LES ANIMA A DENUNCIAR IRREGULARIDADES

Iberdrola extrema la vigilancia sobre sus empleados en pleno caso Villarejo

La compañía ha pedido a sus empleados que firmen el código ético y les ha advertido contra la filtración de información confidencial de la entidad

Foto: Imagen: EC.
Imagen: EC.

Los cerca de 33.000 empleados de Iberdrola se encontraron este martes con una sorpresa al abrir su ordenador. La compañía les avisaba sobre el estricto uso de la información confidencial de la empresa y le instaba a la firma de un documento en el que se comprometían, bajo aviso de consecuencias civiles o penales, a no compartir ningún dato relativo a contratos, pedidos de compra, facturas, pagos y cobros relativos a proveedores. Una obligación que les exige "extrema vigilancia en la custodia de la información confidencial", justo cuando El Confidencial y Moncloa.com publicaron ayer los encargos que la compañía hizo al comisario José Manuel Villarejo para espiar a jueces, ecologistas y competidores.

La advertencia era la continuación de un ‘regalo’ con un mensaje cargado de significado que Iberdrola remitió el pasado jueves a la plantilla en el que la anima a denunciar cualquier irregularidad para aplicar hasta el fondo el código ético del grupo. Las instrucciones fueron enviadas desde la Unidad de Cumplimento de la compañía, la encargada de comprobar que todo se hace conforme a una normas aprobadas por el consejo.

Con el enunciado 'No podíamos decírtelo de otra manera', Iberdrola ha enviado un sobre de cartón a sus empleados en el que incluye un folio aparentemente en blanco y un bolígrafo de tinta invisible con funciones de linterna. Dentro, otro papel indica que utilicen la luz del bolígrafo para leer el mensaje. Al encenderlo, se puede leer el recado: “Aunque no nos veas, estamos aquí”. Una comunicación que desde el ángulo de los representantes de los trabajadores se entiende como una amenaza velada y que se suma al correo electrónico que este lunes remitió la compañía a la plantilla para que guarde la confidencialidad sobre los asuntos internos.

Para Iberdrola, lejos de ser una presunta amenaza, se trata de una invitación a los empleados para conseguir que todos los miembros de la empresa cumplan de forma estricta los códigos éticos y evitar cualquier conducta anómala que afecte a la reputación del grupo. Por ello, incluyen otra hoja en la que se les recuerda que, “ante cualquier irregularidad, puedes contar con nosotros siempre que lo necesites. Aunque no nos veas, estamos aquí”.

Para que los trabajadores tengan confianza en la metodología interna, Iberdrola les informa de que “a través del buzón ético, estamos siempre disponibles para que puedas comunicarnos cualquier duda o irregularidad que detectes” y les asegura que cualquier denuncia será siempre confidencial. “Garantizamos que tu participación será 100% anónima”, subraya la compañía para animar a la plantilla a denunciar cualquier comportamiento que pudiera ser contraproducente para el grupo.

Mensaje que han recibido los empleados de Iberdrola
Mensaje que han recibido los empleados de Iberdrola

De hecho, Iberdrola se congratula del buen funcionamiento de ese buzón. Asegura que desde que se puso en marcha “hemos tramitado más de 850 comunicaciones en España”. Una fórmula que la compañía puso en marcha en 2012 para todo el grupo cuando se vio envuelta en varios casos de corrupción, por los que llegó a ser sancionada por el Banco Mundial, institución que le prohibió tener acceso a sus fondos por “mala praxis” en sus negocios hasta finales de 2018.

Iberdrola ha sido tajante con los presuntos fraudes cometidos por sus empleados y directivos, como demostró en 2012 cuando despidió a toda la cúpula de Iberinco, su filial de ingeniería y construcción, por presuntos sobornos en el desarrollo de una central de ciclo combinado en Letonia. Un proyecto de 300 millones de euros que inauguró el entonces rey Juan Carlos por invitación expresa del presidente del grupo, Ignacio Sánchez Galán.

Posteriormente, en 2017, Iberdrola, que había participado de forma activa en las denominadas puertas giratorias, por las que destacados políticos o familiares de estos han entrado en compañías dependientes de los reales decretos del Estado, elaboró un severo protocolo interno por el que reguló la relación con los partidos políticos, sus fundaciones y cualquier trabajador público.

En la obsesión por luchar contra la corrupción y el fraude, Iberdrola dio un paso muy relevante para regular con minuciosidad los contactos con las administraciones públicas. En el protocolo que aprobó la Unidad de Cumplimiento del consejo de administración, se prohíbe recibir o dar “cualquier tipo de ventaja o beneficio, lo que incluye entregas de dinero, obsequios o regalos, así como cualesquiera otras hospitalidades tales como entradas a espectáculos o eventos deportivos, viajes o alojamiento”.

Pese a ello, ese año, Iberdrola seguía contratando los servicios de Villarejo.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios