por concentrar todo el poder de la eléctrica

El mayor 'proxy' mundial se opone a reelegir a Galán como presidente de Iberdrola

Según han confirmado fuentes financieras, ISS ha recomendado a sus clientes rechazar la propuesta número 18 de la próxima junta general de accionistas

Foto: José Ignacio Sanchez Galán. (EFE)
José Ignacio Sanchez Galán. (EFE)

A Ignacio Sánchez Galán (Salamanca, 1950) le gusta controlarlo todo. Desde la luz de ambiente en sus presentaciones con inversores hasta quién pone a su lado el equipo de protocolo en la reunión de la semana pasada con empleados. Fueron seis jóvenes mujeres en un acto en el que el presidente de Iberdrola se presentó sin su tradicional corbata verde y donde actuaron Mario Picazo, el conocido ex hombre del tiempo de Mediaset, y el actor Alex O'Doherty. Pero lo que no ha conseguido controlar es la opinión de ISS, el mayor asesor de inversores del mundo, sobre qué votar en relación a su renovación como principal ejecutivo de la eléctrica por cuatro años más.

Según han confirmado fuentes financieras, ISS, el 'proxy' estadounidense más importante del universo financiero, ha recomendado a sus clientes rechazar la propuesta número 18 de la próxima junta general de accionistas, que se celebra este viernes en Bilbao. Este punto del orden del día se refiere a la continuidad de Galán como presidente y consejero delegado de Iberdrola 13 años después de su primer nombramiento. El motivo de la oposición es que ISS tiene como política general votar en contra de la concentración del poder en las compañías que no distinguen entre la figura del ‘chairman’ o presidente no ejecutivo y las del 'chief operating officer' o CEO.

No será la primera que el ingeniero salmantino sufre un revés similar. En 2015, un 13,56% de los asistentes rechazó su acumulación de poder

Como es sabido, Galán nunca ha creído en la delegación de funciones, como prueba el que, desde que tomó las riendas en 2006, nunca ha contado con un consejero delegado. Lo máximo que ha tenido ha sido un consejero director general, primero en la figura de José Luis Sampedro y ahora en la de Francisco Martínez Córcoles, que se sentó a su izquierda en la reciente convención con empleados. Una política de gobierno corporativo contraria a la recomendación de ISS, que aconseja votar a favor de todos los puntos del orden del día de la junta menos el de la renovación del presidente.

No será la primera vez que el ingeniero salmantino sufre un revés similar. En la junta de 2015, en la que también se sometió a votación su continuidad, un 13,56% de los asistentes —-592,84 millones de acciones— rechazó su acumulación de poder. Fue el punto del día que más votos negativos acaparó por la recomendación de la propia ISS. Sin embargo, Galán considera que esta estructura de gestión es la más idónea y que se reforzó el pasado año cuando nombró vicepresidenta a Inés Macho, una persona de su máxima confianza —llegó al consejo de su mano en 2006—. Además, estima que la presencia en el consejo de 10 miembros con carácter independiente sobre un total de 14 ofrece una garantía total sobre el gobierno corporativo.

ISS reconoce, no obstante, el buen comportamiento de la cotización de Iberdrola durante los últimos cuatro años, evolución en la que Galán “ha jugado un papel decisivo por su visión estratégica y su capacidad de gestión, como demuestran los resultados financieros y no financieros”, según el consejo de administración. Desde marzo de 2015, fecha de la anterior renovación, las acciones de la eléctrica se han revalorizado un 47%, frente a la caída del 3% del Ibex y la subida del 23,2% del índice Eurostoxx del sector de las ‘utilities’.

La separación de funciones es una cuestión de debate constante en las compañías del Ibex 35. Recientemente, Endesa ha decidido diferenciar entre el rol del presidente y el del consejero delegado en la sustitución de Borja Prado como primer ejecutivo de la compañía en favor del abogado Juan Sánchez Calero —nuevo 'chairman'— y José Bogas, CEO de la energética controlada por la italiana Enel. La semana pasada, Bolsas y Mercados Españoles (BME) hizo lo mismo con Antonio Zoido y Javier Hernani.. Repsol ya apostó en 2015 por este modelo, cuando Antonio Brufau cedió las riendas ejecutivas a Josu Jon Imaz. Por el contrario, Naturgy aprobó el pasado año concentrar todo el poder en la figura de Francisco Reynés cuando sustituyó a Isidre Fainé y Rafael Villaseca.

El presidente eterno

Si no hay contratiempos, Galán estará al frente de Iberdrola hasta 2023, momento en el que tendrá 73 años, por lo que se convertirá en el presidente más longevo desde que nació la compañía en 1992 tras la fusión de Iberduero e Hidroeléctrica Española. El salmantino, que percibe una retribución de casi 9,5 millones de euros anuales (el cuarto mejor pagado del Ibex), fue nombrado primer ejecutivo el 26 de abril de 2006 en sustitución de Íñigo de Oriol.

Si no hay contratiempos, Galán estará al frente de Iberdrola hasta 2023, con 73 años, convirtiéndose en el presidente más longevo de la compañía

Desde que tomó las riendas, la cotización de la eléctrica se ha mantenido prácticamente plana, en la cercanía de los seis euros por acción, hasta el pasado año, cuando el valor recuperó los 7 euros —llegó a cambiarse a 11,76 en 2007—, y actualmente se acerca a los 7,75. Los inversores han visto compensado este irregular comportamiento con el dividendo, que Galán ha mantenido en torno al 70% del beneficio.

No obstante, su capitalización se ha multiplicado por dos veces. Un efecto producido por las reiteradas ampliaciones de capital aprobadas para financiar la compra de Scottish Power (8.625 millones), Energy East (3.374 millones) y dar entrada al emirato de Qatar (2.100 millones). Hoy, Iberdrola vale en bolsa 50.000 millones y está entre las 10 energéticas más grandes del mundo.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios