida ante el Gobierno central con otra andanada de alegaciones ante cada una de las confederaciones hidrográficas que elaboran actualmente los denominados esquemas provisionales de temas importantes (EPTI). Los borradores de los futuros planes hidrológicos. Hay 12 en total, incluidos los de las ciudades de Ceuta y Melilla.

En esos borradores, según el resumen que hace Andrés del Campo, que preside la patronal del regadío, hay dos vectores a los que se oponen de raíz. La eliminación, en la mayoría de ellos, de infraestructuras que estaban pintadas desde hace años o décadas, y el foco casi exclusivo en la calidad de las aguas, más que en garantizar que exista recurso en cantidad suficiente para atender todos los usos. "No creo que el Gobierno quiera que los planes nazcan con la oposición de los principales usuarios del agua en esas cuencas", advierte el agricultor cordobés.

Los EPTI van a estar en periodo de consulta pública hasta final de octubre, tras ampliarse el plazo con motivo de la pandemia del coronavirus. Una condición previa para comenzar a cambiar su postura de oposición frontal sería, para Fenacore, "el cumplimiento de los planes hidrológicos vigentes, ejecutando los acuerdos alcanzados". Solo en la planificación hidrográfica del Guadalquivir, se han eliminado tres embalses en otras tantas provincias, como la rama andaluza de Fenacore, Feragua, ya criticó en pleno confinamiento.

Fenacore, en cualquier caso, abre la mano a seguir colaborando en este nuevo ciclo de planificación, "siguiendo el talante que permitió llegar a acuerdos tan significativos con los gobiernos de turno como los alcanzados con la Ley de Aguas de 1985 y sus reglamentos de 1986 y 1987; los ciclos de planificación hidrológica de 1998, 2014 y 2016, o, más recientemente, los caudales ecológicos", detallan desde la federación de regantes.

Modernización y ahorro

Otro punto relevante para esta asociación sería "el apoyo a la modernización del casi millón de hectáreas pendientes, lo que a su vez se traduciría en un importante ahorro de agua". En España, hay 3,8 millones de hectáreas de regadíos, de las que tres cuartas partes están modernizadas.

“Los regantes somos usuarios de algo menos del 70% del agua en España y queremos, una vez más, intentar el consenso para que se den unas condiciones mínimas para apoyar los nuevos planes hidrológicos. De las decisiones que se tomen ahora dependerá la gestión del agua, no solo en los próximos seis años sino en las futuras décadas”, recuerda Del Campo. Regantes y altos cargos de Transición Ecológica tienen una reunión la próxima semana para tratar de encauzar este profundo e inédito desencuentro.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios