Para industria y construcción

El Gobierno ofrece una moratoria de 24 horas antes de parar la economía

El Ejecutivo da de plazo este lunes a todas las empresas que considera no esenciales para que cesen su actividad. El real decreto ley llega a pocos minutos de su entrada en vigor y desata el caos

Foto: Obras en la zona del Cañaveral, en Madrid, este 29 de marzo. La construcción deberá parar desde este lunes. (EFE)
Obras en la zona del Cañaveral, en Madrid, este 29 de marzo. La construcción deberá parar desde este lunes. (EFE)

El Gobierno dará 24 horas a todas las empresas que considera no esenciales para que cesen toda su actividad hasta el próximo 9 de abril (ocho días laborables). Pedro Sánchez anunció este sábado la medida como un refuerzo del aislamiento de la población para contener la pandemia desatada por el coronavirus, que ya ha provocado más de 6.500 muertos y está tensionando los servicios sanitarios en España.

Sin embargo, el real decreto ley no se publicó en el 'Boletín Oficial del Estado' hasta pocos minutos antes de la medianoche de este lunes, cuando entra en vigor. El retraso en la clarificación de qué sectores deben parar y cuáles son considerados esenciales es lo que ha motivado al Gobierno a dar un día más a todas las empresas, que durante la tarde y noche de este domingo no sabían si podrían activar sus turnos de noche, que arrancan a las 00:00h.

Producir como en fin de semana

El real decreto ofrece otros interrogantes. Según detalla el artículo 4, "las empresas que deban aplicar el permiso retribuido recuperable regulado en este artículo podrán, en caso de ser necesario, establecer el número mínimo de plantilla o los turnos de trabajo estrictamente imprescindibles con el fin de mantener la actividad indispensable. Esta actividad y este mínimo de plantilla o turnos tendrá como referencia la mantenida en un fin de semana ordinario o en festivos".

Una de las reivindicaciones de la gran industria es que no pueden parar de golpe su actividad. Para cesar la producción necesitan varios días. Además, hay algunas actividades que una parada drástica supondría un fuerte golpe económico, de ahí que el Gobierno permita establecer una actividad mínima que se asemeje a la de los fines de semana.

25 categorías exentas

Hay empresas industriales cuya producción en fin de semana es similar a la que tienen durante la semana, con lo que acogiéndose a la literalidad de este articulo podrían producir bajo unos estándares muy similares a como lo hace habitualmente. Lo mismo puede suceder en determinadas obras donde se trabaja al mismo ritmo los siete días de la semana.

El real decreto ley publicado por el Gobierno establece 25 categorías de actividad que están exentas de cesar su actividad porque se las considera esenciales. Estas son todas las ya establecidas bajo el estado de alarma el pasado 14 de marzo, así como las relacionadas con los servicios básicos a la ciudadanía.

[Consulte aquí la lista completa de las actvidades consideradas esenciales]

Permiso retribuido

El Gobierno ya explicó este sábado y tras el Consejo de Ministros del domingo que los empleados afectados por la parada de toda la actividad no esencial durante las próximas dos semanas seguirán cobrando su salario habitual y tras este periodo tendrán que compensar las ocho jornadas laborables durante el resto de este año 2020 según acuerden con las empresas donde trabajan.

La construcción será la más afectada. Pero otras industrias (siderúrgica, metálica, cerámica...) deberán parar, y sería una amenaza para su negocio

Este decreto llega después de que algunas comunidades autónomas y miembros del propio Gobierno pidieran bajar la actividad que hay durante la semana a niveles del fin de semana, con el objetivo de evitar en lo posible los contagios por coronavirus, que ya han saturado las UCI de muchos hospitales y están a punto de colapsar otras tantas. De hecho, la razón oficial para adoptar ahora esta decisión es, precisamente, que los expertos aconsejaron al Ejecutivo bajar al máximo los desplazamientos, 'adelantando' por tanto la Semana Santa.

El Gobierno ofrece una moratoria de 24 horas antes de parar la economía

La actividad más afectada será la construcción, que tendrá que cesar la actividad. No obstante, otros sectores como la industria metalúrgica, siderúrgica, cerámica, etc. deberán parar, lo que supone una amenaza para su negocio en el futuro dado que parte de su producción se exporta. Algunos ya temen que sus clientes busquen proveedores alternativos en terceros países.

¿Por qué tanta demora?

El retraso en la publicación en el BOE causó perplejidad incluso dentro del Gobierno y enojo fuera de él, no solo en la oposición, sino también en los propios socios del bipartito, caso del PNV. Tanto en el PSOE como en Unidas Podemos negaron con vehemencia a este periódico que la tardanza se debiera a una discrepancia entre los dos miembros del Ejecutivo porque, como recordaban en la formación morada, ellos eran partidarios del cierre de país, y estuvieron empujando en esa dirección en los últimos días. La justificación esgrimida era la complejidad técnica de un real decreto ley histórico, sin precedentes, que supone la "hibernación" de la economía durante dos semanas para intentar frenar la curva de contagios y reducir la movilidad en las jornadas laborables, ahora mismo en el entorno de un 70%, a la que se ha detectado en estos dos últimos fines de semana, que ronda el 85%.

En el Gobierno niegan que el retraso obedezca a discrepancias entre los socios, pero sí admiten que hubo que afinar jurídicamente un texto complejo

"No ha habido ninguna discrepancia. Preguntemos al PP cuánto tiempo se tarda en ultimar todos los trámites para que una ley esté en el BOE", indicaban en la Moncloa. "Había que ajustar los términos jurídicos, mejorar la redacción, no es fácil", sentenciaban en Industria. "La preparación en el BOE, la revisión gramatical y de formato también consume su tiempo", indicaban por su parte en el equipo de la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, que pese a estar en cuarentena por su positivo en coronavirus ha seguido de cerca la confección del texto. Un ministro muy conocedor de la cocina del documento subraya que había que "fijar bien el ámbito objetivo de la ley, y sobre todo saber que con esta medida hay que reducir la movilidad un 85%". "La redacción final nunca es fácil —continúa este miembro del Ejecutivo—. Pero la gente ha de ser consciente que ha de parar. Lo normal es que todo el mundo piense que ha de hacerlo. A eso le llamo solidaridad, y no a pensar si hay una laguna en el decreto que te permita ir a trabajar. Por eso hay que afinar tanto". Es decir, que hubo debate entre departamentos para acomodar la redacción aún después de las 12:00, cuando finalizó el Consejo de Ministros extraordinario del domingo.

De lo que no se informó en ningún momento, ni en la comparecencia del presidente del sábado, ni en las de las ministras de Hacienda y Trabajo este domingo, fue de la existencia de esa moratoria de un día que recoge la disposición transitoria primera. Quien la adelantó fue la ministra de Defensa, Margarita Robles, una de las cuatro autoridades competentes delegadas durante este periodo de alarma, en 'El objetivo' (La Sexta). Un plazo de un día para que algunas actividades se puedan cerrar no abruptamente si lo necesitan. Esta incorporación había sido demandada por varios presidentes autonómicos en la videoconferencia que mantuvo con ellos Pedro Sánchez en la mañana del domingo, tras la reunión del Consejo de Ministros que había alumbrado el real decreto ley. En concreto, el jefe de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo (PP), pidió un "cierre ordenado" de la actividad, y el valenciano Ximo Puig (PSOE), una "flexibilidad inteligente". Los mandatarios regionales apuntaron que hay actividades que no pueden cesar de la noche a la mañana y necesitan un mínimo plazo.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios