Es noticia
Menú
Primera crítica de BlackRock desde su giro sostenible: ataca a Siemens por una mina
  1. Mercados
ACUSADA DE GREENWASHING

Primera crítica de BlackRock desde su giro sostenible: ataca a Siemens por una mina

La gestora, una de las mayores del mundo, ya avisó en su carta anual de que empezaría a vigilar más de cerca la transparencia de las compañías en materia medioambiental

Foto: Annual shareholders' meeting of siemens ag in munich
Annual shareholders' meeting of siemens ag in munich

BlackRock ha dado su primer aviso en materia de sostenibilidad desde que anunció el pasado mes de enero que iba a empezar a vigilar que las empresas fuesen lo suficientemente transparentes en este ámbito. La que es una de las mayores gestoras del mundo ha apuntado públicamente a Siemens por no considerar "la multitud de riesgos" que supone el acuerdo de 2.000 millones de dólares en infraestructuras de la mina de carbón de Carmichael en Queensland (Australia).

Una pronunciación rara por parte de la gestora, que tradicionalmente se había limitado a mantener pequeñas participaciones en las cotizadas sin entrar de frente en la gestión o dirección de estas. "Mientras que [Siemens] ha seguido el proceso de revisión interna del proyecto, está de todas formas claro que requiere un estudio más en profundidad sobre los riesgos potenciales, incluyendo los de ASG (Medioambientales, Sociales y de Gobernanza), de los proyectos futuros" dijo BlackRock (que tiene un 5,4% de Siemens) en el boletín de votaciones de la alemana.

Siemens celebró este miércoles su junta de accionistas ordinaria, reunión que también estuvo marcada por la protesta de activistas climáticos e inversores internacionales. Pese a sus apuntes, BlackRock votó a favor de las propuestas de la junta (que no incluían ninguna propuesta medioambiental) —un gesto que, desde Greenpeace Germany, han visto como 'greenwashing' (en otras palabras, 'postureo' medioambiental).

Foto: Larry Fink, CEO de BlackRock. (Reuters)

El propio consejero delegado de Siemens, Joe Kaeser, reconoció en enero que la compañía "debería haber sido más sabia antes de meterse en el proyecto", aunque el directivo quiso matizar que Siemens trabaja buscando el "equilibrio entre unos intereses de los inversores legítimos —y a veces conflictivos— intereses en una comunidad global".

El consejero delegado de BlackRock, Larry Fink, dijo en su carta anual de 2020 que, "en vista del trabajo que ya hemos realizado en materia de implicación sobre la presentación de información y los crecientes riesgos de inversión en torno a la sostenibilidad", la gestora estaría "cada vez más dispuesta a votar en contra del equipo directivo y los miembros del consejo cuando las empresas no progresasen lo suficiente en la divulgación de información sobre sostenibilidad y en las prácticas empresariales y planes subyacente".

BlackRock ha dado su primer aviso en materia de sostenibilidad desde que anunció el pasado mes de enero que iba a empezar a vigilar que las empresas fuesen lo suficientemente transparentes en este ámbito. La que es una de las mayores gestoras del mundo ha apuntado públicamente a Siemens por no considerar "la multitud de riesgos" que supone el acuerdo de 2.000 millones de dólares en infraestructuras de la mina de carbón de Carmichael en Queensland (Australia).

BlackRock Australia
El redactor recomienda