MESA PERSPECTIVAS 2020 MEDIOLANUM-FORINVEST

Más locomotora alemana y menos BCE: la receta de los 'cerebros grises' contra el Covid

Los expertos auguran una caída de la economía a corto plazo, pero confían en una recuperación en 'V' si se controla la crisis sanitaria. Recetan estímulos fiscales antes que rebajas de tipos

El coronavirus ha irrumpido como un huracán en los mercados financieros y en las cadenas de suministros globales. Lo que había arrancado este 2020 como un escenario relativamente estable y previsible en la economía internacional y española se ha visto convulsionado por el miedo de los inversores a la expansión del Covid-19 y las medidas de prevención adoptadas por potencias como China, con efectos inmediatos en el comercio mundial, los índices de pedidos y las primeras encuestas sobre la salud de las manufacturas.

Los expertos advierten de un fuerte impacto a corto plazo, aunque tienen las esperanzas puestas en que la crisis sea pasajera y que dure lo que cueste tomar el control sobre la enfermedad, con el objetivo de que la contención del virus pueda traducirse en un rebote en el medio plazo, tanto en el tejido productivo como en los mercados financieros. Para lograr esa recuperación y que sea lo más rápida posible, los avisos del Banco Central Europeo de que replicará a la Fed y podría tirar de política monetaria para recuperar la demanda comienzan a ser acogidos con escepticismo por su escasa capacidad de maniobra e influencia. Crecen las voces que apuestan por estímulos a través de políticas fiscales e, incluso, incremento del gasto en el caso de las locomotoras europeas, como Alemania.

Ese es el consenso que se desprende de las previsiones actualizadas de los servicios de estudios de algunas de las principales entidades financieras del país, reunidas en la mesa ‘Escenario económico global. Perspectivas económicas 2020’, que un año más organiza El Confidencial en colaboración con Banco Mediolanum en Forinvest, la mayor feria de España de las finanzas, que desde el lunes se ha celebrado en Valencia.

Mario Rappanello, responsable de Tesorería y Allocation Advisory de Banco Mediolanum.
Mario Rappanello, responsable de Tesorería y Allocation Advisory de Banco Mediolanum.

Concepción Sanz, responsable de Economía España y Eurozona del Servicio de Estudios del Banco Santander, advirtió sobre las debilidades de la economía española por su elevada tasa estructural de desempleo, los déficits de capital humano, el perenne problema de tamaño empresarial del tejido productivo nacional o la ratio de deuda sobre el PIB, cercana al 100%. Pero a la vez puso en valor un sector privado prudente en el gasto y más eficiente en la inversión, la reducción de costes laborales unitarios, la baja inflación y un saldo positivo de la balanza por cuenta corriente que estaban permitiendo a España mejorar su convergencia con la eurozona. “Estábamos en un ciclo de maduración de la fase expansiva”, indicó.

Esta analista mostró cautela sobre la capacidad real de los bancos centrales de generar estímulos a través de políticas monetarias para contrarrestar el contagio económico del coronavirus. En Europa, los tipos de interés están ya por los suelos, por lo que nuevas rebajas “podrían ser contraproducentes”. “Ante los ‘shocks’, tenemos muy poco margen de estímulo de la demanda. No podemos hacer mucho más”. Favorable a emplear mecanismos de política fiscal antes que a abaratar más todavía el precio del dinero, Sanz advirtió de que España está en el lado “con menos espacio fiscal” y apuntó a que hay países que tienen “más margen” para tirar del carro a través del gasto público para propiciar el rebote, como es el caso de Alemania.

En la misma línea se expresó Adrià Morrón, economista sénior de CaixaBank Research, en el turno de debate, moderado por el decano de la Facultad de Economía de la Universidad de Valencia, José Manuel Pastor. “Hubiéramos esperado otro tipo de medidas. La política fiscal es mucho más directa”, dijo sobre la rebaja de tipos de la Fed y el anuncio realizado por el BCE de que actuará de la misma forma en caso de un mayor impacto económico del coronavirus.

Evolución del Morgan Stanley Global Index y cruce con las crisis sanitarias desde 2001.
Evolución del Morgan Stanley Global Index y cruce con las crisis sanitarias desde 2001.

Mario Rappanello, responsable de Tesorería y Allocation Advisory de Mediolanum, recordó que no es la primera vez que una emergencia sanitaria se traduce en una fuerte volatilidad y ventas masivas como consecuencia de la incertidumbre. Sin embargo, también mostró una gráfica de Morgan Stanley Global Index que, cruzada con las crisis sanitarias de los últimos 20 años (SARS, gripe aviar, peste porcina, MERS, ébola, zika y, finalmente, Covid-19), refleja que este tipo de tormentas no suele derivar en un deterioro económico a largo plazo. “Nunca se ha desarrollado una recesión después de temas puntuales de crisis sanitarias. Y esta vez no va a ser diferente”, se atrevió a augurar Rappanello. “Los mercados tendrán una recuperación más rápida de lo que creemos”.

En la misma línea opinó Morrón, quien recordó cómo China recortó su crecimiento en dos puntos en un único trimestre en 2003 por la crisis del SARS, un “batacazo importante que fue un fenómeno transitorio, acotado en el tiempo”, y que después llegó acompañado de un rebote. En esta ocasión, el Covid-19 se ha destapado en un momento del ciclo que el analista calificó como “aburrido”, sin grandes crecimientos, pero bastante estabilizado por el principio de acuerdo comercial entre Estados Unidos y China, el periodo transitorio del Brexit y una tendencia al alza de indicadores de industria y servicios tras dejar atrás los tambores de recesión del año pasado. Pero Morrón augura “malos datos” en las próximas semanas o meses en algunos de estos indicadores. La previsión de crecimiento mundial para 2020 era del 3,5% a enero de 2019 y la entidad que preside Jordi Gual ha revisado la tasa al 3%, tras una brusca caída de los pedidos de la industria como consecuencia del cierre temporal de fábricas en China.

Concepción Sanz Gómez, responsable de Economía España y Eurozona del Servicio de Estudios del Banco Santander.
Concepción Sanz Gómez, responsable de Economía España y Eurozona del Servicio de Estudios del Banco Santander.

Medio punto le ha quitado también el servicio de estudios de CaixaBank a España, para la que preveía un aumento del 2% y ha dejado finalmente en un 1,5%. “Aunque nuestro escenario sigue siendo una recuperación en forma de ‘V’, que dependerá de la duración de la crisis sanitaria”, indicaba el economista.

Es algo en lo que coincidía Pedro Álvarez, especialista en economía internacional y riesgo país de Bankia Estudios. Este analista considera que las empresas y los mercados han pasado de una “excesiva complacencia inicial” a la “sobrerreacción actual”. Los servicios de estudios anticipaban un repunte general de las grandes economías gracias al acuerdo EEUU-China que se ha visto frenado de golpe. “Es pronto para evaluar el impacto sobre la economía española y europea. El escenario central es que se trata de un factor transitorio que daría paso a una recuperación en ‘V’. A la caída de la demanda china y global, hay que añadir la disrupción de las cadenas de suministro y el impacto en el consumo del aumento de la incertidumbre y el aislamiento”, exponía en su intervención. Como el resto de ponentes, coincidió en que no se ha destruido tejido productivo, sino que el parón chino ha congelado las cadenas de valor y de suministro, que deberían reactivarse, incluso con más fuerza por el menor precio de las materias primas, una vez controlada la crisis sanitaria.

Álvarez sí hizo hincapié en que la rebaja de medio punto en los tipos de interés por parte de la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos ha generado cierta inquietud en ámbitos financieros por considerarse algo exagerada para una economía tan saneada como la americana. “El mercado se ha tomado mal una bajada tan gorda porque nadie sabe qué ha visto la Fed para bajar cuando ninguno lo estábamos haciendo. Veremos cómo se va digiriendo esto, pero ahora mismo nadie en los modelos más útiles que tenemos prevé una economía en recesión”, señaló en referencia al largo plazo.

Pedro Álvarez Ondina, economista sénior de Bankia Estudios.
Pedro Álvarez Ondina, economista sénior de Bankia Estudios.

La rebaja de tipos tendrá consecuencias directas sobre los productos de renta fija, advirtió Rappanello, aunque matizó que su elección “depende de la planificación financiera de cada individuo”. “Si tengo que invertir mi dinero a un año vista, no invierto en renta variable porque eso no es una inversión, es una apuesta. La renta fija con el objetivo de mantenimiento patrimonial es buen producto”, dijo, pese a considerar que, a medio plazo, los mercados y la economía experimentarán un rebote si la crisis sanitaria acaba siendo controlada.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios