FUTURO EUROFIGHTER CON FRANCIA Y ALEMANIA

Airbus entona el 'mea culpa' y se abre a un acuerdo con España en el FCAS

Mensaje conciliador del presidente, Alberto Gutiérrez, al nuevo Gobierno. Reconoce que pueden hacer las cosas mejor y sigue ambicionando la coordinación nacional que Defensa otorgó a Indra

Foto: Un Airbus A350, en Toulouse. (Reuters)
Un Airbus A350, en Toulouse. (Reuters)

"Si no hemos sido capaces de hacer ver cuán comprometidos estamos con España, es que algo hemos hecho mal". Con esta autocrítica pública ha sintetizado Alberto Gutiérrez, presidente de Airbus en España, el cambio de discurso del grupo aeronáutico tras el enfrentamiento vivido en septiembre pasado con el Gobierno después de su decisión de elegir a Indra como coordinador nacional del FCAS en detrimento de Airbus. Este programa es el mayor de la industria de defensa en Europa y creará el futuro caza de combate de Alemania, Francia y España. Gutiérrez señaló, pese a todo, que aún pujan por lograr hacerse con esa coordinación nacional, pese a que la decisión de Defensa es firme e Indra se ha incorporado ya a las mesas de trabajo junto a Dassault (coordinador nacional francés) y la propia Airbus (coordinadora por parte de Alemania).

"Quizá no hemos cuidado suficientemente el entorno nacional en medio de nuestro fuerte crecimiento en toda Europa y fuera de ella", abundó el directivo en la comida anual con la prensa, celebrada hoy en Madrid. "La situación política de los últimos meses no ha permitido una relación fluida con el Ministerio de Defensa, pero hay entornos de acuerdo, hay avances y estamos deseando que haya un nuevo Gobierno con nuevos interlocutores", resumió Gutiérrez, que prefirió no ir más allá en las preguntas que se le trasladaron sobre ese tema.

Manuel Huertas, Alberto Gutiérrez y Francisco Vergé, en Madrid. (C. P.)
Manuel Huertas, Alberto Gutiérrez y Francisco Vergé, en Madrid. (C. P.)

También incluyó a Indra en esas perspectivas de acuerdo. Defensa ha llamado insistentemente a ambas empresas para encontrar un acuerdo para trabajar en el FCAS desde España de la mejor manera posible. "Indra en un buen proveedor nuestro, pero fabrica equipos. El FCAS es un sistema de aviones, satélites y drones, y creo que cada uno debe hacer aquello que mejor sabe hacer", remachó. Es la misma idea, expresada de forma más suave, que la que trasladó el presidente de Airbus, Guillaume Faury, en entrevista con este medio hace unos meses a propósito de este encontronazo con Indra y el Gobierno.

Airbus está trasladando a todos los ministerios clave para su actividad que es la empresa fundamental en el sector aeronáutico y de defensa en España. "Los intereses de España en ambos ámbitos pasan por Airbus", señaló al inicio de su intervención. Esos ministerios son Economía e Industria, por los programas de apoyo a la I+D y al sector fabril, y también Hacienda —de quien cuelga la participación del 4% del Estado en Airbus a través de SEPI—. "Queremos que el Gobierno tenga una visión completa".

El 'mea culpa', por así decirlo, entonado por el primer directivo del grupo en España se ciñó además a algunos asuntos concretos. Por ejemplo, ante la queja del Gobierno por la ausencia de directivos españoles en el comité ejecutivo de Airbus desde el año pasado, y por primera vez en la historia del grupo, Gutiérrez reconoció: "En la pirámide directiva hay un salto de 10 años respecto a otros países, en los últimos 10 años no hemos contratado directivos. Por eso mi compromiso, junto con el de Manuel Huertas como responsable de la división civil, es que siempre habrá un candidato español de trayectoria intachable para cada puesto directivo que quede vacante en Airbus".

Ajustes y perspectivas

El presidente del grupo aeronáutico recordó además que Airbus es la cuarta empresa que más invierte en I+D en España (940 millones), que ha pasado de 7.000 a casi 13.000 empleos en los últimos años pese a la crisis y que es el primer generador de patentes europeas de España, por delante del CSIC. Aun así, reiteró: "Podemos hacer las cosas mejor". Su última reflexión sobre el tema, sin embargo, ha dejado entrever su incomprensión sobre la decisión del Gobierno de elegir a Indra. "Hemos hecho un análisis racional y cumplimos todos los requerimientos. Cuando exponemos esto, no encontramos una respuesta racional enfrente, pero no voy a entrar en especulaciones sobre las causas", zanjó.

Repasando la actividad de las distintas áreas del grupo, y siendo la defensa la que aglutina más de dos tercios de su negocio en España, Gutiérrez reiteró los argumentos trasladados por el jefe de Airbus Defence & Space, Dirk Hoke, en una carta a los sindicatos el mes pasado. El año 2019 ha sido el tercero consecutivo en que la nueva carga de trabajo no equivale al volumen de producto entregado al cliente. "Las perspectivas son buenas en el medio plazo por el crecimiento en el gasto militar de los países OTAN, por la complicada situación geopolítica internacional y porque el FCAS y la renovación de equipos están en el horizonte. Pero en el corto plazo tenemos que hacer ajustes para ser más competitivos y adecuar nuestra capacidad a la carga de trabajo".

"Llevamos tres años en los que la nueva carga de trabajo en defensa no sustituye a la carga ya entregada. Hay que ajustar costes y capacidad"

¿Está entonces garantizado el empleo en las plantas de aviones militares de Sevilla en 2020? "No lo sé, tenemos que estudiar la situación", contestó Gutiérrez a esa pregunta concreta de la prensa. Previamente, el presidente de Airbus España había recordado que con los ajustes vividos en los programas A400M o C295, o el A380 que en 2019 se anunció que se dejará de fabricar en 2021, "hemos demostrado ser un empleador serio, que no deja tirados a sus empleados".

Novedosa fue la asistencia al almuerzo de Francisco Vergé, consejero delegado de Airbus Helicopters en España, la rama del negocio del grupo a la que menos visibilidad pública se venía dando hasta ahora. Vergé detalló cómo la empresa le ha dado la vuelta a la planta para pasar a exportar el 80% de su producción a otras factorías de helicópteros del grupo, desde el 20% inicial cuando abrió sus puertas hace casi 13 años. Precisó además que están en la última fase de negociación interna para ubicar en Albacete el centro logístico de todo Airbus Helicopters para Europa y EEUU. Una inversión de 30 millones para una superficie de 150.000 metros cuadrados.

Manuel Huertas, responsable en España de la división de aviones civiles, repasó cómo Airbus está evolucionando su tecnología para hacerla más sostenible y respetuosa con el medio ambiente. Citó la motorización híbrida, antes que la 100% eléctrica, y los combustibles sintéticos distintos del queroseno como medidas más cercanas en el tiempo. Sobre la inversión de la filial de Airbus Stelia en Portugal para hacer trabajos del modelo A220, decisión que se tomó un mes después del encontronazo en España por el tema FCAS, Huertas desvinculó ambas decisiones y señaló que quizá sea al revés: "Habría que preguntarse por qué esa inversión no ha venido a España, por qué no somos tan competitivos como Portugal".

Gutiérrez añadió en este sentido que en España ha habido una mejora generalizada de los niveles de vida que no se ha visto acompañada de una mejora de la competitividad general. Utilizaba este argumento tras ser consultado por la huelga aeronáutica vivida en Sevilla el pasado 18 de septiembre, sobre la que señaló que fricciones entre Airbus y sus subcontratas por la necesidad de recortar costes "siempre las habrá". Fueron las reivindicaciones de los empleados de las empresas subcontratistas andaluzas las que estuvieron en el origen de ese paro.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios