aliado con swiftair y los dueños de boyaca

El consejero delegado de Delion sale al rescate: compra el grupo a Springwater

Ignacion Bazín ha llegado a un acuerdo con los dueños de Swiftair y Transportes Boyaca, además de con inversores particulares, para hacerse con la antigua filial de Indra y evitar su quiebra

Foto: Delion ha trasladado su sede a Valdemoro.
Delion ha trasladado su sede a Valdemoro.

El pasado 31 de agosto, la antigua filial de Indra, Delion Communications, dejó de ser propiedad de Springwater. Según ha confirmado oficialmente El Confidencial, la firma de inversiones ha llegado a un acuerdo con el consejero delegado de la compañía para traspasarle la sociedad, un tipo de operación conocida en el sector como MBO ('management buy out').

Tras un fallido intento de venta de la empresa a principios de año, y convencido de la viabilidad de la misma, Ignacio Bazín, primer ejecutivo de Delion desde hace tres años y con ocho de antigüedad en la compañía, ha logrado el respaldo de dos inversores industriales para hacerse con la compañía, por un importe que no ha sido desvelado. En la transacción, también ha incluido a la filial andaluza Datasur y el acuerdo privado ya está firmado, aunque todavía no ha sido elevado a público.

El propio consejero delegado se ha hecho con un 10% de la sociedad, en la que han entrado como socios el grupo Swiftair, especialista en el transporte aéreo de mercancías, y el inversor Alain Peletier, ex director general de DHL en el Magreb. Además, Bazín está en avanzadas conversaciones con la familia Villanueva, dueña del grupo de Transportes Boyaca, para incorporarse también al accionariado.

Su entrada, como la de un cuarto inversor con el que se está negociando, depende de la aprobación del plan de viabilidad que está preparando el nuevo dueño de Delion, compañía dedicada a la gestión de documentación digital —desde facturas de la luz hasta recibos bancarios— y que trabaja fundamentalmente con grandes clientes.

Tras haber sufrido una caída de la facturación en el último ejercicio del 20%, debido a la progresiva desaparición del envío de cartas, y de haber arrojado unas pérdidas de cuatro millones, los planes de Bazín para la empresa pasan por implantar un plan de eficiencia para adaptarse al mercado actual, objetivo para el que es crítico contar con el respaldo de plantilla, proveedores y clientes.

Delion es una de las compañías del conglomerado creado por Springwater que en los últimos años han pasado a engrosar la lista de los mayores morosos de Hacienda, con una deuda de 1,5 millones. Sin embargo, a diferencia de lo visto en otras sociedades del grupo, como Unipapel, la compañía ha conseguido esquivar hasta ahora un masivo ERE —expediente de regulación de empleo—, aunque sí arrastra retrasos en el pago de nóminas, y apenas ha sufrido pérdida de clientes, como le está empezando a ocurrir a SGEL.

Para poder levantar el vuelo, debido a las tensiones de tesorería que sufre la empresa, Delion necesita la entrada del nuevo capital con el que está negociando Bazín, inyección que también irá destinada a abrir nuevas líneas de negocio, cada vez más centradas en lo que se conoce como 'multichannel' y labores de consultoría, así como a expandirse a otros mercados, como Marruecos.

La antigua filial de Indra ya dio el primer paso para ajustar su tamaño y costes el año pasado, cuando trasladó a Valdemoro la planta del grupo en Madrid. La compañía cuenta actualmente con una plantilla de 380 empleados repartidos por sus cuatro centros de producción —Barcelona, Bilbao, A Coruña y la capital—, y una cartera de 300 clientes, aunque el 20% más importante representa el 90% de la facturación.

De hecho, Bazín y su equipo han empezado a transmitir sus planes tanto a la plantilla como a proveedores, clientes y entidades financieras.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios