tras la primera propuesta formal de Letterone

La banca de DIA rechaza el plan de Fridman para evitar provisiones por 1.300 millones

La primera reunión entre LetterOne y los cuatro principales acreedores del grupo de supermercados ha acabado con un portazo por parte del Santander, JP, Barclays y SocGen

Foto: Supermercado DIA. (Reuters)
Supermercado DIA. (Reuters)

Nuevo capítulo en la batalla por Distribuidora Internacional de Alimentación (DIA). Según han confirmado fuentes próximas a las negociaciones entre LetterOne y los acreedores, el plan de refinanciación propuesto por el fondo del magnate ruso Mikhail Fridman para sacar la compañía de la situación de insolvencia ha sido rechazado de pleno por Banco Santander, JP Morgan, Barclays y Société Générale, los cuatro grandes acreedores del grupo de supermercados.

Tal y como adelantó El Confidencial el pasado 7 de febrero, LetterOne ha transmitido a la banca por escrito que la única forma de sacar adelante DIA es dejar de pagar la deuda hasta 2022. Es decir, no hacer ninguna amortización de los 1.300 millones de euros que adeuda la compañía durante los próximos tres años. En otras palabras, conseguir una carencia de 36 meses para destinar la totalidad del dinero de la ampliación de capital a reestructurar el negocio y reinvertir en crecimiento.

Esta primera propuesta ha sido rechazada con dureza por las 14 entidades acreedoras puesto que, de aceptarla, les obligaría a tener que provisionar el crédito sindicado de 1.300 millones por orden del Banco Central Europeo (BCE), según explican fuentes cercanas a la primera reunión mantenida con LetterOne. Al no poder cobrarlo hasta 2022, el regulador europeo obligará a dotar el préstamo por las dudas que supondría su recuperación.

La banca prefiere el planteamiento propuesto por el consejo de administración, ya que el equipo directivo de DIA consiente en, a diferencia de LetterOne, destinar 300 de los 600 millones de euros de la ampliación de capital a reducir deuda. Además, la compañía se compromete a realizar pagos trimestrales del crédito a un tipo de interés que oscilará entre el 3 y el 4%, por lo que las entidades financieras no tendrán que hacer ninguna provisión por adelantado.

La única buena noticia para los acreedores tras la primera reunión es que, formalmente, Fridman no plantea ninguna quita oficial, como sí hizo en las conversaciones previas mantenidas en noviembre. Pero como la realidad es que pide una carencia de tres años, con la consiguiente obligación de dotar el riesgo, la solución propuesta por el inversor ruso equivale a una quita 'de facto'.

El portazo de la banca al fondo dirigido por Fridman no hace más que tensar la situación de la compañía, que ha convocado junta general de accionistas para el próximo 20 de marzo. Las partes tienen hasta ese día para alcanzar un acuerdo que rescate al grupo de su quiebra técnica, al tener en estos momentos fondos propios negativos por casi 190 millones de euros. Pero, de momento, las negociaciones entre Rothschild y Houlihan Lokey, en nombre del equipo directivo, y Goldman Sachs y PJT Partners, en el de LetterOne, no han sido fructíferas.

Todo lo contrario. La posibilidad de que Fridman concediese un préstamo participativo a DIA para restituir la solvencia, como se planteó en un principio, se ha descartado por el momento porque el inversor de origen ruso exige, a cambio y de inmediato, tomar la gestión de la compañía. Solo está dispuesto a aportar más dinero —ha apostado ya 700 millones, 600 de los cuales los ha perdido— si controla el consejo de administración y pone en práctica su plan de rescate, al que se opone la banca.

Así las cosas, la situación se encamina a un duelo entre los dos contendiente que se dilucidará el mismo día de la junta. Si el consejo consigue que más del 50% de los asistentes apoye su plan, la compañía se salvará y los acreedores cobrarán su deuda. De no ser así, la compañía seguirá en pie, pero los bancos deberán hacer un sacrificio de grandes dimensiones al tener que asumir las condiciones de Fridman. Por ello, el Santander, el que más riesgo tiene, está buscando puerta a puerta el voto favorable de los pequeños inversores, dueños del 20% del capital.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios