Mediaset se escuda en Borja Prado y McKinsey para defender su ‘holding’
  1. Empresas
primera sesión del juicio

Mediaset se escuda en Borja Prado y McKinsey para defender su ‘holding’

Mediaset presenta ante el juez un informe de McKinsey de 2015 en el que se exploraba la fusión y recuerda el respaldo de Borja Prado a través de Peninsula, el fondo que preside

placeholder Foto: El consejo de administración de Mediaset España, en una imagen de archivo. (EFE)
El consejo de administración de Mediaset España, en una imagen de archivo. (EFE)

Primer cara a cara entre Mediaset y Vivendi. Este miércoles, la cadena de televisión y el grupo francés se han encontrado por primera vez ante un juez para dirimir la legalidad de la fusión entre Mediaset Italia y España. En juego, la adopción de medidas cautelares para paralizar el nuevo 'holding' europeo.

Durante algo más de una hora, el abogado de Mediaset ha respondido a los puntos de la demanda presentada por Vivendi, que ha tachado de “infundada” y ha apuntado que responde “a un interés particular” por la guerra que Vivendi y Mediaset mantienen en Italia. A este respecto, ha recordado que la filial española y la italiana mantienen una actividad independiente y que Mediaset España nunca ha tenido ningún conflicto con el grupo francés.

Foto: Exterior de la sede de Mediaset España. (Reuters)

Y es que uno de los argumentos que mantiene Vivendi es que uno de los objetivos de la fusión pasa por reforzar el poder de la familia Berlusconi, primera accionista de Mediaset Italia, y diluir sus derechos como accionista. Mediaset rechaza este extremo y ha presentado un informe elaborado por la consultora McKinsey fechado en 2015 en el que ya se hablaba de una posible fusión y justificar así que no se trata de una estrategia diseñada contra Vivendi.

La cadena que en España encabeza Paolo Vasile también ha puesto en valor el acuerdo alcanzado con Peninsula, el fondo que capitanea Borja Prado, expresidente de Endesa y también consejero de la filial española de Mediaset. El empresario llegó a un acuerdo con la cadena para comprar hasta 355 millones de euros en acciones en el caso de que Vivendi pusiese sus títulos a la venta, de forma que la operación quedaba a salvo. Según ha apuntado el letrado, este acuerdo acredita la solvencia de la operación.

Otro de los aspectos que han generado un choque entre las partes es la ubicación de la nueva sociedad en Países Bajos. Mientras que Vivendi la rechaza frontalmente, Mediaset ha señalado que es una plaza habitual de grandes empresas internacionales (Fiat, Ferrari, Trivago, Ikea, etc.) y conocida para los inversores. Además, es un buen punto de arranque para una futura expansión europea, siempre según los argumentos de la defensa. Respecto a la ecuación de canje —perjudicial para los accionistas de la filial española—, Mediaset ha recordado que fue validada por Grant Thornton, Citi y PwC.

Foto: Sede de Mediaset España en Fuencarral. (Juan Naharro Gimenez - Mediaset)

Mediaset, que cree que todos los argumentos de Vivendi son "abstractos" y basados en "supuestos daños", ha recordado al juez que en el caso de que se adoptasen las medidas cautelares, la operación quedaría frustrada: la ley holandesa marca un plazo máximo de seis meses para ejecutar todas las acciones previstas y no se llegaría a tiempo. Además, Mediaset también ha admitido el daño que produciría para la cotización, ya de por sí 'tocada' en los últimos meses, tal y como le pasa también al resto de cotizadas del sector audiovisual.

Tras una vista que se ha alargado durante casi dos horas, el juez ha emplazado a ambas partes a volver este jueves para una nueva sesión una vez que Vivendi estudie la documentación y las periciales aportadas por Mediaset.

Mediaset Vivendi Borja Prado Eulate Accionistas Silvio Berlusconi
El redactor recomienda