INYECTA 250 MILLONES DE EUROS

China Railway compra el 75% de Aldesa y salva a la banca española y a los bonistas

El gigante asiático, la segunda constructora más grande del mundo, toma el control de la española, que estaba en un momento muy delicados por sus dificultades financieras

Foto: Imagen de Free-Photos en Pixabay.
Imagen de Free-Photos en Pixabay.

China Railway Construction Corporation, la segunda compañía más grande del mundo de su sector, y Aldesa han cerrado la compraventa de la compañía española por parte del gigante asiático. Según han confirmado fuentes cercanas al acuerdo, la multinacional china pagará entre 250 y 300 millones por tomar el 75% de las acciones mediante la suscripción de una ampliación de capital. De esta forma, la constructora de la familia Fernández Rubio soluciona de golpe sus problemas financieros que se habían traducido en un desplome de sus bonos hasta cotizar a apenas un tercio de su valor real.

La firma de la operación, adelantada en exclusiva por El Confidencial el pasado 18 de noviembre, se ha rubricado en Pekín tras unas negociaciones exprés en las que Haiton Bank ha actuado como asesor principal. China Railway Construction Corporation, que factura cerca de 100.000 millones de dólares, ha llevado a cabo en apenas dos meses la ‘due diligence’ o análisis interno de las cuentas de Aldesa, que factura unos 1.000 millones de euros al año y obtiene un beneficio bruto de explotación o ebitda próximo a los 100 millones.

Según las mismas fuentes, la familia Fernández Rubio se quedará con un 25% del capital y se mantendrá al frente del equipo gestor dada su experiencia en conseguir contratos en Latinoamérica. Este ha sido el factor principal que ha llevado a China Railway Construction Corporation a hacerse con esta empresa española de tamaño medio, que consigue la mayoría de su negocio en México.

La entrada de China Railway resuelve de golpe los agobios financieros de Aldesa, que en verano contrató a Alantra para refinanciar los 245 millones de deuda en bonos. Unos títulos de renta fija que llegaron a hundirse en septiembre hasta el 35% de su valor nominal, lo que provocó un gran nerviosismo entre los inversores institucionales propietarios de los bonos. La tensión también se extendió a la banca española, liderada Banco Santander, Bankia y Sabadell, que en verano le dieron una extensión a una línea de crédito para que la compañía pudiera operar con normalidad.

Pero este otoño rechazaron el plan presentado por Alantra, que consistía en que concedieran a Aldesa un crédito de 160 millones con los que recomprar los bonos con una quita de entre el 35 y el 40% de su valor original. Pero las entidades financieras rechazaron esta alternativa porque sus comités de riesgo no iban a aceptar utilizar su dinero para salvar a otros acreedores, aunque fuese bueno para la empresa al rebajar el coste de su deuda.

La idea original de Aldesa era refinanciar al 100% esos bonos, que fueron emitidos en 2014, con vencimiento en 2021, y que en mayo de 2018 intentó renegociar sin éxito. Pero, tras la revisión a la baja de sus previsiones el pasado mes de septiembre, que provocó el desplome de sus títulos y que Moody's bajara su calificación crediticia hasta el bono basura, los acreedores tomaron medidas ante el temor de que no pudieran cobrar su deuda y que, incluso, la compañía se acogiese a cualquier medida urgente para continuar de pie.

Por ello, contrataron los servicios de PJT Partners, asesor en las reestructuraciones de DIA o Eroski, mientras que la constructora se puso en manos de Houlihan Lokey, el salvador de Abengoa, Prisa, Deoleo y Codere, entre otras. Sin embargo, Aldesa, que en sus presentaciones de resultados se comprometió a repagar al 100%, rechazó en varias ocasiones reunirse con el banco de los bonistas porque confiaba en llegar a un acuerdo con un inversor que asegurase la continuidad del negocio.

Con la llegada de China Railway, los bonistas podrán recuperar la totalidad de la inversión porque la emisión de 2014 contenía una cláusula que, en caso de cambio de control, el nuevo dueño debe de repagar los títulos al 101% de su valor.

Aldesa asegura que su deuda bruta total son 326,5 millones, que una vez descontados los 87,6 millones de euros que tiene en caja, baja hasta los 238,9 millones. Los acreedores elevan esta cifra hasta los 500 millones, al incluir la deuda vinculada a 'project finance', números de los que discrepa la constructora al ser considerado pasivo sin recurso al grupo.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios