reduce beneficio un 41% por la caída del mercado

Mediolanum gana menos por su gestora en Irlanda pero crece en clientes tras dejar BCN

Los menores dividendos de la gestora irlandesa y los mayores gastos internos reducen la cuenta de resultados un 41,9%, hasta los 7,7 millones. Los clientes suben un 7,7% hasta 125.817

Foto: Vittorio Colusi, CEO de Banco Mediolanum.
Vittorio Colusi, CEO de Banco Mediolanum.

Año de ajustes para Banco Mediolanum, la entidad especializada en inversión y gestión de patrimonios, cerró el ejercicio de 2018 con una reducción de sus beneficio del 41,9% menos, hasta situarse en 7,7 millones. La caída del resultado fue debida a una mayor dotación de los gastos de administración y amortizaciones, que pasaron de 33,4 millones a 37,9, pero también a los menores ingresos por dividendos obtenidos por el 5% de participación que la filial española posee de la gestora de fondos en Irlanda del grupo de capital italiano. La caída de los mercados de renta variable el año pasado castigó las comisiones por éxito de la entidad irlandesa, razón por la que Mediolanum España percibió un 15,66% menos de dividendos, según señalan a El Confidencial fuentes de la entidad, que este martes hizo público su balance del ejercicio.

Pese al peor comportamiento de la cuenta de resultados, Mediolanum cerró el ejercicio con un notable incremento (7,5%) en el número de clientes hasta alcanzar los 125.817 y una mejora más modesta (3,8%) de recursos gestionados, que se situaron en 4.890 millones, tanto fuera como dentro de balance. La mejora en la cartera de clientes y el patrimonio se produjo en el primero año completo después de que el banco de inversión hubiese mudado su sede social de Barcelona a Valencia. Aunque con unas dimensiones mucho más pequeñas que los 'campeones' españoles Caixabank y Sabadell, Mediolanum decidió también en octubre de 2017 abandonar la capital de Cataluña e instalar su domicilio en la Comunidad Valenciana con el fin de garantizar la seguridad jurídica a sus clientes en plena polémica por la celebración del referéndum organizado por la Generalitat y los partidos independentistas.

Los beneficios cayeron un 41% por los menores dividendos irlandeses, pero la cartera de clientes creció un 7,5% hasta los 125.817

Lo cierto es que es en Cataluña, Madrid y Valencia donde Mediolanum concentra el grueso de su cartera. El banco tiene un modelo basado en la coordinación de una red de asesores personales ('family bankers', los llama) y ha tratado de acercarse a familias y clientes de rentas medias para ampliar patrimonio en gestión y su política crediticia. La red creció un 10,8% el año pasado hasta situarse en 996 profesionales colaboradores externos.

Los números de Banco Mediolanum en 2018.
Los números de Banco Mediolanum en 2018.

En la comunicación difundida por el banco lombardo, el consejero delegado de la filial española, Vittorio Colussi, explicó que “el beneficio ha sido menor sobre todo por la reducción de los ingresos por dividendos y por una apuesta por el posicionamiento de marca que ha significado mayores inversiones en comunicación y tecnología, elementos clave para continuar con el fuerte ritmo de crecimiento de la actividad que hemos experimentado tanto este año como en los ejercicios anteriores”.

En ese sentido, Colussi destacó como hitos positivos del ejercicio tanto el aumento de los ingresos por la comercialización y gestión de fondos de inversión como el "fuerte crecimiento de la actividad crediticia". Durante 2018 continuó el desarrollo concesión de créditos iniciado el ejercicio de 2017, con un crecimiento de la inversióndel 32,4%, hasta alcanzar los 468 millones de euros. Las hipotecas representan el 76% de los créditos concedidos. Durante 2018 aumentó un 30% la concesión de créditos con garantía dineraria, una modalidad de financiación "acorde al modelo de asesoramiento financiero global de la entidad". En lo que se refiere a la morosidad, esta cerró 2018 en el 1,24%, "uno de los niveles más bajos de la banca española". Colussi insistió en que “a pesar de que la industria de fondos ha sufrido salidas de dinero en la última parte del año, nosotros, siguiendo con nuestro modelo de asesoramiento, hemos mantenido un flujo de entrada de patrimonio positivo que ha resultado en suscripciones netas”.

Banco Mediolanum cerró a 31 de diciembre con un nivel de solvencia CET1 del 28,77%. “Un año más, nuestro modelo de banca, centrado en el asesoramiento financiero a particulares, junto con nuestra prudente política de crédito, nos ha permitido mantener un altísimo nivel de solvencia”, insitió Vittorio Colussi.

Por su parte, en el 2018 el Gruppo Mediolanum, grupo al que pertenece Banco Mediolanum, logró un beneficio neto consolidado de 255,7 millones de euros. Los recursos de clientes consolidados se situaron al cierre del ejercicio en 74.084,9 millones de euros. Gruppo Mediolanum mantenía a cierre de 2018 un alto nivel de solvencia, con un ratio CET1 del 19,2%.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios