Tras la petición del gobierno español

Bruselas sopesa dar una prórroga a Iberia, pero exige cambios en el accionariado

La Comisión Europea sopesará una prórroga para que Iberia tenga algo más de tiempo para cumplir estrictamente con las normas europeas: el 50,1% de la aerolínea

Foto: Un avión de Iberia, en el aeropuerto de Barajas. (Iberia)
Un avión de Iberia, en el aeropuerto de Barajas. (Iberia)

La Comisión Europea sopesará conceder una prórroga para que Iberia tenga algo de más tiempo para cumplir estrictamente con las normas europeas: la empresa deberá estar “controlada y poseída” por capital comunitario. De ello dependen los derechos de vuelo de la aerolínea. “Tiene que haber un cambio en el accionariado de la compañía, si se dan unos meses de margen, eso está por ver”, señala a El Confidencial una alta fuente comunitaria.

Tal y como publicó la semana pasada este diario, el Ejecutivo comunitario tiene sobre la mesa una petición del Gobierno español: un tiempo muerto para que la aerolínea española pueda garantizar su españolidad si finalmente hay un Brexit duro el 30 de marzo. Para el Ejecutivo de Pedro Sánchez, es clave que la empresa no deje de funcionar, tanto para asegurar la conectividad dentro de España como también en vuelos dentro de la Unión Europea. Por ello, intenta transmitir a Bruselas la necesidad de tener en cuenta el impacto que podría tener dejar los aviones de Iberia en tierra.

De la concesión de esa prórroga y de los cambios en la composición accionarial depende que Iberia pierda sus derechos de vuelo en la UE. Si finalmente el Reino Unido sale el 30 de marzo del club comunitario sin un acuerdo con Bruselas, la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) deberá decidir si retira o no los derechos de vuelo. Y en opinión de la Comisión Europea, si las cosas siguen como están, debería hacer lo primero.

En ese caso, los aviones de la aerolínea española no podrían despegar salvo si es para volar desde y a territorio británico, uno de los "servicios mínimos" garantizados por la Comisión Europea en el área de Transporte.

Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Normas europeas

Solo hay una forma de evitar que Iberia no pueda despegar tras el Brexit: que Iberia esté “controlada y poseída” por capital comunitario, y para ello hace falta que más del 50% del accionariado esté controlado por inversores de la UE. Así son las reglas de la Unión Europea, y Bruselas quiere que se cumplan a rajatabla cuando llegue la desconexión. Por eso Violet Bulc, comisaria de Transporte, pidió a todas las capitales que a principios de febrero enviaran a la capital comunitaria sus decisiones respecto a las licencias de las aerolíneas. Los técnicos del Ejecutivo comunitario valorarían después si las licencias aceptadas cumplen con el requisito europeo.

Pero ningún caso es tan complejo como el de Iberia. Los derechos de voto de la compañía sí están en manos europeas, en concreto el 50,01% es de Garanair, una sociedad de El Corte Inglés. Pero a la Comisión Europea no le vale con los derechos de voto, porque eso no cumple con su fórmula “poseer y controlar”. Y eso es porque la mayoría de derechos económicos de Iberia son de IAG, el grupo que surgió tras su fusión con British Airways y que está controlado por Qatar Airways, las gestoras americanas Capital Group y BlackRock, así como el británico Standard Life Aberdeen.

Foto: EFE.
Foto: EFE.

Aunque los contactos entre Bruselas y el Ministerio de Fomento son continuos, estos aumentaron de intensidad hace unos 10 días para allanar el camino de un problema que está en la agenda de asuntos urgentes del Gobierno español. El 18 de enero, María José Rallo del Olmo, secretaria general de Transporte del ministerio, mantuvo un encuentro con altos cargos de la Dirección General de Transporte de la Comisión Europea.

Será la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) la que tendrá que expedir la licencia a Iberia, pero para hacerlo antes el ministerio tiene que asegurar el terreno para evitar que Bruselas dé marcha atrás en sus planes o incluso abra un procedimiento de infracción.

El Ejecutivo comunitario ha insistido hasta ahora en que no mirará hacia otro lado y que las normas son estrictas y claras. No solo eso: la Comisión Europea ha advertido en numerosas ocasiones y desde hace mucho tiempo de la necesidad de poner en marcha preparativos para el peor escenario.

De hecho, en una comunicación enviada por el Ejecutivo comunitario a las capitales el pasado noviembre, Bruselas señala que los planes de contingencia de los países, que España pretende desvelar en las próximas semanas, “no pueden poner remedio a los retrasos que podrían haberse evitado a través de las medidas de contingencia y medidas tomadas a su tiempo por las partes interesadas”, un claro llamamiento a que los países no resuelvan a través de sus medidas de prevención la falta de preparación de las empresas.

La incertidumbre que rodea a Iberia preocupa, y mucho, al sector turístico. Gabriel Escarrer, que ahora es presidente de la patronal Exceltur (Alianza para la Excelencia Turística), teme que España pueda llegar a perder al 20% de los turistas británicos, unos 3,6 millones en total.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios