POR LA PARALIZACIÓN DE LAS OBRAS

OHL pide un crédito urgente de 140 millones y prepara un ERTE en España

La constructora solicita liquidez ante la parálisis de la actividad constructora a través de la línea de avales desplegada por el Gobierno. Los bonos caen más del 40% en un mes

Foto: Logotipo de OHL. (Reuters)
Logotipo de OHL. (Reuters)
Adelantado en

La paralización del sector de la construcción en España y varios países latinoamericanos empieza a provocar grietas en las compañías nacionales. Según han confirmado varias fuentes financieras, OHL ha solicitado a la banca un crédito urgente de 140 millones de euros para atender sus necesidades de liquidez diarias, petición que puede ir acompañada con la aplicación de un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) para su plantilla, compuesta por 18.000 empleados en todo el mundo.

La constructora controlada aún por la familia Villar Mir ha reclamado esta línea exprés de financiación a Banco Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia, Sabadell y Sociéte Générale, los bancos con los que tradicionalmente trabaja la compañía. Sin embargo, el denominado G-6 lleva ya más de dos años sin abrirle el grifo a OHL, a la que solo concede avales que renueva cada tres meses para poder cursar a contratos de obras.

La banca lleva ya muchos meses monitorizando la situación del grupo, muy afectado por los numerosos proyectos fallidos que se han traducido en pérdidas y litigios judiciales con contratistas por más de 2.200 millones de euros en los últimos cuatros años. Solo en 2018, la constructora admitió números rojos por 1.577 millones. Por ello, las entidades financieras no han querido asumir más riesgos que los avales con OHL.

Fuentes bancarias apuntan a que hay predisposición a dar el crédito en cuanto tengan más claridad sobre el funcionamiento de los avales. Por ejemplo, por el hecho de que el decreto señala que se avalan créditos de hasta 50 millones, y en este caso es de casi el triple, con lo que en principio debería darse el visto bueno del Instituto de Crédito Oficial (ICO), a través del que se articulan los avales. El Gobierno ha desplegado una línea inicial de 20.000 millones en avales, de los que la mitad son para grandes empresas. El Estado asumirá el coste del 70% para nuevas operaciones con compañías que no sean pymes en caso de pérdidas y del 60% si son renovaciones. En apenas una semana desde que el texto se incluyó en el Boletín Oficial del Estado, la demanda ya supera esta cifra sin que aún se haya dado algún préstamo.

Cambio de gestión en OHL

El cambio del equipo gestor, encabezado por José Antonio Fernández Gallar como consejero delegado, ha ido poco a poco dando la vuelta a los resultados operativos. Aunque la empresa aún cerró 2019 con pérdidas de 127 millones, el ebitda registró cifras positivas por 64,8 millones, frente al dato negativo de 496 millones en el ejercicio anterior. Un primer síntoma de recuperación de la salud financiera de la empresa presidida Juan Villar-Mir de Fuentes, que ha asegurado en reiteradas ocasiones que ya no tienen más riesgos por reclamaciones de contratistas.

Por ello, fuentes próximas a OHL confían en que la banca se muestre proclive a concederle estos 140 millones para mitigar el impacto de la paralización de las obras, ya que, además, hasta el momento, ha cumplido con todas sus obligaciones financieras. La última ha sido el pago de los 70 millones de euros correspondientes al cupón de su emisión de bonos por 400 millones de euros con vencimiento en 2022. Unos bonos que se han desplomado en el mercado hasta niveles inferiores al 50% de su valor nominal, ya que los inversores han decidido vender estos títulos ante la incertidumbre sobre el sector de la construcción. El desplome de la deuda supera así el 40% en menos de un mes, con la crisis del coronavirus, idéntica caída a la registrada por las acciones.

Para paliar esta situación, OHL ha empezado a analizar la aplicación de un ERTE a su plantilla en España. El pasado lunes, la compañía aseguró que cerca de 10.000 empleados de la división de servicios, más del 80% de los trabajadores de la compañía en España, estaban prestando servicio en las áreas de limpieza, mantenimiento y servicios urbanos en el marco del estado de alarma por la expansión del Covid-19.

Tras anunciar a finales de febrero un principio de acuerdo, el grupo espera firmar de forma definitiva este mes de abril la venta a su socio indio Hinduja de la participación del 49% que tiene en el Old War Office de Londres, un edificio decimonónico en el centro de la capital británica que en su día albergó el Ministerio de la Guerra, y que va a ser destinado a la construcción de un hotel y viviendas de lujo.

El importe de la operación no ha sido hecho público, pero se estima que Hinduja, que ya posee el 51% del proyecto, pagará poco más de 100 millones de euros, para construir un exclusivo hotel operado por la cadena Raffles. Un dinero que le vendrá muy bien para aliviar la tensión de tesorería provocada por la paralización de las obras decretada por el Gobierno para combatir el coronavirus.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios