Sanidad estudia cambios en el calendario

El Gobierno acelera para que toda España pueda ir a la playa en junio y salvar el verano

El plan de desescalada actual demora hasta el 6 de julio la fecha en que madrileños, barceloneses y castellanoleoneses podrán cambiar de provincia, hoja de ruta que el Ejecutivo podría adelantar

Foto: Imagen de la playa de Benidorm.
Imagen de la playa de Benidorm.
Adelantado en

La ofensiva que ha lanzado el Gobierno en favor del turismo tiene todavía un último escollo por salvar: la movilidad de madrileños, barceloneses y castellanoleoneses. Con la foto fija actual, los habitantes de estas tres comunidades autónomas tienen prohibido cambiar de provincia hasta el próximo 6 de julio, lo que abre la puerta a que se dé la rocambolesca situación de que un británico pueda visitar Benidorm antes que un salmantino, o un alemán viajar a Roses antes que un barcelonés.

Consciente de ello, el Ejecutivo quiere que toda España pueda irse tranquilamente de vacaciones a cualquier punto del país antes de concluir junio, idea que está detrás del aumento de marchas al que se está sometiendo el plan de desescalada, con iniciativas como la posibilidad de recortar el tiempo que cada región debe estar en las diferentes fases, o autorizando los desplazamientos entre provincias. Todo está por ahora en estudio, pero el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ya anticipó el domingo que ese escenario era probable, después de la presión de comunidades autónomas y de la oposición. El diseño original de la transición apuntaba a una permanencia de 14 días al menos en cada estadio, y que los viajes entre provincias se pudieran realizar solo tras haber alcanzado la nueva normalidad (o sea, tras haber superado la fase 3).

Dentro de esta estrategia, se enmarca también la ofensiva lanzada para atraer al turista internacional, un movimiento que activó el propio presidente, Pedro Sánchez, el sábado, cuando anunció que todos los extranjeros podrán venir a España a partir del 1 de julio y, además, lo harán sin necesidad de someterse a una cuarentena de 14 días, como se exige ahora, sino que se habilitarán controles sanitarios. Horas antes, la titular de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, había remado en la misma dirección en Onda Cero: los extranjeros podrán venir sin problemas en julio.

El Gobierno acelera para que toda España pueda ir a la playa en junio y salvar el verano

Dos anuncios que han tenido impacto directo en los mercados en forma de fuertes revalorizaciones en bolsa por parte de hoteleras y aerolíneas: NH se anotó este lunes una ganancia del 27%; Meliá, del 26,5%; IAG del 13,4%, y Amadeus, del 4,73%. Auténtico oxígeno para unos valores que llevan dos meses pintados de rojo.

El Gobierno acelera para que toda España pueda ir a la playa en junio y salvar el verano

En este contexto, la tentación de anunciar ya un recorte de plazo y decir que todos los españoles podrán en junio desplazarse a sus segundas residencias es elevada. Sin embargo, y con las lecciones del pasado aprendidas, el Ejecutivo prefiere ser cauto, ya que todavía hay piezas por encajar en este puzle, aunque esté trabajando con que junio sea el mes en que vuelva la total libertad de movimientos. De hecho, el propio Sánchez aseguró el pasado domingo, en la undécima conferencia de presidentes, que la previsión que maneja el Gobierno es que "a finales de junio, principios de julio, todo el país recupere la libertad de movimiento", a fin de que los ciudadanos ya puedan disfrutar de sus vacaciones a partir de julio, como ocurrirá, de hecho, con el turismo extranjero.

Todavía hay piezas por encajar, como si habrá o no una sexta prórroga de la alarma y si se acortarán las fases y se permitirá antes la movilidad en el país


Pero el calendario no está fijado. Dependerá, claro, de la evolución epidemiológica. Pero también, entre los elementos que todavía condicionan esta decisión, el primero es saber si habrá, o no, una sexta prórroga del estado de alarma y cuánto va a durar, ya que en el supuesto de que sea imposible sacarla adelante, toda España sería, 'a priori', libre de desplazarse por territorio nacional a partir del 8 de junio; o, si únicamente se lograsen dos semanas, el calendario se movería al 22 de junio.

Sin embargo, si la situación sanitaria lo sigue requiriendo, el Ejecutivo podría explorar herramientas legales para seguir limitando los desplazamientos de las regiones más rezagadas aunque ya no haya estado de alarma, si la situación sanitaria lo requiere, balas que está dispuesto a disparar para evitar retroceder todo el camino que ha avanzado el país con el confinamiento. Las leyes ordinarias podrían ser utilizadas para restringir los movimientos no en toda España —para eso sería necesaria la alarma—, sino en ciertos focos.

"Sustituimos la cuarentena, pero no lo hemos hecho antes de saber cuándo van a poder moverse los españoles dentro de nuestro territorio", dice Laya

En cambio, si en el terreno sanitario continúa avanzándose como hasta ahora, la intención del Ejecutivo es acelerar la desescalada turística de todo el país para terminar junio con total libertad de movimientos. Máxime cuando, en el fondo, apenas se trata de ganar una semana, llevar ese punto de inflexión del 6 de julio en que se encuentra actualmente al 28 de junio como muy tarde. Con el acortamiento de la estancia en cada fase sería posible comprimir el calendario inicial.

Un empleado de un restaurante protegido con mascarilla mueve una sombrilla en la playa de El Saler. (EFE)
Un empleado de un restaurante protegido con mascarilla mueve una sombrilla en la playa de El Saler. (EFE)

Apenas unos días que evitarán la extraña situación de que los extranjeros puedan visitar España desde miles de kilómetros de distancia antes de que los propios españoles puedan acudir a sus segundas residencias o a reunirse con sus familiares. Una opción que nadie desea en el Gobierno y que, en función de cómo evolucionen la situación sanitaria, por un lado, y las negociaciones políticas, por otro, podría traer en los próximos días nuevos avances en el plan de desescalada nacional. Lo reconoció este lunes en 'Al rojo vivo' (La Sexta) la titular de Exteriores, Arancha González Laya, cuando adelantó que el aislamiento para los turistas extranjeros se levantará el 1 de julio: "Sustituimos la cuarentena por otras medidas en frontera, pero no lo hemos hecho antes de saber cuándo van a poder moverse libremente los ciudadanos españoles dentro de nuestro territorio". Ella misma ya daba una orientación de cuándo, como máximo, se levantará la prohibición de los desplazamientos entre provincias.

El Gobierno acelera para que toda España pueda ir a la playa en junio y salvar el verano

Para el internacional, el foco estará en cómo se garantiza la seguridad sanitaria, un reto en el que está trabajando la plana mayor del Gobierno, como quedó subrayado ayer con la comisión interministerial que reunió a los titulares de Sanidad, Interior, Transportes, Industria, Exteriores, Economía y Transición Ecológica. Entre las opciones que están barajando, se encuentra la posibilidad de hacer test en origen, o tomar la temperatura y realizar encuestas en destino, así como crear corredores sanitarios seguros en alianza con otros Estados, según apuntaron a este diario fuentes del departamento que dirige Illa.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
28 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios