Los 'windfall profits', en el punto de mira

Iberdrola difumina sus beneficios en España en pleno jaque del Gobierno a la hidráulica

Destaca "la peor evolución de España" y subraya que "reduce sus resultados" en el área de Generación y Clientes. Sin embargo, obvia la fuerte mejora de ingresos procedentes de las plantas hidroeléctricas

Foto: Foto de archivo de un desembalse de agua en un pantano. (EFE)
Foto de archivo de un desembalse de agua en un pantano. (EFE)

Iberdrola trata de disimular sus mejores resultados en España este 2018 con respecto al año anterior en plena ofensiva del Gobierno, que ha manifestado su intención de recortar la retribución tanto de la hidráulica como de la nuclear en el acuerdo de Presupuestos firmado con Unidos Podemos.

Así, la compañía destacaba este miércoles "la buena marcha del negocio internacional, que contrasta con la peor evolución en España". Según explica la eléctrica presidida por Ignacio Sánchez Galán, "el área de Generación y Clientes en España, cuya posición neta es compradora de energía al tener más mercado que generación propia, reduce sus resultados en un entorno de mayores precios en el mercado mayorista y de subida de las materias primas y de los derechos de emisión de CO2".

No obstante, para conocer la situación de la compañía en España en el conjunto de su negocio de generación y clientes, hay que añadir el beneficio de la hidráulica, ya que Iberdrola contabiliza sus ingresos desde el pasado 1 de enero fuera de esta área de negocio. Fuentes del mercado señalan que no es más que un cambio contable, ya que sigue siendo parte de su negocio liberalizado en España.

Si se suma la generación renovable en territorio nacional al negocio de generación y clientes en España, los resultados de 2018 son mejores que los de 2017 hasta septiembre en 65 millones de euros, un 14% más. De algo más de 434 millones de euros se incrementan hasta casi 500 millones.

Sede de Iberdrola. (Reuters)
Sede de Iberdrola. (Reuters)

Cabe destacar que el área de renovables donde incluye la generación hidráulica ha mejorado en España en los primeros nueve meses del año un 217%, debido fundamentalmente al mejor desempeño de las plantas que producen con agua, que han generado un 70% más que en el ejercicio anterior y a unos precios medios de 'pool' o mercado mayorista más elevados. Bien es cierto que mejorar 2017 no era complicado, ya que fue el peor año por el bajo nivel de hidraulicidad.

Pese a ello, las cuentas de la eléctrica reflejan que Generación y Clientes España ganó en los nueve primeros meses de este año 201,2 millones de euros, frente a los 297,4 millones que ganó en 2017. En este aspecto, la multinacional con sede en Bilbao pone el foco en la peor evolución del resultado operativo, que aun sin tener en cuenta la generación hidráulica solo ha cedido un 1,2%.

Además, la diferencia clave entre 2017 y 2018 no viene de la parte operativa (la salud del negocio) sino de un mayor coste este año de amortizaciones y provisiones, y un impuesto de sociedades que ha sido de casi el doble que hace un año debido a un efecto positivo extraordinario en 2017. Es decir, cuestiones puntuales y no estructurales que no tienen que ver con la evolución del negocio.

La propia empresa hace hincapié en que reduce sus resultados, ya que Generación y Clientes España cuenta con una posición compradora neta (tiene que comprar más energía para sus clientes, ya que no le alcanza con lo que produce) en un entorno de mayores precios en el mercado mayorista y de subida de las materias primas y de los derechos de CO2.

Esta descompensación afecta mucho menos en cualquier caso este año, ya que en 2018 ha logrado producir un 13% más de energía: 43.710 GWh frente a los 38.673 de hace un año. Además, en este ejercicio tiene menos clientes que atender. Concretamente, Iberdrola ha rebajado su masa de consumidores de 10.172.729 clientes a 10.134.682 usuarios.

Sin embargo, obvia que esos mayores precios del 'pool' que sufre una pequeña parte de su comercialización quedan más que compensados con la generación hidráulica, que está fuera del perímetro analizado, ya que la hidroeléctrica logra mayores ingresos en la medida en que el CO2 y las materias primas suben, y son el subyacente que marca el precio del mercado eléctrico.

Precisamente esta es la cuestión clave en la que ha puesto el foco el Gobierno, que pretende recortar lo que ellos denominan 'windfall profits' o beneficios caídos del cielo. Una sobrerretribución para el Gobierno y Unidos Podemos, que entienden que Iberdrola se beneficia de vender a un precio muy superior a su coste de generación. Una afirmación que tanto Iberdrola como Endesa, propietarias de casi toda la hidráulica y nuclear en España, rechazan.

No en vano, el presidente de la eléctrica, Sánchez Galán, quiso remarcar ante los analistas este miércoles que aún tiene 4.800 millones de euros por amortizar en el caso de las hidroeléctricas y otros 3.200 millones de euros en las nucleares, en un claro mensaje al Gobierno, que le acusa de tener estos activos totalmente amortizados y por los que cree que percibe sobrerretribuciones que no le corresponden. En esta línea, Galán comentó que Iberdrola Generación Nuclear está en pérdidas y la hidráulica también cayó en números rojos el año pasado después de la fuerte carga impositiva que acarrean ambas tecnologías.

La pelea entre las empresas y el regulador sigue con las espadas en todo lo alto.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios