LOS POPULARES PIERDEN SUS DOS REPRESENTANTES

El PNV gana en el País Vasco y deja al PP sin representación en el Congreso

El PSE se convierte en la segunda fuerza, por delante de Podemos, que fue el gran triunfador en las pasadas elecciones, mientras que Bildu duplica su representación en el Congreso con cuatro escaños

Foto: Javier Maroto, durante un acto esta pasada campaña electoral. (EFE)
Javier Maroto, durante un acto esta pasada campaña electoral. (EFE)

El PNV ha vuelto a lo grande a la senda de la victoria en el País Vasco tras el triunfo de Podemos en las pasadas elecciones generales. La formación de Andoni Ortuzar ha ganado con holgura y ha obtenido seis escaños, uno más que en los anteriores comicios, mientras que el PSOE se ha aupado a la segunda posición y ha logrado cuatro escaños, los mismos que Podemos, que cae a la tercera fuerza. Las elecciones en el País Vasco han supuesto la tumba del PP, que no logra ningún escaño en el Congreso de los Diputados en una debacle sin precedentes, en sintonía con el varapalo sufrido por el partido de Pablo Casado en el resto de España.

La debacle del PP, que aspiraba a retener sus dos diputados, contrasta con el fuerte ascenso de EH Bildu, que duplica los dos escaños que obtuvo en los anteriores comicios. Su crecimiento se fundamenta en Guipúzcoa, donde arrebata un escaño a Podemos, pero, sobre todo, en Álava, donde deja al PP sin representación en el Congreso en el que es el principal bastión popular vasco. Esto supone que se queda fuera de la Cámara Baja el vicesecretario de Organización del PP y jefe de campaña del partido, Javier Maroto, lo que supone un duro golpe para los populares, y más sobre todo con las elecciones municipales a la vuelta de la esquina, en las que los populares aspiran a recuperar la alcaldía de Vitoria, que precisamente perdió hace cuatro años el propio Maroto.

Con los resultados del 28-A, el País Vasco se convierte en la única comunidad de España en la que ni el PP, ni Ciudadanos ni Vox obtienen representación. Las tres fuerzas de derechas apenas concitan el 13% de los votos. El PP, en los que son sus peores resultados de la historia en unas elecciones generales, pierde más de 50.000 votos en relación con 2016 y solo obtiene el 7,7% de los sufragios —unos 95.000 votos—, lo que lo deja sin sus dos escaños en el Congreso. Ciudadanos, por su parte, se mantiene en cifras similares a las de las anteriores elecciones generales, en torno a 40.000 votos, mientras que Vox logra el 2,2% de los votos.

El gran triunfador ha sido el PNV, que ha cimentado su holgado éxito en la alta participación, que se ha situado en el 74,39%, 10 puntos más que en el año 2016. El partido de Ortuzar ha logrado un histórico triunfo en los tres territorios, incluido el siempre difícil escenario de Álava para la formación 'jeltzale', tras lograr prácticamente uno de cada tres votos de los electores vascos —el 31%, con cerca de 395.000 votos—. Más allá del valor de los seis escaños en Madrid, donde el PNV puede volver a ser clave en la gobernabilidad de España, el triunfo obtenido, con más de 140.000 votos de distancia con respecto a la segunda fuerza, tiene un gran valor a corto plazo en el territorio vasco, ya que deja al PNV en una posición muy favorable de cara a las elecciones forales y municipales de dentro de un mes, donde aspira a retener las tres diputaciones y las alcaldías de las capitales vascas.

Para esta próxima cita con las urnas, tendrá un gran rival en EH Bildu, otro de los grandes triunfadores de la noche en el País Vasco, que dobla su presencia en Madrid con cuatro escaños al obtener más de 212.000 votos, a pesar de que históricamente son los peores comicios para la antigua Batasuna. Además, la coalición 'abertzale' se ha quedado a las puertas de obtener por Navarra el quinto representante para obtener grupo propio en el Congreso, al no lograr el escaño en dura pugna con el PSOE, que le ha arrebatado el asiento por una mínima diferencia de unos 400 votos.

En todo caso, EH Bildu ha logrado su objetivo de dejar fuera del Congreso a Maroto, uno de los grandes retos que se había puesto de cara a estos comicios —Arnaldo Otegi ya ha celebrado con sorna esta noticia (la coalición 'abertzale' regaló la alcaldía de Vitoria al PNV, que había sido la tercera fuerza en las pasadas elecciones municipales, para echar al dirigente popular del poder)—, al lograr el cuarto escaño en juego por Álava por algo más de 350 votos. De este modo, el PP cae a la quinta fuerza en su principal nicho electoral en el País Vasco, lo que constituye un durísimo revés para quien aspira a volver a liderar las dos principales instituciones de este territorio, la Diputación de Álava y el Ayuntamiento de Vitoria.

El tercer beneficiado de las urnas en el País Vasco ha sido el PSE, que se ha aprovechado de la ola socialista en toda España y se ha situado como segunda fuerza por delante de Podemos, que, si bien logra los mismos cuatro escaños que los socialistas, ha perdido dos de los asientos que obtuvo en 2016, cuando se impuso en las urnas. El PSE sube de tres a cuatro escaños —lo gana en Vizcaya a costa de la formación morada— y en cifras consigue 90.000 votos más que en los anteriores comicios generales, con el 19,8% de los sufragios. La formación de Pablo Iglesias, por su parte, se deja 100.000 votos con respecto a 2016, si bien logra unos mejores resultados que los que le deparaban las encuestas.

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios