un 50% peor que cualquiEr año de la última década

Iberdrola registra su peor resultado de la era Galán en el negocio no regulado de España

La compañía obtiene un beneficio neto en el segmento Generación y Clientes de 274 millones de euros, la cifra más baja desde al menos 1999. Gana 400 M menos que en los últimos años

Foto: El presidente de Iberdrola, Ignacio Sanchéz Galán, al inicio de la junta general de accionistas de Iberdrola. (EFE)
El presidente de Iberdrola, Ignacio Sanchéz Galán, al inicio de la junta general de accionistas de Iberdrola. (EFE)

El negocio liberalizado de Iberdrola en España (Generación y Clientes) se ha derrumbado en 2017 hasta su peor registro desde al menos 1999*, dos años antes de la llegada del actual presidente ejecutivo, Ignacio Sánchez Galán, que recaló como consejero delegado de la eléctrica en 2001.

El beneficio neto de la compañía en este segmento (aportaba antes de 2017 en torno al 20% de las ganancias y el ebitda global de Iberdrola) se ha hundido hasta los 274,8 millones de euros. Esto es un 50% menos que el resultado registrado desde hace 10 años. De hecho, en la década actual siempre ha estado por encima de los 600 millones (ver tabla).

En términos de ebitda, Generación y Clientes se ha quedado unos 600 millones por debajo de lo visto desde 2008, año en que se liberalizó la comercialización: en 2017 ha bajado a 902 millones de euros, cuando suele rondar los 1.500 millones.

Estos débiles números, lejos de lo previsto por la compañía, no han pasado desapercibidos para los inversores. Iberdrola retrocedía un 4,1% este miércoles, tras presentar sus cuentas, con lo que se ha convertido en la compañía más bajista del Ibex 35 en la sesión. Ni el aumento del dividendo ni su plan de 32.000 millones en inversiones hasta 2022 han frenado la sangría bursátil.

Iberdrola ha explicado a los analistas que el impacto negativo sufrido en sus cuentas viene motivado por la "baja hidraulicidad" registrada en España (-47%) en 2017. Esto es especialmente dañino para la eléctrica que cuenta con más potencia hidráulica instalada en el país, casi 10.000 MW. Aunque 2017 ha sido el año con menor desempeño hidráulico desde 1990, España vivió otros ejercicios, como 2012 o 2005, en que la situación de sequía dejó registros de hidraulicidad similares.

Déficit entre generación y comercialización

La diferencia fundamental en la actualidad, comentan fuentes expertas, es la situación de la comercialización. Con una competencia mucho más dinámica que en el pasado, Iberdrola y el resto de grandes eléctricas están lanzando ofertas agresivas para tratar de captar clientes y retener a los actuales. En este punto, cabe destacar que tanto Endesa como Iberdrola, las eléctricas con mayor número de clientes en España (en torno a 10 millones), llevan tres años perdiendo usuarios que se van a otras compañías. De ahí que los altos precios de generación de 2017, junto a la menor cantidad de electricidad disponible por el bajo desempeño de la hidráulica que obliga a producir con otras tecnologías más caras, hayan hecho saltar por los aires esta parte del negocio.

Algo similar, aunque en volúmenes muy inferiores, le ha sucedido a Gas Natural Fenosa, que ha cerrado con los resultados más pobres de una década. El ex consejero delegado de la firma Rafael Villaseca explicaba recientemente que hasta finales del año pasado las compañías no trasladaron a los clientes los costes de generación en que estaban incurriendo para tratar de mantener su cuota de mercado.

Compensa con su diversificación

Pese al duro varapalo sufrido en España, Iberdrola ha logrado un beneficio global de 2.804 millones, superior al de 2016. Los malos números de 2017 en España se compensan con varias partidas extraordinarias de las que se ha valido. Fundamentalmente, la reforma fiscal de Donald Trump, pero también la plusvalía por la venta de Gamesa y la integración de NeoEnergía en Brasil. Estas tres partidas le han reportado unos beneficios extra de 1.544 millones de euros.

Presentación de resultados 2017. (Fuente: Iberdrola)
Presentación de resultados 2017. (Fuente: Iberdrola)

No obstante, además de tapar el agujero operativo de España, Iberdrola ha destinado casi el 100% de esta cantidad a sanear otros frentes.

Concretamente, ha sufrido impactos negativos por las tormentas en EEUU, la sequía española, el negocio liberalizado en Reino Unido, las provisiones para el plan de eficiencia (prejubilaciones, etc.), las pérdidas de su división de ingeniería y los activos de gas en Norteamérica, además de la recontabilización a la baja de sus activos de renovables en EEUU.

*No hay datos públicos desagregados por áreas de negocio más allá de los últimos 18 años.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios