El complejo de cajasol ha costado 320 millones

CaixaBank escucha ofertas por Torre Sevilla a partir de 265 millones

El banco, que ha terminado en los últimos seis años la construcción del único rascacielos de la ciudad y un centro comercial ocupados hoy al 100%, prosigue así con sus desinversiones

Foto: Vista de Torre Sevilla desde el área que ocupa el centro comercial. (EFE)
Vista de Torre Sevilla desde el área que ocupa el centro comercial. (EFE)

CaixaBank moviendo fichas. Tras salir del capital de Repsol y no acudir a la ampliación de Deoleo, la compañía ya trabaja en la venta del complejo Torre Sevilla. Hablamos del mayor proceso individual de venta de un activo inmobiliario del sur de España, según cuatro fuentes empresariales y financieras conocedoras de una operación que ya suena con fuerza en el mercado.

Este rascacielos cuenta con 77.000 metros cuadrados distribuidos entre 37 plantas para oficinas (50.000) y el centro comercial (26.700). Respecto al precio de partida, la entidad dirigida por Gonzalo Gortázar arranca en 265 millones de euros el precio de salida, aunque desde CaixaBank afirman que no se ha iniciado la venta del complejo, aunque reconoce que se trata de un activo "no estratégico" y que hay fondos interesados.

El centro comercial se inuaguró este septiembre con todo su espacio ocupado, destacando la implantación del primero de los dos Primark con que contará Sevilla. Los precios por metro cuadrado están entre 35-40 euros, niveles de mercado. El rascacielos, por su parte, tiene las 18 plantas destinadas a oficinas alquiladas, aunque a un precio de 15 euros por metro cuadrado sin comunidad. Los inquilinos del edificio son la Cámara de Comercio de Sevilla, Deloitte, las tecnológicas Chakray, Everis, Active Business & Technology y Optima, también Hotusa, que ocupa 19 plantas con un hotel. La propia CaixaBank tiene varias filiales y servicios en varias plantas.

El apetito de los fondos inmobiliarios por oportunidades sigue presente en el mercado español. "Desde luego, por encima de 100 millones por operación, como es el caso, solo pueden estar interesados grandes inversores extranjeros. Esta es la mayor operación de Madrid para abajo, en Málaga y Costa del Sol no hay nada igual, ni por tipo de activo ni por precio de salida", explican las fuentes consultadas.

La transacción, que está en una fase inicial, supondrá el siguiente hito en la historia de un edificio moderno y controvertido pero que ha acabado cuajando en una ciudad muy apegada a sus iconos tradicionales, como la Giralda o la Torre del Oro. Promovido inicialmente por Cajasol para hacer realidad un anhelo del entonces alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez, la absorción de esta caja (ya integrada en Banca Cívica) por CaixaBank en 2012 dejó en manos de la entidad catalana un complejo a medio construir en el que ya se habían gastado unos 210 millones.

Coste total de 320 millones

En esa cifra se incluía el precio del suelo (Cajasol compró la pasada década el 50% que no poseía al promotor local José Antonio Sáenz y a la firma local Ayesa, otro de los hoy inquilinos de la torre) y el coste de las primeras obras. La llegada a la alcaldía del PP —a través de Juan Ignacio Zoido— en 2011 generó dudas sobre el futuro del complejo, ya que la Unesco venía advirtiendo de que su construcción amenazaba la declaración del centro histórico de Sevilla como Patrimonio de la Humanidad. Algo que no ocurrió y que se unió al respaldo final de Zoido para que se terminaran las obras.

Ubicado en el extremo sur de lo que fue el recinto de la Expo92, CaixaBank le ha inyectado en estos últimos seis años 110 millones, hasta alcanzar un coste de 320 millones. El rascacielos se inauguró en 2016 y dos años después, y con la torre ya colmatada de arrendatarios, el centro comercial. La entidad financiera solo retendría el Caixaforum, ubicado en los bajos del centro comercial y abierto oficialmente en 2017.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios