de unos 400 millones de euros

DIA y Fridman negocian un préstamo para rescatar el grupo y firmar la paz

Las dos partes se reunieron el pasado viernes para acercar posturas y evitar una guerra que podría llevar a la compañía al concurso de acreedores en apenas dos semanas y media

Foto: Acceso a un supermercado DIA. (Reuters)
Acceso a un supermercado DIA. (Reuters)

Las posturas entre el consejo de administración de Distribuidora Internacional de Alimentación (DIA) y LetterOne, el fondo dirigido por el magnate Mikhail Fridman, empiezan a acercarse. Según han confirmado fuentes financieras, tras el cruce de calificativos de la semana pasada, las dos partes se vieron las caras el pasado viernes para negociar una paz que, por encima de todo, garantice la viabilidad de la compañía a corto plazo.

Según han confirmado diversas fuentes, los asesores del consejo de DIA y los de LetterOne mantuvieron el pasado viernes la primera reunión para analizar los cuatro aspectos de la oferta pública de adquisición (opa) con los que discrepa el órgano de gobierno y por los que ya indicó que la propuesta del magnate ruso “no ofrece certeza sobre su ejecución efectiva ni sobre el momento de su implementación”. Y las posiciones parecen estar más cercanas de lo que indicaron las expresiones que utilizaron ambas partes en sus comunicados.

Rothschild y Houlihan Lokey, en nombre del consejo, y Goldman Sachs y PJT Partners, en el de LetterOne, mantuvieron el primer encuentro para resolver una de esas primeras incógnitas que para el equipo directivo es clave: que la opa no tiene en cuenta “las obligaciones de la empresa frente a sus acreedores ni sus vencimientos de deuda a corto plazo”. O lo que es lo mismo, que de no llegar a un acuerdo antes del 28 de febrero, fecha límite para proponer una ampliación de capital, DIA entrará en concurso de acreedores al tener fondos propios negativos, o en julio al no poder devolver 300 millones en bonos que vencen este verano.

La propuesta inicial que LetterOne ve con buenos ojos es la concesión de un préstamo participativo de unos 400 millones de euros que permitirían sacar al grupo de su situación actual de quiebra técnica —tiene un patrimonio negativo de 99,8 millones— y garantizar el pago a los inversores institucionales tenedores de los bonos. Este préstamo sería devuelto posteriormente por la compañía a LetterOne cuando llevase a cabo la ampliación de capital prevista de 600 millones que promueve el consejo y a la que se opone Fridman si no recupera previamente el control de la gestión.

Porque el millonario nacido en Ucrania y nacionalizado ruso e israelí solo quiere inyectar dinero en DIA si sus directivos —Stephan Ducharme, Karl-Heinz Holland y Sergio Dias— toman las riendas ejecutivas de la compañía, de cuyo consejo dimitieron el pasado mes de diciembre por desavenencias con los representantes de los accionistas independientes. Su opa está condicionada a dos factores.

El primero es que el órgano de gobierno retire la ampliación de capital que ha propuesto, hecho obligatorio que tiene que ser sometido a una junta general antes del 28 de febrero, al estar DIA en causa de disolución. Por tanto, antes de esa fecha, deberían alcanzar un acuerdo si quieren evitar que estalle la guerra, salvo que aparezca un nuevo inversor dispuesto a proponer una solución mejor para las partes.

Ronda con Morgan Stanley

El segundo es alcanzar un acuerdo con la banca acreedora para alargar los plazos de los vencimientos de los 1.400 millones que adeuda el grupo de supermercados. Pero este aspecto podría encarrilarse de forma más fácil, puesto que el consejo ya tiene el visto bueno de las entidades financieras para extender los pagos hasta 2023, como informó la semana pasada. Por ello, LetterOne podría adherirse a este pacto siempre y cuando no obligue a los bancos a aceptar ningún tipo de quita real o encubierta.

A la espera de que este acercamiento fructifique, Borja de la Cierva, consejero delegado de DIA, inicia hoy una ronda de presentaciones ante inversores para dar explicaciones de las cuentas del pasado año y del plan de recapitalización acordado para reflotar la sociedad. Los encuentros con los gestores de carteras van a ser coordinados con Morgan Stanley, que hace de embajador de este 'road show' y de garante de la ampliación de capital de 600 millones de euros.

De la Cierva estará esta semana entre Londres, París y Fráncfort para explicar los detalles de la reestructuración de DIA con el fin de convencer a los inversores para que, en caso de no llegar a un acuerdo previo con LetterOne, tener el mayor apoyo posible para la citada ampliación.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios