nueva normativa ifrs 16

La banca asume un golpe contable de 17.000 millones por el castigo a los alquileres

El 1 de enero entró en vigor una nueva norma internacional que penaliza contablemente los alquileres a largo plazo, algo que se notará en las ratios de solvencia de los grandes bancos

Foto: (EFE)
(EFE)

La banca no levanta cabeza. Cuando parecía que los reguladores iban a dar un respiro al sector en los requisitos de solvencia, ha irrumpido una nueva normativa internacional que castiga a las entidades. El pasado 1 de enero, entró en vigor la contabilidad internacional de los alquileres, IFRS 16, que en el caso de las entidades españolas supondrá un golpe financiero de 17.000 millones.

Este castigo se refleja en unos mayores activos ponderados por riesgo (APR), la cifra que se usa como denominador en la ratio de capital. Cuanto mayor es esta cifra, menor la solvencia de una entidad.

Hasta ahora, los alquileres operativos (sedes y oficinas en caso de los bancos) no tenían que reconocerse en el balance. De ahí que casi todas las entidades vendieran sus centros corporativos y lotes de sucursales al estallar la crisis, con los conocidos como 'sale and lease back' (venta con posterior alquiler). Con ello, mataron dos pájaros de un tiro: conseguir plusvalías en la operación y reducir los APR.

Efectos de IFRS 16

Desde el 1 de enero, los bancos —y resto de empresas del Ibex— tienen que contabilizar en su balance tanto los alquileres operativos como los financieros, engordando su cifra de APR y reduciendo el capital.

La entidad más afectada es Banco Santander, que anunció la semana pasada que su ratio de capital de máxima calidad se verá mermada en 20 puntos básicos, desde el 11,3% actual. Cuando el banco presidido por Ana Botín vendió todo el ladrillo de Popular a Blackstone, mejoró su ratio de capital en 17 puntos. El efecto se notará en las cuentas del primer trimestre de este año, que se conocerán a finales de abril. Esta bajada de la solvencia llega por un aumento de los APR del banco de algo más de 10.600 millones.

Si Santander quisiera volver a la ratio de capital anterior (11,3%) con este nuevo denominador, tendría que conseguir capital por casi 1.200 millones, ya fuera en el mercado u orgánicamente.

Este giro contable fue clave para que Santander decidiera pujar por la Ciudad Financiera en la subasta concursal (Marme Inversiones 2007), en la que está en guerra con los ganadores, Reuben Brothers. Hasta ahora, el banco pagaba una renta anual de 100 millones pero se beneficiaba a nivel de capital del 'sale and lease back'. Con IFRS 16, no hay mejora en solvencia y la recompra puede tener sentido en función del precio.

Junto a la venta de su sede, Santander también traspasó más de 1.000 oficinas a inversores internacionales (Uro Property) y más activos en filiales de otros países.

El impacto para BBVA es de 12 puntos básicos menos de capital (tiene un 11,3%) tras un aumento de los APR de 3.600 millones de euros. El grupo tendría que captar 420 millones para quedarse como antes.

El capital, en el foco

Los siguientes efectos anunciados son de CaixaBank, que pierde 10 puntos básicos (1.276 millones más de APR); Sabadell, que se deja 16 puntos básicos de solvencia (1.100 millones); Bankia, que reduce su capital en nueve puntos básicos (600 millones), y Bankinter, que pierde cuatro puntos básicos de solvencia (100 millones). Unicaja y Liberbank explicaron a analistas que su efecto es nulo.

La solvencia ha sido uno de los focos en los que más se han centrado analistas e inversores en la última ronda de presentación de resultados, en la que se ha castigado a la banca. Las entidades españolas tienen niveles inferiores de capital que en otros países europeos, por lo que este nuevo impacto no ayuda a ojos del mercado.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios