gruschka pide justicia gratuita en san sebastián

Springwater engorda la lista de morosos mientras da el pelotazo de Aernnova

Esta firma, que acaba de vender Aernnova valorada en 900 millones, está detrás de cuatro sociedades –Unipapel, Miró, Imtech y Delion– que deben 16 millones a las arcas

Foto: Martin Gruschka, fundador de Springwater.
Martin Gruschka, fundador de Springwater.

Entre la lista de los mayores morosos de Hacienda, aquellos que deben al menos un millón de euros a las arcas públicas, aparecen varias de las empresas adquiridas por el asesor de inversiones Springwater, la misma sociedad que hace pocos días protagonizó titulares por el pelotazo de Aernnova.

Esta firma, que durante años se ha presentado en sociedad como fondo, a pesar de no estar registrada como tal en nuestro país, está detrás de Unipapel, que adeuda 1,5 millones a Agencia Tributaria; Delion, que debe otros 1,5 millones; Imtech, con 10,48 millones; y Kabaena, sociedad cabecera de Electrodomésticos Miró, a la que Hacienda reclama otros 2,7 millones.

En total, el agujero para las arcas públicas del conglomerado creado por Springwater en nuestro país, y que cuelga de la sociedad luxemburguesa Continuum, asciende a 16,18 millones, deudas que la Agencia Tributaria afronta dentro de los procesos concursales en que están inmersas todas estas compañías, y mientras Springwater ha hecho de oro a sus inversores con Aernnova.

Hace apenas nueve días, los vehículos Torreal, TowerBrook Capital Partners y Peninsula Capital, dirigidos por Juan Abelló, exsocios de George Soros y Borja Prado, respectivamente, acordaron la compra del 47% del gran socio español de Airbus, tras valorar toda la compañía en 900 millones, según adelantó este medio, lo que conllevaría un desembolso del entorno de los 423 millones por esta participación.

Aunque la propia Aernnova, en un comunicado oficial de abril de 2015, decía que era “propiedad exclusiva de sus directivos (53%) y de la firma de capital riesgo Springwater Capital (47%)”, un portavoz de la firma liderada por Martin Gruschka ha reiterado que Springwater no ha ganado ni un euro con esta venta, ya que los vendedores son los inversores a los que asesora, todo un cortafuegos para cualquier tentación que pudiera tener la Agencia Tributaria.

Efectivamente, el tenedor de esta participación es la sociedad luxemburguesa Aeroespace Investment Holding, entre cuyos fundadores aparece Springwater Capital LLC, con sede en el paraíso fiscal de Delaware, y donde el propio Gruschka ocupó un sillón de administrador hasta hace año y medio.

Inversores consultados por este medio aseguran que la firma de inversión, por su papel de asesor, tenía firmada una comisión de éxito del 15%, aunque ningún portavoz oficial ha querido aclarar si este dato es correcto, ni si tal honorario es a nombre de Springwater, del propio Gruschka o de otra entidad ligada a ellos.

Si se toman como referencia los 185 millones que, se estima, desembolsaron los inversores de Springwater para tomar su posición en Aernnova, y se suman los dividendos por 140 millones que, según las mismas fuentes, ha repartido la compañía española desde que entraron, el importe de dicha comisión rondaría los 50 millones, aunque fuentes conocedoras aseguran que la firma de inversiones podría haber ganado hasta 80 millones de euros, cifras que desde Springwater han declinado aclarar.

Inversores consultados por este medio aseguran que la firma de inversión, por su papel de asesor, tenía firmada una comisión de éxito del 15%

Los 4.549 contribuyentes que Hacienda ha incluido en su lista de mayores morosos deben un total de 15.400 millones. De esta cantidad, el 43% está en manos de compañías en concurso de acreedores, lo que significa que la Agencia Tributaria difícilmente recuperará el grueso de este dinero, que terminará teniendo que reconocer como deuda incobrable.

Justicia gratuita para Gruschka

El colapso de Unipapel, una de las empresas de Springwater que aparece en la lista de morosos, ha traído consigo un rosario de procesos judiciales y, para afrontar uno de ellos en los juzgados de lo Social de San Sebastián, Gruschka ha recurrido a la justicia gratuita.

En concreto, según las pruebas documentales a las que ha tenido acceso este medio, el pasado abril, el directivo alemán requirió un abogado de oficio alegando que “en este momento, carezco de medios para litigar, por lo que, al amparo del artículo 119 de la Constitución Española, y de acuerdo con la Ley 1/1996, de 10 de enero, de asistencia jurídica gratuita, he presentado solicitud de asistencia jurídica gratuita”.

Cuando este medio tuvo conocimiento de dicha solicitud, el pasado mayo, desde Springwater negaron que fuera así. En esta ocasión, han declinado hacer comentarios, aunque fuentes consultadas por El Confidencial señalan que detrás de esta petición puede haber una estrategia dirigida a dilatar el proceso.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios