se dispara más de un 20% en bolsa

La banca acuerda el rescate de Tubos Reunidos tras la advertencia del PNV a BBVA

La compañía siderúrgica vasca ha alcanzado un pacto con sus principales acreedores después de un año de conversaciones pese a la resistencia inicial del banco de Bilbao

Foto: Trabajadores, durante una concentración en Bilbao en rechazo a las medidas planteadas por Tubos Reunidos para su filial Productos Tubulares. (EFE)
Trabajadores, durante una concentración en Bilbao en rechazo a las medidas planteadas por Tubos Reunidos para su filial Productos Tubulares. (EFE)

Tubos Reunidos empieza a ver la luz tras casi un año en situación de impago. Según aseguran fuentes financieras, la compañía vasca ha alcanzado ya un acuerdo con sus acreedores, entre los que destaca BBVA, a su vez el primer accionista. El banco con sede en Bilbao, que era muy reticente a alargar los vencimientos de la empresa con acerías en Álava y Vizcaya por su obligación de provisionar las pérdidas, ha aceptado finalmente la propuesta de extender hasta cinco años los cerca de 350 millones de euros de deuda.

Antes de la apertura de mercado, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) suspendía de cotización las acciones de Tubos Reunidos "a la espera de una información relevante". Finalmente, la compañía ha confirmado las informaciones adelantadas por El Confidencial y se disparaban más de un 25% en su vuelta al parqué hasta los 02,28 euros.

Las mismas fuentes indican que la firma del acuerdo entre Tubos Reunidos y la banca, encabezada por BBVA, Santander, Kutxabank, Sabadell, CaixaBank, Caja Rural de Navarra, Bankoa, Bankinter y el Instituto de Crédito Oficial, se firmará en las dos próximas semanas una vez se peinen los últimos matices de la reestructuración. Una refinanciación que consistirá en dividir lo que se considera deuda sostenible, entre 200 y 250 millones, y la que se estima —los restantes entre 100 y 150 millones—, que, 'a priori', no podrá ser satisfecha por la compañía vasca.

Esos hasta 150 millones, que se revisarán semestralmente, serán considerados deuda convertible en capital, por lo que los tenedores de este pasivo podrían convertirse en los primeros accionistas de Tubos Reunidos a medio y largo plazo. De esta forma, la empresa industrial con base en Amurrio (Álava) consigue salir de su situación de impago y se garantiza su futuro a medio plazo sin necesidad de recurrir a una ampliación de capital inmediata, que sería muy dilutiva para los accionistas minoritarios.

Las negociaciones entre Tubos Reunidos, asesorada por Lazard, y la banca, representada por KPMG, se han acelerado en las últimas semanas después de que en febrero se alcanzase un principio de acuerdo que no cuajó. El principal problema fue, según las mismas fuentes, la oposición de BBVA, que pese a ser el mayor acreedor y el mayor accionista —tiene el 14,8% del capital— no estaba por la labor de aceptar una propuesta que lo obligaba a tener que provisionar su posición.

Sin embargo, la intervención del Gobierno vasco, especialmente tras los resultados de las elecciones generales del pasado 28 de abril, ha sido vital para terminar de acercar las posiciones, según las mismas fuentes. Unos comicios en los que el Partido Nacionalista Vasco (PNV) revalidó su posición dominante con seis escaños y que auparon también a EH-Bildu, al duplicar sus dos diputados anteriores.

Presión sindical

La situación de Tubos Reunidos ha preocupado y mucho al PNV, especialmente tras la huelga con la que los sindicatos ELA y LAB respondieron al expediente de regulación de empleo (ERE) planteado por la compañía el pasado año. Los representantes de los trabajadores han presionado con fuerza a los accionistas, a los que han acusado de pagarse dividendos por 77 millones entre 2017 y 2016, más los 170 millones adicionales que retiraron mediante amortización de acciones.

Iñigo Urkullu, lendakari del País Vasco, se ha implicado en buscar una solución entre BBVA y el resto de acreedores con las familias históricas de Tubos Reunidos. Entre ellas, los Ybarra, que aún conservan el 7,1%, los Zorrilla Lequerica, que aglutinan el 10%, y los Barandiarán, con el 6,5%. Apellidos de mucho peso en Bilbao, que el pasado año ya fueron requeridos por la consejera de Desarrollo Económico, Arantxa Tapia, para que buscasen una solución para todas las empresas de Tubos Reunidos y para que asumieran “su responsabilidad”.

Fuentes financieras indican que, a diferencia de otras compañías industriales, el futuro de Tubos Reunidos está garantizado por la generación de beneficio de explotación recurrente, una partida de la cuenta de resultados que el pasado año fue golpeada por la imposición de aranceles por parte de Estados Unidos. Un estrangulamiento que provocó un hundimiento en bolsa y el relevo de su presidente, Guillermo Ulacia.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios