La operación es al margen de la farmacéutica

Los Grifols se unen a la promotora Corp para crear el mayor grupo de vivienda de alquiler

Con una inversión de 230 millones, la nueva sociedad levantará 2.500 viviendas de alquiler en el área de Barcelona en tres años, la mitad de ellas en la mismísima capital catalana

Foto: Los consejeros delegados de Grifols, Raimon Grifols Roura (i) y Víctor Grifols Deu. (Reuters)
Los consejeros delegados de Grifols, Raimon Grifols Roura (i) y Víctor Grifols Deu. (Reuters)

Después de dos pequeños tanteos en el sector, los Grifols entran en el inmobiliario a lo grande. Lo hacen para crear la mayor promotora de vivienda de alquiler de España. A través de la sociedad Scranton, que controla la familia Grifols y un grupo de exdirectivos de la farmacéutica, se asocian con la promotora catalana Corp Promotors para constituir un grupo que construya 2.500 viviendas de alquiler en el área de Barcelona en tres años, según explican fuentes del sector inmobiliario conocedoras de los planes del grupo, que prevén para ello una inversión de 230 millones de euros en esta operación.

Esta alianza corporativa la realiza la sociedad Scranton y no involucra a Grifols como compañía, la cual queda al margen. Pero ya hace mucho tiempo que el éxito de Grifols repercute en sus accionistas. La firma holandesa Scranton, propietaria del 8,67% de Grifols, está movilizando inversiones en otros sectores con los beneficios obtenidos en la empresa que lleva el nombre de la familia.

Portavoces de Corp han declinado hacer declaraciones al respecto. Pero otras fuentes financieras conocedoras del proyecto explican que Scranton y Corp crearán una sociedad conjunta, en la que Scranton tendrá el 66% y Corp mantendrá el 34%. Corp aporta el suelo, con activos como los terrenos de Rambla Guipúzcoa, Bonaplata o Can Batlló II, junto a la Gran Vía; todos ellos en la capital catalana. Y los Grifols los fondos para construir en ese suelo. Fuentes del sector inmobiliario apuntan a que la mitad de estas 2.500 viviendas se levantará en la ciudad de Barcelona y el resto en ciudades cercanas como los solares de Torreblanca en Sant Just Desvern o también en urbes como L’Hospitalet, Badalona o Terrassa, por poner algunos ejemplos.

Corp Promotors fue creada por dos socios que dejaron un negocio de discotecas en Mataró para entrar en el sector inmobiliario hace una década, justo en los años de la crisis inmobiliaria, cuando prácticamente todos los promotores de Barcelona habían abandonado la actividad al quedarse sin crédito bancario. Estos dos socios son Pedro Molina Porras y Pau Castro Sáez. Según consta en las cuentas consolidadas del grupo depositadas en el Registro Mercantil, Corp Promotors factura 99,8 millones de euros y ganó más de siete millones en 2017. El valor en libro de los solares del grupo sumaba 209 millones pero no todos ellos participarán en la operación con los Grifols.

Los Grifols y sus socios han detectado la situación de emergencia habitacional que vive Barcelona, con una alarmante falta de promociones y han entrado en búsqueda de rentabilidad en un momento en que a los inversores les sobran fondos pero faltan activos. Scranton tiene tal capacidad financiera que antes de final de año compró a la propia Grifols dos compañías de plasma por 537 millones de euros, una manera sofisticada de hacer de banqueros de su propio grupo farmacéutico y obtener así una rentabilidad muy superior que la que lograrían colocando ese mismo dinero en deuda pública.

Nuevo jugador

A través de su alianza con Corp, los Grifols aspiran a convertirse en uno de los grandes jugadores del sector inmobiliario español. Según el plan de negocio preparado por los socios, cuando dentro de tres años la nueva sociedad patrimonial esté operando a pleno rendimiento podría estar valorada en 1.000 millones y con activos en renta que la convertirán para los inversores en una especie de gran bono de alto rendimiento.

Corp Promotors destaca por ser una de las grandes propietarias de suelo en la capital catalana pero su endeudamiento se ha doblado durante el año 2017

Esto es posible porque Corp es uno de los grandes propietarios de suelo en este momento en el área de Barcelona. Pero con tantos proyectos en marcha el grupo se encuentra muy endeudado. En sus cuentas refleja deudas de 142 millones al cierre de 2017, cuando un año antes eran la mitad. Los socios de Corp llevaban un año intentando vender su promotora de manera total o parcial, según apuntan fuentes del sector inmobiliario. Ahora, con su nuevo socio, podrán abandonar estos planes y entrar en otra fase de su vida corporativa.

Pasos previos

Los Grifols ya habían dado pequeños pasos en el sector inmobiliario, pero nada que ver con el nuevo acuerdo. Habían financiado a Corp en la compra de la antigua sede de Puig en Travessera de Gràcia para hacer 21 viviendas de lujo. También compraron los bajos de Francesc Macià, 10 (un edificio de pisos de lujo) por 50 millones de euros. Esta última operación la hicieron a través de una socimi, Centurion Real Estate, que está participada por Scranton en un 100%.

Centurion Real Estate también es la propietaria de los edificios corporativos de Grifols, que le abona un alquiler. Tanto en Barcelona, la antigua sede de la calle Jesús y María, como en Sant Cugat, donde la multinacional ocupa tres edificios de oficinas.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios