la caída en bolsa dificulta la privatización

El vacío de Guindos deja en el limbo el calendario de desinversión de Bankia

El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria ha optado por paralizar cualquier medida hasta que Mariano Rajoy nombre previsiblemente esta semana un nuevo ministro de Economía

Foto: El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri. (Reuters)
El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri. (Reuters)

José Ignacio Goirigolzarri reclamó la semana pasada al Gobierno que acelerase la privatización de Bankia porque era el momento adecuado, en referencia a la presentación del nuevo plan estratégico de la entidad controlada por el Estado. Sin embargo, el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) ha optado por paralizar cualquier medida hasta que Mariano Rajoy nombre previsiblemente esta semana un nuevo ministro de Economía. Un sustituto de Luis de Guindos que deberá tomar la decisión en dos semanas antes de que entre en vigor un nuevo periodo de ‘blackout’ o bloqueo por el que no podrá desprenderse de su participación hasta bien entrado mayo.

Fuentes financieras han explicado que, aunque el FROB ha pedido informes a Rothschild y Nomura, los dos bancos asesores del Ministerio de Economía para saber su opinión sobre la posibilidad de colocar ahora cerca de un 10% del capital, el organismo público dirigido por Jaime Ponce se ha decantado por no darle al botón verde para privatizar otro paquete tras la venta del 7% que llevó a cabo el pasado mes de diciembre.

Los informes de Rothschild y de Nomura eran favorables a intentar soltar otro paquete en bolsa, sobre todo para aprovechar la presentación ante inversores de toda Europa del plan estratégico de Bankia 2018-2020, llevado a cabo el pasado miércoles. Un momento que Goirigolzarri consideró como adecuado en el citado acto, ya que entre los inversores institucionales hay "un apetito importante" y sería "bien recibido por el mercado". Ayer, en una entrevista en 'Financial Times', insistió en su idea de que el Estado salga cuanto antes del capital.

Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Unas declaraciones que no hacían más que subrayar la valoración de Rothschild y de Nomura. El problema es que el plan estratégico no tuvo el efecto esperado por Goirigolzarri, ya que la acción ha caído en bolsa un 5,94% tras anunciar las nuevas líneas de actuación. Ese retroceso, lejos de invitar al FROB a realizar la tercera privatización desde que el Estado entró en el capital en 2012, ha frenado cualquier decisión a la espera del nuevo ministro de Economía.

Bankia es, con la excepción de BBVA, el peor banco de la bolsa española en 2018. La institución financiera baja un 4,36%, con un comportamiento negativo en comparación con Banco Santander, CaixaBank, Sabadell y Bankinter, que sube más de un 11%. Por este motivo, la cotización actual del grupo del que el FROB aún es dueño del 60,6% del capital se cambia un 6,15% por debajo del precio al que se realizó la privatización del 7% el pasado 12 de diciembre, por 818,30 millones.

Esta venta supuso unas pérdidas para el Estado de cerca de 300 millones de euros, por lo que una enajenación adicional en estos momentos aún supondría unas minusvalías adicionales para las arcas públicas. Ante estos condicionantes, el FROB ha decidido no mover ficha hasta que el nuevo ministro de Economía estudie la situación. El problema para el sucesor de De Guindos es que apenas tendrá dos semanas para activar la privatización de otro porcentaje, ya que en Semana Santa entrará en vigor el ‘blackout’ o periodo de 30 días previo a la presentación de resultados, durante el que ningún accionista puede hacer ningún movimiento con sus títulos.

Calendario en contra

En Bankia consideran que hay tiempo suficiente para acometer la salida total del capital por parte del Estado hasta finales de 2019, la fecha límite pactada con la Comisión Europea para completar la privatización. Pero el próximo año entrará en juego el factor político, puesto que el Partido Popular, con las elecciones generales a la vuelta de la esquina, deberá defender que el rescate del banco presidido en su momento por Rodrigo Rato fue una buena elección y que el país ha recuperado el desembolso realizado contra el bolsillo de los contribuyentes.

El actual director general del fondo de rescate público (FROB), Jaime Ponce. (EFE)
El actual director general del fondo de rescate público (FROB), Jaime Ponce. (EFE)

En caso de no haber vendido el 60,6% que aún mantiene en la fecha fijada, el Parlamento español debería aprobar una solicitud de prórroga a la Comisión Europea, acuerdo que a día de hoy parece poco viable dadas las diferencias con Ciudadanos, el partido que permite al PP gobernar en Moncloa. Nadie querrá hacerse responsable de una operación que será ruinosa para el Estado, debido a que Bankia apenas vale en bolsa 11.760 millones, pese a haber absorbido BMN.

El FROB inyectó en Bankia 22.400 millones de euros, aunque la Comisión Europea elevó la cuantía a 36.000 millones, ya que incluía la transferencia de activos al 'banco malo' Sareb y el impacto que le habría supuesto Banco de Valencia. Además, apuntó las "ayudas públicas implícitas" de más de 34.700 millones de euros de avales del Estado a las emisiones de bonos y obligaciones de la entidad.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios