El grupo se la llevó con la crisis soberanista de hace un año

Agbar lleva de vuelta su sede a Barcelona

En un escueto comunicado, la compañía justifica que cuando se llevaron la sede ya se adelantó que era “una medida que entonces ya se anunció que era de carácter temporal"

Foto: El presidente ejecutivo de Agbar, Ángel Simón. (EFE)
El presidente ejecutivo de Agbar, Ángel Simón. (EFE)

Abgar ha vuelto a traer la sede social de la empresa a Barcelona. Así lo ha informado en un comunicado. Esta es la primera empresa vinculada al grupo La Caixa que regresa después de la estampida de grandes compañías que dejaron la sede en la crisis política catalana de octubre del año pasado. La compañía es filial del gigante francés de servicios Suez Environnement.

El presidente de Agbar es el directivo Ángel Simón, una de las persona de confianza del presidente de la Fundación la Caixa, Isidre Fainé. Además, Agbar y el 'holding' de La Caixa Criteria son socios en la sociedad mixta Aigües de Barcelona, que da el servicio a la capital catalana y a una treintena de municipios del área metropolitana.

En un escueto comunicado, la compañía justifica que cuando se llevaron la sede ya se adelantó que era “una medida que entonces ya se anunció que era de carácter temporal con el objetivo de preservar la seguridad jurídica de los inversionistas y la protección de los intereses de sus trabajadores, clientes y proveedores”.

También se señala que el cambio de sede no ha afectado a la compañía en Cataluña y que “las inversiones planificadas se han ejecutado en los plazos previstos, reafirmando así el compromiso que el grupo mantiene históricamente con cada uno de nuestros usuarios”.

El consejo de Abgar ya analizó la situación política antes del verano y se decantó por volver a la capital catalana, donde tiene el grueso de su personal y de su gestión operativa.

Agbar, además, está sumida en un fuerte pulso político con el Ayuntamiento de Barcelona. Ada Colau quiere remunicipalizar el servicio de agua y la compañía se opone. El movimiento de volver a traer la sede se produce seis meses antes de la municipales.

Hace unos meses, la 'consellera' Elsa Artadi inició una ronda de entrevistas para intentar que las empresas que se habían llevado la sede volviesen a Barcelona. El vicepresidente económico, Pere Aragonès, también había hecho lo propio por su lado. Fuentes conocedoras de estos contactos han desvelado que los bancos —CaixaBank, Banco Sabadell—, por razones obvias, no volverán, pero que algunas grandes compañías se abrieron a esta posibilidad en caso de un entorno político más estable.

Hoy mismo, la propia Artadi ha hecho una renuncia más o menos tácita de la unilateralidad como fórmula política apostando por el diálogo y por buscar para Cataluña una salida negociada. La 'tercera vía' demonizada por el independentismo, pero que siempre ha sido lo que han defendido los empresarios catalanes, desde el Círculo de Economía hasta las patronales.

Más a la espera

Otras compañías podrían estar pensando en volver a Cataluña si la situación política se estabiliza. En su primera junta en Madrid el pasado mes de junio, el presidente de la antigua Gas Natural, Naturgy, Francisco Reynés, ya declaró al respecto de la sede: “No hay nada para siempre, como me decía mi padre. Yo no voy a aseverar que nada es para siempre”.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
24 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios