el caso está en el supremo

Cerco judicial al fondo buitre Springwater al declararlo grupo laboral

Diversas sentencias afirman que el dueño de Unipapel, Aernnova y Nautalia es un grupo, lo que abre la puerta a que todas las filiales tengan que responder de las deudas de sus compañeras

Foto: Empresas de Springwater.
Empresas de Springwater.

Los tribunales del País Vasco han empezado a estrechar el cerco sobre Springwater, firma de inversión que está detrás de empresas como Unipapel, Aernnova o Nautalia, con un rosario de sentencias que consideran al fondo dirigido por Martin Gruschka como grupo laboral, fallos que abren la puerta a que sus diferentes sociedades puedan terminar haciendo frente a las reclamaciones que, en diferentes puntos de España, están pidiendo los trabajadores de varias filiales.

Al menos, así lo consideran varios trabajadores de Unipapel, que han acudido a los tribunales por despidos que consideran improcedentes y acusando a Springwater de ser realmente un grupo, reclamaciones que, tanto en primera instancia como en el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, están recibiendo las bendiciones de la Justicia. En uno de estos fallos, al que ha tenido acceso El Confidencial, se sostiene que Springwater integra un grupo laboral formado por varias empresas, como Unipapel y Delion, "que extiende solidariamente la responsabilidad a todos los integrantes del grupo, más allá del velo jurídico constituido para encubrirlas".

En el fallo, el magistrado recuerda una sentencia del Supremo de febrero de 2017, en que se juzgaba un despido colectivo basado en causas económicas, contra el que los trabajadores esgrimieron que en realidad existía una unidad empresarial con otras dos sociedades. "Sentencia que sienta que son elementos patológicos que, de darse alguno de ellos, conducen a la unidad empresarial como grupo laboral, el funcionamiento unitario de las organizaciones de trabajo mediante prestación indistinta, simultánea o sucesiva, del trabajo, la confusión patrimonial, la unidad de caja, el uso fraudulento de la personalidad jurídica constituyendo empresas aparentes sin actividad real o el uso abusivo de la dirección unitaria en perjuicio de los derechos de los trabajadores".

Si el Supremo termina refrendando esta concepción de grupo de las empresas del universo Springwater, apoyaría la tesis que desde hace años viene defendiendo Comisiones Obreras de que, al ser mercantiles del mismo conglomerado, la matriz debería hacerse cargo de los conflictos laborales, de las deudas y de las presuntas irregularidades cometidas por cada una de sus filiales. Desde la firma de inversión reconocen la existencia de estos pronunciamiento judiciales, pero puntualizan que es diferente la consideración de grupo a efectos laborales que contables.

CCOO asegura que es numerosa la jurisprudencia que entiende al conglomerado como un grupo laboral y, por tanto, debe responder como tal

"Desde el principio ha quedado acreditado que no estamos solo ante un grupo mercantil, sino ante un grupo también a efectos laborales, lo que la jurisprudencia ha venido denominando 'grupo patológico', pues era evidente la confusión patrimonial entre todas sus sociedades", asegura el representante de CCOO Raúl Olmos, que ha llevado este asunto. "Como consecuencia de ello, entendemos que el conjunto del grupo, con Martin Gruschka a la cabeza, es responsables directo de la situación y debe responder como tal", añade.

Si los tribunales continúan avanzando en la consideración de todo el universo Springwater como grupo, las consecuencias van más allá de Unipapel o Delion, y podrían terminar afectando a otras participadas de la firma de inversión, como Aernnova o Nautalia. Con esta última, existen contratos de 'cash pooling' (caja única) que algunos trabajadores de Unipapel están empezando ya a analizar para incluirlos en las causas judiciales que tienen contra la sociedad, según han confirmado a este medio.

Como puede comprobarse en la auditoría de 2014 de Pullmantour Air (otra de las filiales de Springwater), auditada por PWC, la propia compañía reconoce formar parte de un grupo que va más allá de las filiales turísticas y que practica la caja única entre sus filiales. "La sociedad ha firmado con fecha 1 de abril de 2014 un acuerdo de 'cash pooling' con las siguientes sociedades del grupo: Delion SA, Delion Holding Spain, Andros Directorship, Unipapel, Nautalia Viajes, Terranova Directorship, Global Tour Operación, Delion Communications y Delion France. Con fecha 16 de abril, se incluye en dicho acuerdo a la sociedad Cosenda AG".

Un fallo del Supremo contrario a los intereses de Springwater salpicaría también a Royal Caribbean, que todavía mantiene el 19% de las compañías turísticas y formaría parte —por ello— de la estructura societaria del grupo. La multinacional, cotizada en Estados Unidos, vendió hace cuatro años la mayoría de Pullmantur Air, la agencia de viajes Nautalia, su turoperador y el negocio de circuitos turísticos, alianza que se reforzó dos años más tarde con el traspaso también de la mayoría de Pullmantur Cruceros.

Una actuación del Ejecutivo o un fallo del Supremo contrario a Springwater salpicaría también a Royal Caribbean, que mantiene el 19% del grupo turístico

Olmos entiende que Springwater ha seguido siempre la misma dinámica: primero se fija en empresas viables pero que pasan por alguna dificultad; luego materializa la compra pero sin desembolsar apenas dinero, recurriendo a los fondos de la propia empresa, y, a partir de ahí, tanto lo que ingresaba esa mercantil como lo que fuera capaz de endeudarse se aporta a la caja única del grupo mediante contratos de 'cash pooling', al tiempo que va dejando de pagar a Hacienda, a la Seguridad Social, a los proveedores y empleados.

Para el portavoz de CCOO, esta operativa se está llevando a cabo con "total impunidad" y con el Gobierno mirando para otro lado, cuando, además, es algo que está destruyendo "miles de empleos" y "dejando millonarias deudas" a las arcas públicas. "Solo el Gobierno, directamente o instando a la Fiscalía a que actúe, puede desenmarañar toda la madeja societaria que hay detrás", concluye Olmos.

Precisamente, en el discreto último Consejo de Ministros del año pasado, el Gobierno dio luz verde a la compra del 60% de Aernnova por parte de tres fondos, paquete en el que se incluye la participación del 40% de Springwater, la verdadera joya de la corona del grupo, de la que muchos trabajadores de Unipapel confiaban poder terminar cobrando algo.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios