GIRO TOTAL AL PLAN INICIAL DE RESCATE

Los Villar Mir ultiman la fusión de OHL con la mexicana Caabsa, de la familia Amodio

La operación supone un cambio sustancial respecto al plan inicial, por el que los empresarios latinoamericanos tomarían solamente hasta un 30% de la constructora española

Foto: El presidente de OHL, Juan Villar-Mir de Fuentes (d), en una junta de accionistas. (EFE)
El presidente de OHL, Juan Villar-Mir de Fuentes (d), en una junta de accionistas. (EFE)

Los Villar Mir y los Amodio quieren ir más allá del acuerdo anunciado en octubre por el que los empresarios mexicanos tomarían una participación significativa en OHL. Según fuentes financieras, las dos familias están negociando una fusión de la empresa española con la latinoamericana, llamada Caabsa, cuyo resultado sería que el 'holding' de los Amodio tendría la mayoría del capital del grupo resultante.

Unas informaciones que ha confirmado OHL mediante un hecho relevante remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) minutos después de la apertura del mercado. Las acciones de la compañía experimentan fuertes subidas este martes y en la media sesión se disparaban por encima del 6%, superando el euro por acción.

Con la ayuda de JP Morgan, banco asesor financiero de OHL, los Villar Mir y los Amodio han puesto encima de la mesa de los bancos acreedores de la constructora con sede en Madrid una integración de ambas compañías. Los empresarios mexicanos ya han constituido una nueva sociedad, que será con la que se haga el canje de acciones con la española. Fuentes oficiales de OHL, consultadas hace más de dos semanas, declinaron hacer ningún comentario sobre esta operación.

La nueva estructura tiene el visto bueno de Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia, Sabadell y Société Générale, las entidades que desde hace casi un año están concediendo líneas de avales a OHL para que pueda seguir operando con normalidad y poder pujar por nuevos contratos de obras. Los bancos han autorizado recientemente una nueva prórroga de tres meses por 315 millones de euros para que la constructora continúe con su actividad mientras certifica el acuerdo con los Amodio.

OHL tiene una deuda de 680 millones de euros, cantidad que principalmente se corresponde con dos emisiones de bonos por 666 millones. La primera de ellas expira en marzo de este año y la siguiente, y de más volumen, en 2022. El acuerdo podría suponer el repago de esta emisión si los fondos titulares de estos títulos de renta fija solicitan la amortización al haber cambio de control.

Los Villar Mir —llegaron a tener el 54%— mantienen aún el 30,6% del capital de OHL, valorado en cerca de 94 millones. La cotización de la compañía se cambia ahora a 1,07 euros por título, pero en enero llegó a dispararse hasta los 1,52 euros tras la retirada de los fondos buitre que habían tomado posiciones cortas contra la acción. Al tener que devolver los títulos que tomaron prestados para apostar a la baja, la constructora se revalorizó casi un 40% entre rumores de fusión con los Amodio y por el efecto dominó del rescate de Aldesa por parte de un grupo chino, como adelantó El Confidencial.

El acuerdo inicial consistía en una ampliación de capital por la que los Amodio tomarían una participación no superior al 20%. Una emisión "con exclusión del derecho de suscripción preferente, combinada con la venta por Grupo Villar Mir de parte de su participación en OHL en interés de la sociedad y sus accionistas". Una estructura que iba a permitir a los empresarios latinoamericanos alcanzar hasta el 29% del capital, límite que les eximía de lanzar una oferta pública de adquisición (opa) por la totalidad del capital. De esa forma, los mexicanos se convertirían en los primeros accionistas, mientras que los inversores minoritarios no se beneficiarían del acuerdo con los Villar Mir.

Esta operación necesitaba la aprobación de una junta general de accionistas. Un plácet que también será necesario con el nuevo esquema acordado por los Amodio con los empresarios españoles. OHL tiene previsto presentar los resultados de 2019 a finales del mes de febrero, momento en el que espera tener cerrada la alianza después de que el análisis de las cuentas de la española o 'due diligence' se haya prolongado más tiempo del previsto en un principio.

Tras vender Fertiberia y Ferroatlántica, dos de sus históricas filiales, los Villar Mir necesitan seguir vendiendo activos para repagar la cantidad que adeudan a varios bancos y a Tyrus Capital, el fondo de Mónaco que salió en su auxilio en noviembre de 2018 y que les cobra un tipo de interés de más de dos dígitos por un préstamo de 323 millones. El 'holding' familiar perdió 723 millones en 2018, último dato disponible, en gran parte por el desplome de OHL, que en los tiempos de bonanza llegó a capitalizar más de 3.000 millones.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios