RECUPERA AL HISTÓRICO JEFE DE SEGURIDAD

El Corte Inglés salva del virus al guardián de los secretos de las familias herederas

Juan Carlos Fernández Cernuda, la persona que se ha encargado de resolver los asuntos más confidenciales del grupo, ha superado el covid-19 tras una maniobra de rescate

Foto: Entrada de El Corte Inglés de Callao, en el centro de Madrid. (EFE)
Entrada de El Corte Inglés de Callao, en el centro de Madrid. (EFE)
Adelantado en

En El Corte Inglés están de enhorabuena, dentro del drama provocado por el covid-19. Además de la visita del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a uno de sus talleres de mascarillas, el grupo ha conseguido rescatar del coronavirus, en una operación rocambolesca y con la colaboración de un hospital privado, a Juan Carlos Fernández Cernuda, su exjefe de Seguridad y la persona que guarda los secretos más profundos de la cadena y de las familias herederas.

Cernuda se fue a su finca de Extremadura la semana en que el Gobierno decretó el estado de alarma. Pero el directivo empezó a encontrarse mal a los pocos días. Su estado de salud se fue deteriorando, por lo que llamó a las oficinas centrales de Madrid para activar un plan de contingencia.

Marta Álvarez, la actual presidenta y con la que tiene una relación profesional muy estrecha, mandó un coche privado a la citada finca para recogerlo y traerlo a un hospital de la capital. Se quería evitar que Cernuda tuviera que recurrir a cualquier otra instalación pública que estuviese más saturada y en la que su vida corriese más peligro, como le pasó a mucha gente que se infectó en las primeras semanas de la expansión del covid-19. Así les ocurrió a Alfonso Cortina, expresidente de Repsol, fallecido también por el coronavirus, y a José María Loizaga, exvicepresidente de ACS.

El Corte Inglés se puso en contacto con Hospitales de Madrid (HM), donde rápidamente ingresó Cernuda por la mediación de Iván Hevia, exdirector del centro comercial de El Corte Inglés en el Campo de las Naciones de Madrid, al lado de Ifema. Se da la circunstancia que Hevia había sido relevado de su cargo en el gran almacén por una acusación no probada del propio Cernuda. La compañía, con la mediación directa de su consejero delegado, Víctor del Pozo, reaccionó entonces con rapidez y acordó el pago de una indemnización incluso mayor a la debida por el daño reputacional causado al directivo. Todos se dieron la mano.

Marta Álvarez, presidenta de El Corte Inglés, y a su derecha Víctor del Pozo, consejero delegado. (EFE)
Marta Álvarez, presidenta de El Corte Inglés, y a su derecha Víctor del Pozo, consejero delegado. (EFE)

El pasado 26 de febrero, antes de la propagación del virus pulmonar en España, Hevia se incorporó como director del Servicio al Cliente de Hospitales de Madrid. Cuando Cernuda enfermó, la alta dirección de El Corte Inglés recurrió a su antiguo director del centro comercial para saber si se podía acoger al exjefe de Seguridad desde los tiempos de Isidoro Álvarez y actual responsable de Protección de Datos.

Como en ese momento el hospital disponía de camas libres, Cernuda fue ingresado en el centro situado en la plaza del Conde del Valle de Súchil, en el centro de Madrid. Allí ha estado más de dos semanas hasta hace unos días, cuando ha recibido el alta tras superar el coronavirus. De momento, sigue en su domicilio de Madrid, no en la finca, pasando los 15 días posteriores de confinamiento, pero, según fuentes próximas al que fuera policía nacional, con ganas de incorporarse a su puesto.

Cernuda ejerció durante años el cargo de jefe de Seguridad, por lo que era el guardián de los asuntos más confidenciales de la compañía

Cernuda es uno de los hombres más importantes de El Corte Inglés. Durante muchos años, ejerció de jefe de Seguridad, por lo que era el guardián de los asuntos más confidenciales de la compañía y de las distintas familias que están en el accionariado. El anterior presidente, Dimas Gimeno, se querelló contra él por corrupción, pero un juez acabó sobreseyendo la causa. Isidoro Álvarez tenía una gran confianza en su capacidad de resolver asuntos delicados, como el incendio de la Torre Windsor, que Cernuda resolvió con un acuerdo extrajudicial con decenas de millones de por medio y una de sus propias empresas personales, cuya gestión compatibilizaba con su cargo de máximo responsable de Seguridad.

También se encargó de encauzar distintos problemas con alcaldes, concejales y presidentes de comunidades autónomas, derivados de las discusiones por las licencias de aperturas de los centros comerciales, así como asuntos personales de los consejeros de El Corte Inglés, que aplauden el regreso del hombre que mejor conoce la empresa con más empleados y más influencia de España. Como dicen en el grupo, la Covid-19 une.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios