IBAN A APLICARLOS A LOS TRABAJADORES

El Gobierno requisa a Siemens Gamesa más de 2.000 test de detección del coronavirus

La cotizada transmitió a su plantilla que practicaría pruebas a los empleados que volvían a las fábricas este lunes. Sin embargo, el pasado sábado, advirtió de que estas habían sido incautadas

Foto: Un test de detección del Covid. (EFE)
Un test de detección del Covid. (EFE)
Adelantado en

Contratiempo para Siemens Gamesa Renewable Energy (SGRE). Las autoridades públicas han requisado a la compañía una remesa de más de 2.000 test de detección rápida del coronavirus que pretendía distribuir a sus servicios médicos para que los empleados que se reincorporaban al trabajo de fábrica este lunes lo hicieran en las condiciones óptimas de seguridad, según explican a este diario fuentes al tanto de la situación de la empresa.

El fabricante eólico, cuyo máximo accionista es el gigante alemán Siemens, ya venía realizando test de detección del Covid-19 a sus más de 600 empleados del área de mantenimiento y servicios, así como a sus firmas subcontratadas, ya que estos trabajadores son considerados esenciales y están trabajando durante todo el periodo del estado de alarma.

La pasada semana, la dirección de la empresa transmitió a los representantes de los trabajadores que también se harían estas pruebas a los empleados de las factorías españolas que se encontraban en el periodo de permiso retribuido recuperable, quienes retomarían la actividad entre este lunes 13 de abril y el martes 14.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, junto al ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska. (EFE)
El ministro de Sanidad, Salvador Illa, junto al ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska. (EFE)

Pero el plan se truncó a los pocos días. El sábado, la firma transmitió a la representación legal de la empresa que no disponía de los test previamente anunciados y esperaba poder adquirir más en las próximas semanas, ya en mayo, para que los empleados pudieran acceder a estas pruebas de detección del virus. El objetivo es cumplir con el primer compromiso, hacer las pruebas a los 2.000 trabajadores de las fábricas, y añadir posteriormente a los 2.000 que trabajan habitualmente en oficina y ahora permanecen confinados en sus casas con modalidad de teletrabajo.

La cotizada del Ibex 35 ha reiniciado la actividad de sus plantas de fabricación de componentes eólicos con normalidad, bajo un protocolo de seguridad sanitaria que ya había establecido previamente, pero finalmente sin que los empleados hayan pasado los test, que hubieran permitido detectar positivos por Covid-19 asintomáticos para aislarlos y así evitar contagios. Este protocolo es el que ha pedido reiteradamente en sus intervenciones públicas el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Las fuentes consultadas explican que los test fueron comprados en Alemania y se iban a dirigir a los servicios médicos subcontratados en España, como Quirón Prevención y otras empresas médicas del ramo que trabajan para Siemens Gamesa. Sin embargo, en ese proceso, los test han sido incautados. Desde el Ministerio de Sanidad, máximo responsable desde que se estableció el mando único, han declinado hacer comentarios. Posteriormente a hacerse público y preguntado por esta cuestión el ministro de Sanidad, Salvador Illa, matizó que "no hemos requisado material a ninguna empresa, lo que se ordena o se establece en esta orden [en referencia a la orden publicada hoy en el BOE por la que el Gobierno toma el control de los centros privados que hacen test y regulará los precios] es que las empresas tiene que notificar aquellos dispositivos de diagnóstico bien sean PCRs bien sean test de diagnóstico rápido tienen a su disposición y qué pretenden hacer con ellos para que se haga si procede de acuerdo con las indicaciones de las CCAA".

Esta misma mañana, la agencia Reuters tomaba declaraciones de la portavoz del sindicato CCOO de Siemens Gamesa Clara Fernández que señalaba que "la compañía nos dijo que el proveedor que iba a proporcionar las pruebas en el momento óptimo no las tenía, porque el Gobierno las requisó".

Siemens Gamesa pretendía realizar los test de detección del coronavirus a todos sus empleados antes de que volvieran a las fábricas a trabajar

La imposibilidad de acceder a este material antes de la reapertura de las fábricas ha generado malestar entre algunos trabajadores, que se han visto obligados a acudir de nuevo a sus puestos de trabajo sin que ni ellos ni el resto de sus compañeros hayan superado este test. La realización de estas pruebas es una de las principales recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud para prevenir contagios del coronovirus. Fuentes oficiales de Siemens Gamesa han rechazado hacer comentarios.

Diversas autoridades sanitarias han advertido desde que se desató la pandemia de que en España escasean los test rápidos de detección del coronavirus. El jefe de epidemiología del Hospital Clínic y miembro del comité de expertos que asesora al Gobierno, Antoni Trilla, ya advirtió de que había déficit de este tipo de pruebas. El propio Gobierno tuvo que devolver 640.000 test a China porque eran defectuosos.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, anunció la pasada semana que entregaría test a las comunidades autónomas con el fin de que se hagan de forma prioritaria en hospitales y residencias, los focos de contagios más intensos por el coronavirus. De hecho, con la declaración del estado de alarma, el Gobierno está habilitado legalmente para incautar el material sanitario que estime oportuno para luchar contra la pandemia.

Incluso algunos trabajadores de Siemens Gamesa veían con buenos ojos la toma del material para que sea utilizado en aquellos lugares que son más necesarios. Es más, algunos trabajadores estaban dispuestos a donarlos, algo que en ningún momento permitió la empresa.

Sea como fuere, Siemens Gamesa compró los test de detección rápida en línea con las recomendaciones del Gobierno de reactivar la actividad en sus fábricas tras el periodo de hibernación bajo los mayores estándares de seguridad, para evitar contagios en las fábricas españolas de la firma del Ibex 35. Es el propio Gobierno quien, proactivamente, a través de protocolos y guías de buenas prácticas, ha pedido a las empresas que doten de material sanitario a sus trabajadores.

El Ejecutivo de Pedro Sánchez decidió reanudar la actividad productiva no esencial tras dos semanas de confinamiento y pese a que algunos presidentes de comunidades autónomas como el catalán Joaquim Torra (JxCAT) o el castellanoleonés Alfonso Mañueco (PP) se lo desaconsejaron. También el vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, mostró su malestar con esta decisión.

Esta no es la primera vez que el Gobierno incauta material sanitario a agentes privados en España. Varias redadas de la Guardia Civil, como las ejecutadas en Jaén o Usera, llevaron a requisar material crítico como mascarillas. Incluso un juez de La Rioja ha avalado otra incautación del Instituto Armado, por entender que se compraba material para venderlo más caro, algo que desmienten los acusados, tal y como ha informado El Confidencial este lunes. Aunque Sanidad ha asegurado hasta ahora públicamente que no hay requisas, varios distribuidores están optando por no comprar por miedo a represalias del mando único.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
143 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios