Springwater, acorralado: la Audiencia falla que cometió fraude con el cierre de Delion
  1. Empresas
confirma que es un grupo laboral

Springwater, acorralado: la Audiencia falla que cometió fraude con el cierre de Delion

La sentencia considera que el fondo debe responder como un grupo laboral, lo que significa que Gruschka tiene que asumir las responsabilidades de la liquidación

placeholder Foto: Martin Gruschka, fundador de Springwater.
Martin Gruschka, fundador de Springwater.

La Sala de lo Social de la Audiencia Nacional ha dado un duro revés a los intereses de Springwater, el fondo dirigido por Martin Gruschka, al impugnar el despido colectivo ejecutado en Delion, una decisión que en su día costó el puesto de trabajo a más de 200 personas. La sentencia, emitida el 16 de mayo, considera que el cierre de la empresa fue un "fraude" en el que Gruschka, como administrador único, actuó como "instigador principal". El fallo consolida además que los tribunales españoles reconocen al universo Springwater como grupo laboral, lo que podría tener consecuencias con el resto de empresas liquidadas. La decisión corona el rosario de fallos emitidos por los tribunales del País Vasco en los que se empezó a reconocer la responsabilidad solidaria del fondo en la liquidación de empresas como Unipapel.

Desde Comisiones Obreras (CCOO), el sindicato que llevó el caso a los tribunales, aseguran que los jueces les han dado la razón en todo lo que exigían. "Lo que viene a decir la sentencia", valora Raúl Olmos, secretario de acción sindical de servicios a la ciudadanía, "es que la venta fue un artificio para eludir hacerse cargo de las responsabilidades". "El reconocimiento del grupo", continúa, "es lo más importante, porque reconoce la responsabilidad de todas las empresas [bajo el paraguas de Springwater] en el fraude de la venta. En definitiva, lo que nosotros decíamos que había pasado es lo que ha confirmado la AN".

Los jueces subrayan en la sentencia que Springwater vendió "artificiosamente" las participaciones sociales de Delion "a una empresa con un capital social de 3.000 euros", que a su vez "vendió sus participaciones a otra empresa con el mismo capital social, sin cumplir ninguna de ellas los compromisos adquiridos para reflotar la empresa". Se confirma así en sede judicial el esquema utilizado por Gruschka y que, según lleva años denunciando CCOO, ha servido para liquidar empresas eludiendo obligaciones con trabajadores y proveedores.

Foto: Martin Gruschka.

Al considerar la nulidad de los despidos, los trabajadores de Delion deberían retornar a sus puestos de trabajo en alguna de las empresas de Springwater. Además, el fondo está obligado a pagar el salario desde la fecha de despido, junto a las cotizaciones correspondientes, además de devolver a las arcas públicas (al SEPE) las prestaciones por desempleo de las que se beneficiaron. Es más: están obligados a hacerlo antes de recurrir la sentencia, siempre que tengan intención de hacerlo. Olmo subraya otro detalle, y es que la responsabilidad solidaria no solo se extiende a Springwater España, sino también a su matriz en Luxemburgo.

Gruschka, que según se traduce de la sentencia estaría obligado a responder con su propio patrimonio, sigue teniendo intereses en España y acudió al juicio acompañado de sus abogados. Aunque ha ido adelgazando, Springwater aún es titular de Nautalia y el grupo Wamos (antiguo Grupo Pullmantur). Además, el empresario es co-concesionario de la plaza de Las Ventas y, según el Registro Mercantil, aparece en otras 27 sociedades en España.

Foto: Empresas de Springwater.

Olmos entiende que Springwater ha seguido siempre la misma dinámica: primero se fija en empresas viables pero que pasan por alguna dificultad; luego materializa la compra, pero sin desembolsar apenas dinero, recurriendo a los fondos de la propia empresa, y, a partir de ahí, tanto lo que ingresaba esa mercantil como lo que fuera capaz de endeudarse se aporta a la caja única del grupo mediante contratos de 'cash pooling', al tiempo que va dejando de pagar a Hacienda, a la Seguridad Social, a los proveedores y empleados.

Para el portavoz de CCOO, esta operativa se está llevando a cabo con "total impunidad" y con el Gobierno mirando para otro lado, cuando, además, es algo que está destruyendo "miles de empleos" y "dejando millonarias deudas" a las arcas públicas. "Solo el Gobierno, directamente o instando a la Fiscalía a que actúe, puede desenmarañar toda la madeja societaria que hay detrás", concluye Olmos.

Precisamente, en el discreto último Consejo de Ministros del año pasado, el Gobierno dio luz verde a la compra del 60% de Aernnova por parte de tres fondos, paquete en el que se incluye la participación del 40% de Springwater, la verdadera joya de la corona del grupo, de la que muchos trabajadores de Unipapel confiaban poder terminar cobrando algo.

Martin Gruschka Springwater CCOO Luxemburgo Seguridad Social Unipapel
El redactor recomienda