PARA BAJAR EL PRECIO DE SU DEUDA

El Corte Inglés llama a la banca y a los bonistas para refinanciar 3.800 millones

El grupo de grandes almacenes quiere renegociar su deuda por segunda vez en dos años en cuanto cierre la venta de Informática, operación que está ya en su recta final

Foto: Un cliente tira de la puerta para entrar en un centro de El Corte Inglés. (Reuters)
Un cliente tira de la puerta para entrar en un centro de El Corte Inglés. (Reuters)
Adelantado en

El Corte Inglés quiere aprovecharse de los bajos tipos de interés y de la mejora de la cuenta de resultados gracias al repunte de los márgenes y la gestión de los espacios inmobiliarios. Por ello, la compañía ya ha comunicado a parte de sus acreedores de que en breve iniciará un proceso para refinanciar por segunda vez en apenas dos años su deuda, que sufrirá un repunte por la entrada en vigor de la nueva normativa de contabilidad sobre alquileres.

Así lo han confirmado fuentes próximas a El Corte Inglés, que a cierre de su ejercicio 2018 (febrero de 2019) tenía un pasivo que ascendía a 3.387 millones de euros. Pero el grupo de grandes almacenes presentará esta semana, cuando anuncie sus resultados del primer semestre de 2019 —finalizado el 31 de agosto—, una cifra muy distinta. Primero, porque incluirá las ventas de activos no estratégicos, especialmente inmobiliarios, y segundo, porque tendrá que incorporar el efecto de la entrada en vigor de la NII 16, que obliga a todas las empresas a contabilizar de forma distinta los contratos de alquiler. Esta normativa tendrá un impacto de unos 530 millones, por lo que la deuda superará los 3.800 millones.

No obstante, El Corte Inglés va a iniciar la refinanciación de su pasivo una vez que concluya la venta de Informática, operación que está en su fase final y por la que el 'holding' de la distribución espera ingresar al menos 300 millones de euros. Un importe que irá en su mayoría a reducir la deuda para demostrar a los acreedores que la sociedad sigue enfocada en reducir sus cargas y cumplir con sus obligaciones. Con ello, el pasivo volverá a reducirse a cerca de 3.500 millones.

La última vez que El Corte Inglés renovó sus líneas de crédito con la banca fue en enero de 2018, refinanciación que fue liderada por Banco Santander, Bank of America Merrill Lynch y Goldman Sachs por un volumen agregado máximo de 3.650 millones de euros. Dicho contrato se estructuró con un préstamo-puente de 1.200 millones de euros, a un plazo de 12 meses y con dos opciones de extensión, hasta un vencimiento máximo de dos años; otro de 1.450 millones de euros, a un plazo de cinco años, y una línea de crédito de hasta 1.000 millones de euros, a un plazo de cinco años.

En octubre del pasado año, El Corte Inglés emitió bonos por hasta 690 millones de euros al 3%, con vencimiento en 2024, dinero que utilizó para repagar parte a la banca. Pero la compañía ya tenía otros bonos, emitidos en 2015 a través de Hipercor por 600 millones, con un diferencial del 3,875% y que expiran en enero de 2022. Según las mismas fuentes, el 'holding' quiere también renegociar estos bonos, especialmente los emitidos hace cuatro años y por los que paga un precio que considera alto dada la mejoría del beneficio bruto de explotación o ebitda.

'Investment grade' a la vista

Prueba de ello es que Standard & Poor´s Global Ratings otorgó el pasado mes de julio la calificación de 'investment grade' a los bonos emitidos en 2018 tras la revisión anual realizada por la agencia de calificación. En concreto, le otorgó BBB-, lo que significa un escalón más en el 'rating' de la emisión. Además, S&P Global también elevó la nota corporativa del grupo de grandes almacenes a BB+ con "perspectiva positiva", situándolo a solo un paso del grado de inversión.

Víctor del Pozo, consejero delegado de El Corte Inglés, confía en obtener este veredicto en febrero de 2020, cuando el grupo cierre el actual ejercicio fiscal 2019, una vez que consiga cerrar la venta de Informática. Este certificado, que es vital para que fondos que solo invierten en empresas de solvencia acreditada compren su deuda, facilitaría a la compañía refinanciar la deuda en mejores condiciones y rebajar el precio que paga en estos momentos. Rothschild y Cuetracasas van a ser los asesores del 'holding'.

Hasta la fecha, tanto los bonos bajo la marca El Corte Inglés como los emitidos a través de Hipercor han tenido un buen comportamiento en el mercado de renta fija. Las dos colocaciones se pagan por encima de la par y están dando una rentabilidad superior al 2%."El Corte Inglés se sitúa así como una de las pocas empresas de 'retail' que inspiran la confianza del mercado, con incrementos de calificación en un corto periodo de tiempo. Supone, al mismo tiempo, un respaldo a las estrategias marcadas por el equipo directivo que preside Marta Álvarez", señaló S&P en su comunicado del pasado verano.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios