sigue el camino de otras entidades de la city

JP Morgan España se desvincula de Londres antes del Brexit y dependerá de Luxemburgo

El banco estadounidense traslada la matriz de su negocio de gestión de patrimonios desde UK al continente ante la cada vez más elevada incertidumbre política del Brexit

Foto: Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

La sucursal española de JP Morgan, el banco más grande del mundo por valor en bolsa, dejará de depender de Londres para empezar a reportar a Luxemburgo. El cambio se produce tanto en España como en el resto de sucursales europeas, ante la reestructuración en el viejo continente del grupo, que se produce en plena escalada de la incertidumbre política en el Reino Unido por el escenario cada vez más plausible de un Brexit duro. Un ejemplo más de los planes de contingencia del sector financiero sin abandonar todavía la City.

El gigante financiero estadounidense fusionó JP Morgan International Bank con JP Morgan Bank Luxembourg el pasado 25 de enero, con lo que el negocio de gestión de patrimonios que dirige Borja Astarloa desde la filial de España dependerá de una matriz dentro del espacio económico europeo, en este caso el Gran Ducado de Luxemburgo. Así, aleja cualquier problema derivado de la salida de Reino Unido de la Unión Europea.

Borja Astarloa, director de JP Morgan Banca Privada.
Borja Astarloa, director de JP Morgan Banca Privada.

El banco americano presidido por Jamie Dimon hace efectivo el traslado de toda una parte importante de operaciones comerciales de 'wealth management'. Desde JP Morgan España, no han hecho comentarios.

De hecho, este mismo martes, ha registrado el cambio de denominación social para pasar a llamarse JP Morgan Bank Luxembourg SA Sucursal en España. Este cambio, además, ha venido acompañado de algunas modificaciones de los estatutos sociales de la sociedad matriz, que históricamente había realizado sus operaciones para Europa desde la City londinense.

El movimiento es parte del plan de contingencia que la entidad financiera americana venía desarrollando para hacer frente al Brexit. La fusión de sus dos filiales bancarias en una le permite dar soporte a sus clientes sin problemas para estas empresas en todo el espacio económico europeo. La matriz luxemburguesa es un ente supervisado por el Banco Central Europeo (BCE), sostiene el propio banco. Los clientes, activos asociados y acuerdos legales han pasado a situarse en el continente tras disolver la filial que operaba desde la City para Europa. De hecho, el banco advierte al Registro Mercantil de que la matriz de Luxemburgo pasa a ser la sucursal con los mismos activos, pasivos y empleados.

Sigue la estela de otros bancos

No es el primer movimiento de este tipo. Grandes gestoras como M&G o Threadneedle Columbia, que tenían fondos OEIC (denominación británica, como los UCIT europeos), han movilizado 50.000 millones de euros hacia sicavs luxemburguesas para mantener el pasaporte europeo. Banco Sabadell, que compró en 2015 el británico TSB por más de 2.300 millones de euros, ha llevado a cabo planes para el peor escenario posible, que es el del Brexit sin acuerdo, cada vez más probable.

Asimismo, los grandes bancos globales —como JP Morgan— que han tenido durante décadas su base europea en Londres han llevado a cabo cambios. No dejan la City, pero sí pasan a depender menos de ella, por lo que pueda pasar. Credit Suisse, por ejemplo, está en proceso de trasladar en torno a 50 profesionales desde Londres a Madrid para centralizar en la capital española la gestión de altos patrimonios españoles y latinoamericanos. Los planes del gigante suizo pasan por añadir como ubicaciones clave junto a Londres y Zúrich las ciudades de Madrid y Fráncfort, en este último caso para los clientes europeos.

Un portavoz de Credit Suisse aseguró a este medio que Londres seguirá siendo importante para la entidad. Ninguna quiere abandonar la City, pese a los intentos de diversas ciudades por atraer de forma masiva bancos y empresas de servicios financieros aprovechando el Brexit. Así lo hizo Madrid con la contratación de Daniel Lacalle como asesor, mientras que la CNMV llevó a cabo un plan que, según el propio organismo, se vio lastrado por la incertidumbre política en Cataluña. En cualquier caso, la dinámica es reducir los equipos en Londres para desplegarlos en ciudades como Fráncfort, Luxemburgo, Dublín o Madrid. Así lo han manifestado en los últimos meses gigantes como Citigroup, Bank of America Merrill Lynch, Goldman Sachs o Deutsche Bank.

Además de bancos, otras empresas españolas han decidido trasladar sus activos de Reino Unido a una zona de la Unión Europea de baja tributación. Este es el caso de Ferrovial, que decidió trasladar su estructura directiva de 'holding' internacional desde Oxford a Ámsterdam (Holanda) para protegerse del Brexit y mantener sus sociedades bajo legislación europea. Máxime después del contundente rechazo en el Parlamento británico del plan que la 'premier' británica, Theresa May, acordó con Bruselas.

Una situación que ha puesto el Brexit en un plano de máxima incertidumbre ante el que determinadas empresas están sufriendo serios apuros, cuando la teoría dice que en marzo debe consumarse el divorcio. Este es el caso de Iberia, cuya matriz, IAG, se encuentra en Reino Unido y eso le está generando problemas para que Bruselas reconozca sus derechos para operar dentro de la Unión Europea con plenas garantías, como viene haciendo hasta ahora. El problema está obligando a movimientos políticos de primer orden con negociaciones entre el Gobierno comunitario y el Ejecutivo de Pedro Sánchez. El Brexit está obligando a tomar decisiones estratégicas a los poderosos, incluso a los bancos más influyentes del mundo.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios