Descarbonizar el 21% en 2022 respecto a 2017

Naturgy fija objetivos ambientales hasta 2022 para atraer a los grandes fondos

Da a conocer al mercado su ambición en materia de sostenibilidad medioambiental y sus retos verdes, una información cada vez más demandada por los inversores por servir de termómetro de su salud

Foto: El presidente de Naturgy, Francisco Reynés. (EFE)
El presidente de Naturgy, Francisco Reynés. (EFE)
Adelantado en

Naturgy ya tiene lista para su presentación la senda de descarbonización que está llevando a cabo la empresa en su plan estratégico 2018-2022. La firma dirigida por Francisco Reynés pretende llegar al término de su hoja de ruta con una reducción global de las emisiones de CO2 del 21% con respecto a 2017, según fuentes al tanto de los planes de la empresa.

No solo eso, entre los objetivos fijados, también destaca la ambición de bajar un 22% las emisiones específicas de CO2 de la generación eléctrica. El plan medioambiental de Naturgy también contempla aumentar el peso de la generación eléctrica a través de renovables hasta el 34%.

Otro de los retos es bajar el consumo de agua un 20% en 2022, siempre con respecto al escenario de 2017 previo al nuevo plan estratégico que lanzó al mercado la nueva directiva. Otro objetivo es reducir un 70% la producción de residuos (peligrosos y no peligrosos) al término del plan estratégico. Este reto viene acompañado de duplicar para dentro de dos años los residuos reciclados y valorizados. Por último, además de las cifras anteriores, Naturgy se compromete a realizar al menos 300 iniciativas de biodiversidad al año.

-21% de emisiones de CO2. -22% de emisiones en generación eléctrica. -20% en consumo de agua. -70% de residuos, 34% del mix de energía renovable

En otro plano, la cotizada propiedad de Criteria Caixa, GIP, CVC o Corporación Financiera Alba, entre otros, pretende mejorar la gobernanza medioambiental y que en 2022 el 90% de su ebitda esté certificado bajo la norma ISO 14001, reguladora de esta materia.

La compañía, que viene trabajando en la descarbonización de la firma desde hace años, pretende dar a conocer sus objetivos específicos este mismo martes de la junta de accionistas, que se realizará por vía telemática debido a la pandemia del coronavirus.

En suma, las acciones a cumplir se centran en reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, reforzar la gobernanza en medio ambiente y cambio climático, impulsar el gas renovable y la economía circular y la protección de la biodiversidad y el desarrollo del capital natural.

Con el anuncio del plan de medio ambiente, Naturgy busca adelantarse a las exigencias de sostenibilidad que cada vez demandan más los 'proxy advisors'. En los últimos años, la empresa ha ido mejorando en los principales índices de sostenibilidad como Dow Jones Sustainability o el FTSE4Good, así como en las referencias de Vigeo, Sustainalytics y Oekom.

Grandes inversores piden más sostenibilidad

Sin embargo, el mercado cada vez está teniendo más en cuenta estos objetivos a la hora de canalizar sus inversiones, por lo que la publicación de los objetivos permite dar más visibilidad a los inversores, lo que puede representar un impulso para la acción de la empresa.

En los últimos meses, se han producido cambios a nivel internacional que hacen especialmente sensible la sostenibilidad dentro de las cotizadas. BlackRock, la mayor gestora de fondos del mundo, ha aumentado sus exigencias en materia medioambiental, con avisos de desinversión en grandes multinacionales como Siemens. El mercado es cada vez más consciente de que la ambición en materia de sostenibilidad de las empresas es un factor muy a tener en cuenta para valorar cómo de saludable evolucionará el negocio en el medio y largo plazo. Los expertos señalan que tras el giro verde de muchas petroleras está la mano de BlackRock, accionista de referencia en gran parte de ellas.

El mercado, además, está tomándoselo cada vez más en serio. Otro inversor de referencia a nivel mundial como es el fondo soberano de Noruega, Norges Bank, tiene exigencias muy claras y transparentes en materia medioambiental. No en vano, el pasado 13 de mayo puso bajo revisión de potencial exclusión a Enel, máximo accionista de Endesa, por sus inversiones en carbón, aunque la empresa también tiene ya una senda de descarbonización.

La presión no llega solo del inversor institucional sino también por vía regulatoria. La pasada semana, se presentó el anteproyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética en España, que fija importantes objetivos de país en materia de descarbonización. Además, ya advierte a las entidades financieras vía Banco de España y al mercado de valores a través de la CNMV de que deberán someter a sus supervisadas y reguladas a evaluaciones de riesgo por cambio climático, con el objetivo de que el mercado conozca el riesgo real de sus inversiones en materia medioambiental.

Naturgy ya ha recorrido parte del camino

Pese a que el anuncio concreto de la evolución verde de Naturgy se dará este martes, la empresa ha hecho un gran esfuerzo en esta cuestión durante el año 2019. Antes ya, en la presentación del nuevo plan, la firma fue una de las primeras en hacer una revisión exhaustiva de todos sus activos para devaluar aquellos que no cumplieran con las exigencias de los test de sostenibilidad. Una prueba que le obligó a un recorte de valoración global de 4.900 millones de euros. Tras Naturgy, siguieron las devaluaciones de empresas como Endesa, Repsol o Cepsa.

Además, la compañía ya anunció antes del cierre del pasado ejercicio la solicitud de cierre de todas sus plantas de carbón en España, por considerar que no son viables a medio plazo. Todo ello le ha permitido reducir sus emisiones de gases contaminantes en un 16% durante 2019. Estos esfuerzos le permiten, por ejemplo, aminorar el coste de un crédito verde de 600 millones que solicitó en 2019 a BBVA y CaixaBank y que está ligado a objetivos de sostenibilidad.

Por otro lado, también ha seguido impulsando su instalación de renovables. En 2019, culminó la puesta en marcha de 665 MW de energía eólica y otros 250 MW más de fotovoltaica en España. A esto hay que sumar diversos proyectos en Brasil, México y Australia. Con ello, logra pasar de los 1.700 MW que tenía a cierre de 2018 a 2.600 MW al término del pasado ejercicio. El objetivo que tenía marcado antes de la crisis del covid-19 era más que doblar esas cifras, siempre que la inversión cumpliera con la regla de oro de rentabilidad que se fijó Naturgy en su plan estratégico.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios