Tensión entre los analistas por la tecnología

Grifols salva un mal año bursátil gracias a sus avances para tratar el Alzheimer

La situación de un año marcado por las caídas cambió con la publicación del estudio AMBAR, el programa en el que Grifols lleva años trabajando para tratar la enfermedad de Alzheimer

Foto: Foto de archivo de la junta general de accionistas de Grifols. (Reuters)
Foto de archivo de la junta general de accionistas de Grifols. (Reuters)

Grifols ha salvado un mal año bursátil gracias a sus avances en el Alzheimer, un área en la que lleva años investigando con buenos resultados, tal y como ya adelantó El Confidencial. Este fin de semana la compañía detalló que los resultados de ensayos clínicos ralentizaban el avance de la enfermedad en el 61% de los casos, lo que se considera una mejora significativa para estos enfermos, siempre que se produzca un detección precoz de la enfermedad y que el estado del avance de la enfermedad en el paciente sea moderado. Al hacerse públicos los resultados la compañía se disparó en bolsa, lo que ha servido para corregir un mal ejercicio en el parqué.

Grifols había arrancado el año a 24,66 euros por acción. Pero este 2018 diversos analistas, entre ellos Morgan Stanley, empezaron a advertir que una nueva tecnología denominada anti-FcRn, actualmente en fase de pruebas, iba a dejar obsoleta el grueso del negocio de la empresa de la familia Grifols, la que está centrada en la generación inmunoglobina, uno de los productos estrellas de su división de Biociencia, la principal del grupo. El 9 de octubre Grifols se colocó en mínimos: 21,86 euros el título: una caída de del 11,3% entre uno accionistas que están habituados a compararse con Inditex.

La situación cambió de manera radical con la publicación del estudio AMBAR, el programa en el que Grifols lleva años trabajando para tratar el Alzheimer. No se trata de una cura. Y depende mucho de la detección precoz de la enfermedad. De hecho, hasta ahora, Grifols había mantenido sus avances en este campo limitado a publicaciones científicas, precisamente para no generar falsas expectativas en miles de enfermos y en sus familiares.

La situación cambió con la publicación del estudio AMBAR, el programa en el que Grifols lleva años trabajando para tratar el Alzheimer


Tras el anuncio, la acción se ha recuperado de manera notable y ha cerrado esta corta semana por encima de los 25 euros. Con lo que en lo que respecta a este año el valor del título se volvería a poner en positivo. Sin embargo, ni el impacto de esta investigación sobre el Alzheimer se verá a corto plazo en los resultados de la empresa, ni tampoco el impacto de la nueva tecnología sobre los tratamientos inmunológicos impactará en las cuentas de Grifols hasta el año 2021, como muy pronto. Así que la incidencia en bolsa sólo muestra los intentos de los mercados de adelantarse a los acontecimientos.

El estudio en sí

El tratamiento del estudio AMBAR no cura la enfermedad, pero frena su avance en aquellos caso de detección precoz, según señala la empresa. “La combinación de la extracción de plasma mediante plasmaféresis (una técnica consolidada y segura en la que se basa el recambio plasmático) y su sustitución con albúmina Albutein ® 20% (una proteína plasmática bien tolerada y con múltiples propiedades terapéuticas) ha demostrado una significativa ralentización de la progresión de la enfermedad en los pacientes en estadio moderado, ofreciendo una posible nueva vía de tratamiento contra el Alzhéimer”, señaló Grifols en su comunicado oficial.

El tratamiento impulsado por Grifols sólo consigue mejorar en los enfermos con un nivel moderado de Alzheimer, los casos leves necesitan más tiempo

Atendiendo a la severidad de la enfermedad, los resultados obtenidos no sugieren ninguna modificación en la progresión de la enfermedad en los pacientes con Alzhéimer leve, por lo que estos resultados sugieren que se necesitaría más tiempo para observar la progresión de la enfermedad en un estadio más leve y en este sentido los resultados no serían determinantes para este segmento de población.

Por el contrario, los pacientes tratados en estadio moderado mostraron una progresión un 61% más lenta en comparación con el grupo de control (placebo) en las escalas comúnmente aceptadas por la profesión médica. Además, el análisis de la población de pacientes tratados con recambio plasmático también mostró significación estadística en los tres grupos de tratamiento conforme a estas escalas, según ha asegurado la compañía.

Futuros resultados

El próximo 5 de noviembre, la semana que viene, Grifols presenta los resultados del tercer trimestre. La empresa que codirigen Víctor Grifols hijo y su tío Raimon Grifols lleva tiempo potenciando otras divisiones como la de diagnóstico y diversificando su actividad.

En el primer semestre de este año, Grifols ganó 319 millones de euros en el primer semestre del año, un 14,8% más que en el mismo período de 2017. Pero los ingresos estuvieron muy debajo de lo esperado por los analistas: fueron solo 2.120 millones, un 3,3% menos en los seis primeros meses del año pasado, una caída provocada en buena parte por el tipo de cambio.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios