tras dos años de conflicto

Ana Rosa Quintana y Banijay cierran su millonaria guerra por la venta de Cuarzo

Un laudo arbitral obliga a Banijay a comprar las acciones de Ana Rosa en Cuarzo, pero también acredita un incumplimiento parcial de las obligaciones societarias de la presentadora

Foto: La presentadora Ana Rosa Quintana. (Uxio Dávila)
La presentadora Ana Rosa Quintana. (Uxio Dávila)

La guerra de Banijay y Ana Rosa Quintana llega a su fin. Al menos por ahora. Tras un enfrentamiento que se ha alargado durante dos años, la Corte Internacional de Arbitraje se ha pronunciado sobre el conflicto que enfrenta a la popular presentadora con Banijay por la venta de sus acciones de Cuarzo, la productora que fundó en el año 2000.

Según explican fuentes del sector, el tribunal arbitral obliga a Banijay a comprar las acciones de Ana Rosa —que ha demandado de forma conjunta con su sociedad Otelum— por 3,4 millones de euros más intereses, tras acreditar que la productora incumplió el contrato firmado con la periodista, por lo que el tribunal ha estimado la principal pretensión de la conocida comunicadora.

Al mismo tiempo, el tribunal considera probado que la presentadora incumplió de forma parcial sus obligaciones societarias y debe abonar a Banijay 3,2 millones como indemnización por daños y perjuicios. En concreto, la corte cree que la presentadora no hizo todos los esfuerzos posibles para que Cuarzo siguiese siendo la productora de 'El programa de Ana Rosa' hasta finalizar la temporada en el mes de junio, durante los últimos meses de su gestión. Además, el laudo considera que Ana Rosa no fue transparente en su relación con Banijay. Las costas del arbitraje, que superan los 400.000 euros, se han repartido entre ambas partes.

El laudo obliga a Banijay a comprar las acciones de Ana Rosa Quintana en Cuarzo por más de tres millones tras acreditar incumplimiento del contrato

El origen del conflicto se sitúa en 2008, cuando Banijay compró el 51% de las acciones de la productora. En aquel momento, Cuarzo contaba con cuatro socios, entre ellos la periodista, y todos —excepto ella— vendieron la totalidad de sus acciones.

En esta operación se incluyó la posibilidad de que la compañía francesa adquiriese en 2017 el porcentaje que aún retenía Ana Rosa. Es decir, la presentadora tenía dos opciones: o bien se quedaba con sus acciones o ejecutaba la opción de venta y se desligaba de Cuarzo.

Finalmente, Ana Rosa optó por la segunda alternativa y así se lo hizo saber a Banijay. Al no hacerse efectiva la compra de sus acciones en los plazos previstos, la comunicadora decidió emprender acciones legales, tal y como reveló El Confidencial.

La demanda, presentada el 18 de octubre de 2017, fue respondida por Banijay con un escrito en el que afirmaba que fue Ana Rosa la que incumplió los términos del contrato y reclamaba más de ocho millones de euros por los daños y perjuicios generados por su gestión.

La decisión de abandonar Cuarzo, anunciada a finales de 2017, estuvo precedida por la salida de Xelo Montesinos, hasta entonces directora general de la productora, donde permaneció durante casi 20 años. Montesinos es ahora la máxima responsable de Unicorn Content, la productora encargada de 'El programa de Ana Rosa' desde enero de 2018 y de la que Mediaset tiene un 30% del accionariado.

Según las fuentes consultadas, los abogados de Ana Rosa van a solicitar la nulidad del arbitraje en relación con el importe de la indemnización, a pesar de que ha sido favorable respecto al pago de sus acciones. Desde Banijay, han declinado hacer comentarios "porque estamos ante un arbitraje internacional cuyas resoluciones están bajo el manto de la confidencialidad".

Y hasta aquí la primera parte del conflicto, porque Ana Rosa y Banijay tenían abierto de forma paralela otro juicio por el mismo asunto que se ha resuelto la primera semana de septiembre. El motivo por el que se han dirimido dos procesos es porque unas acciones estaban sujetas al arbitraje en el caso de conflicto y las otras no.

En este segundo caso, la presentadora y su sociedad Otelum reclamaban a Banijay un total de 3,5 millones por el impago de unas acciones que fueron retenidas en el momento de la compra de Cuarzo como garantía de compromiso de Ana Rosa con su ya exproductora. El juzgado ha estimado íntegramente la pretensión de Otelum y ha condenado a Banijay a pagar 2,4 millones a la presentadora, además de condenarlo en costas.

No obstante, en este procedimiento, la Justicia ha desestimado la parte que reclamaba Ana Rosa, de ahí que la cantidad final sea inferior a los 3,5 millones reclamados. En este caso, las costas se han dividido al 50%.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios