Reduce la exposición patrimonial en 217 M

Repsol extiende el roto por Venezuela y reduce a la mitad el valor de sus activos

Ha reconocido provisiones por el peor perfil de crédito de PDVSA y por el deterioro del entorno de los negocios en Venezuela. Sus instrumentos financieros y su participación valen 180 millones menos

Foto: El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro. (EFE)
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro. (EFE)

Repsol ha tenido que aumentar provisiones en 2019 para cubrir el agujero en que se ha convertido su participación en Venezuela. Según detalla a su auditor, PwC, "el grupo ha realizado una evaluación de la recuperabilidad de sus inversiones, así como del riesgo de crédito sobre las cuentas a cobrar a PDVSA. Como consecuencia de ello, el ha reconocido provisiones por el perfil de crédito de PDVSA y por el deterioro del entorno de los negocios en Venezuela, afectando al valor de los instrumentos de financiación y cuentas a cobrar a PDVSA (-97 millones de euros) así como al valor de las inversiones contabilizadas por el método de la participación (-83 millones de euros)".

De esta manera, Repsol ha tenido que poner otros 180 millones de euros a fondo perdido pese a que a cierre de 2018 dotó más de 1.100 millones para sanear su posición en el país con capital en Caracas. No obstante, la situación del país se ha ido complicando cada vez más durante los últimos 12 meses. En este periodo, la crisis política se ha exacerbado después de que el disidente Juan Guaidó haya sido reconocido como presidente de Venezuela por muchos países en el mundo, incluido EEUU, España o la Unión Europea. En ese contexto, la crisis política dado el enfrentamiento con el régimen de Nicolás Maduro, que sigue en le poder gracias al apoyo del ejército, se ha convertido en una crisis social, económica y humanitaria.

Según explica Repsol a sus inversores, "en 2019 continúa la situación de inestabilidad política, la recesión económica (el PIB se ha reducido un 40% en 2019) y la inflación (7.374% en 2019 y se prevé un 3.000% para 2020) por lo que se ha prorrogado el Estado de Emergencia Económica. La producción petrolera se ha reducido significativamente en los últimos años. Se ha producido una devaluación importante de la divisa venezolana frente al euro (52.231 euros/Bolivar frente a los 730 euros/Bolívar de 31 de diciembre de 2018) sin impacto significativo en los estados financieros del grupo, dado que la moneda funcional de sus filiales en el país es el dólar americano, a excepción del caso de Quiriquire Gas".

A nivel más técnico, la petrolera presidida por Antonio Brufau sostiene que "el 7 de enero de 2019 se publicó el Decreto presidencial Nº 35 que establece que los contribuyentes que realicen operaciones en moneda extranjera deberán determinar y pagar sus tributos en divisa extranjera (o criptodivisa), encontrándose pendiente el desarrollo reglamentario. La norma entró en vigor el 1 de enero de 2019 y afecta a la determinación y pago de todos los tributos nacionales. El principal impacto reconocido en 2018, fue la cancelación de activos por impuestos diferidos en las empresas valoradas por el método de la participación. En el futuro, el Decreto podría simplificar la determinación del impuesto sobre beneficios y eliminar los impactos negativos en dicho impuesto derivados de futuras devaluaciones".

Deterioros de 2.000 M en dos años

Por todo lo anterior, la multinacional dirigida por Josu Jon Imaz determina que "la exposición patrimonial total de Repsol en Venezuela a 31 de diciembre de 2019 asciende a 239 millones de euros, que incluye fundamentalmente la financiación otorgada a sus empresas filiales venezolanas. A 31 de diciembre de 2018 ascendía a 456 millones de euros. Esta reducción se explica por la existencia en la fecha de cierre de estos estados financieros de deudas comerciales, así como por la actualización del riesgo de crédito por pérdida esperada correspondiente a deudas de PDVSA con entidades del grupo".

Esto supone reducir la valoración de sus activos casi a la mitad este año, después de deteriorar su participación en 217 millones de euros. No obstante, el saneamiento es mucho mayor. En septiembre de 2017, la exposición patrimonial de Repsol a Venezuela era de 2.131 millones de euros, con lo que el deterioro de activos ha sido paulatino y en poco más de dos años ha caído casi 2.000 millones de euros.

Cumple con las sanciones de EEUU

Actualmente, la relación de Repsol con Venezuela se limita, fundamentalmente, al cobro de deudas pendientes con PDVSA a través de pagos en especie que se realizan con la entrega de barcos llenos de crudo.

La fuerte presión que está ejerciendo EEUU sobre el régimen de Nicolás Maduro está salpicando también a Repsol. Este mismo marte, el enviado especial del Gobierno de Donald Trump para Venezuela, Elliott Abrams, señalaba que Repsol debía cambiar algunas de sus actividades con respecto a Venezuela, aunque reconocía el trato fluido con la empresa y el cumplimiento de las sanciones impuestas.

En su informe anual consolidado remitido a la CNMV, Repsol informa de que "durante 2019 se han adoptado nuevas sanciones contra Venezuela. En particular, destaca que el 28 de enero de 2019 EEUU ha ampliado las sanciones contra PDVSA incluyéndola en la “Specially Designated Nationals and Blocked Persons List” (“SDN List”). Asimismo, el 17 de abril de 2019 EEUU también incluyó en la SDN List al Banco Central de Venezuela. Ello supone una prohibición para las “US Persons” de operar con PDVSA, el Banco Central de Venezuela y/o cualquiera de sus sociedades controladas (participación mayor o igual al 50%) y una obligación de bloquear sus activos. Por último, el 5 de agosto de 2019 EEUU ha decretado el "Bloqueo de la propiedad del Gobierno de Venezuela" por el que se ordena a las "US Persons" congelar todos los activos del Gobierno de Venezuela y de cualquier entidad que sea propiedad, esté controlada o actúe en nombre del Gobierno de Venezuela que se encuentren en su poder o dentro de territorio estadounidense. EEUU ha concedido ciertos plazos para facilitar la terminación ordenada de las operaciones mediante el otorgamiento de varias licencias generales".

Y en este contexto, "Repsol ha adoptado las medidas necesarias para continuar su actividad en Venezuela, incluyendo la recepción periódica de crudo en pago de deudas, con pleno respeto a la normativa internacional de sanciones y está haciendo un seguimiento constante de su evolución y, por tanto, de los eventuales efectos que pudieran tener sobre las señaladas actividades. Estas actualizaciones no han tenido impactos significativos para el grupo", concluye la petrolera española.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios