Tubos Reunidos propone a la banca quedarse con acciones para evitar el impago
  1. Empresas
plantea un 'term sheet' con canje de deuda

Tubos Reunidos propone a la banca quedarse con acciones para evitar el impago

La compañía vasca, que no puede hacer frente a sus pasivos, les ha planteado a los acreedores canjear deuda por capital para alejarse del riesgo de concurso

Foto: Fábrica de Tubos Reunidos. (Foto: www.tubosreunidos.com)
Fábrica de Tubos Reunidos. (Foto: www.tubosreunidos.com)

Tubos Reunidos ha presentado a sus acreedores un nuevo plan estratégico y financiero para evitar el impago de la deuda y el potencial concurso de acreedores. Según aseguran fuentes próximas a las conversaciones, la compañía vasca participada por BBVA y Alantra ha propuesto a los tenedores de sus casi 300 millones de pasivo canjear parte de ese préstamo por capital. Una fórmula para recapitalizar el grupo siderúrgico, golpeado por la política arancelaria de Estados Unidos.

Las mismas fuentes indican que Tubos Reunidos, presidida desde mediados de octubre por Jorge Badiola tras la salida inesperada de Guillermo Ulacia, ha puesto encima de la mesa lo que se conoce como un ‘term sheet’ o plan de negocio para que la banca reestructure el crédito sindicado de 207 millones de euros y las líneas de circulante. Dichas previsiones son, según los acreedores, poco halagüeñas para 2019 y ligeramente mejores para 2020. Pero en ningún caso suficientes para poder hacer frente a los pagos de la deuda.

Por ello, Tubos Reunidos ha planteado a la par que la banca, encabezada por el propio BBVA y Santander, canjee parte del crédito por capital a través de un vehículo convertible, tal y como se hizo en su día con Abengoa y Duro Felguera, entre otras empresas que han pasado —y siguen con ellos— graves problemas financieros. Lo que se está discutiendo ahora es qué cantidad de esos 207 millones pasa a ser acciones de la compañía o si se hace a través de 'warrants' canjeables de forma flexible a cinco años.

Foto: Sede de Duro Felguera (Reuters)

En principio, Tubos Reunidos tiene hasta 2022 para hacer frente a ese préstamo sindicado, participado por BBVA, Santander, Kutxabank, Sabadell, CaixaBank, Caja Rural de Navarra, Bankoa, Bankinter y el ICO. Pero el grupo ya reconoció en septiembre del pasado año que, debido a la nueva política arancelaría aprobada por Donald Trump, le será imposible cumplir con sus obligaciones. Fruto de ello fue el desplome de más del 80% de la cotización de la compañía con sede en Amurrio (Álava).

Además, las mismas fuentes señalan que será necesaria la entrada de un nuevo inversor que inyecte recursos propios, operación de la que se está encargando Lazard, como adelantó El Confidencial el 10 de septiembre. El banco de negocios estadounidense lleva cerca de cuatro meses en busca de un caballero blanco, pero los acreedores todavía no conocen el nombre de ninguno de los potenciales salvadores de la empresa vasca.

Más ajustes de personal

Tubos Reunidos, que tiene una plantilla de 1.460 personas y va a encadenar cuatro años seguidos de pérdidas, tenía que haber hecho frente a finales de año a un vencimiento de 26,2 millones y a otros 28 millones ya en el presente ejercicio. La empresa, que este año ya propuso un expediente de regulación de empleo y una bajada salarial del 25%, prepara nuevos ajustes de personal.

El grupo perdió 15,7 M en los primeros 9 meses del año, lo que supone una reducción del 22% frente a las pérdidas del mismo periodo de 2017

El grupo perdió 15,7 millones en los primeros nueve meses del año, lo que supone una reducción del 22% respecto a las pérdidas registradas en el mismo periodo de 2017, cuando fueron de 20,2 millones. La mayor parte de los números rojos (9,5 millones) se debe al ajuste de valor de créditos fiscales y al valor inmobiliario de las naves industriales.

El ebitda hasta septiembre ascendió a 17,6 millones (un 17% más que los 15 millones del año anterior), lo que supone un margen del 7% sobre la cifra de negocio, que fue de 254,6 millones, un 9% más que en el mismo periodo de 2017. En cuanto al tercer trimestre, las pérdidas fueron de 3,8 millones, un 60% menos que hace un año, y el ebitda ascendió a 3,2 millones, frente al negativo de 1,3 millones del tercer trimestre de 2017. Las ventas llegaron a 82,4 millones, un 18% más que hace un año.

Tubos Reunidos Impago Concurso de acreedores Banca ICO Lazard Noticias del BBVA
El redactor recomienda