según su nuevo plan estratégico

Bankia pretende conceder 400 millones al año en nuevo crédito promotor

Uno de los pilares de la nueva estrategia de Bankia es el crédito promotor, con el que aspira a captar una cuota del 8% en un mercado que cifra en unos 5.500 millones

Foto: El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, en la presentación del plan estratégico. (Reuters)
El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, en la presentación del plan estratégico. (Reuters)

Hablar de crédito promotor en Bankia es nombrar la soga en casa del ahorcado. Sin embargo, José Ignacio Goirigolzarri no solo no teme al negocio que llevó a la entidad a la quiebra, sino que quiere volver a ser un jugador importante. Su aspiración es alcanzar una cuota de mercado de entre el 7% y el 8% de aquí a 2020, lo que implicaría conceder más de 400 millones al año desde entonces. Así se recoge en el nuevo plan estratégico 2018-2020 presentado el martes, que no ilusionó al mercado por sus previsiones sino por el anuncio de que devolverá al accionista el 20% de la capitalización del banco.

El presidente de Bankia estima que "el mercado de promoción inmobiliaria, en términos de facturación (no de saldo) se situará entre 5.000 y 5.500 millones anuales en los próximos tres años. Aspiramos a alcanzar una cuota de mercado en originación de nuevo crédito de entre el 7% y el 8%, desde el 0% que teníamos al cierre de 2017". El plan de reestructuración impuesto por la Comisión Europea para el rescate con dinero público le prohibía participar en este negocio hasta ahora. "Creemos que es razonable y que podemos conseguirlo", añade.

Varias personas contemplan un cartel de una promoción de apartamentos en la feria inmobiliaria Urbe.
Varias personas contemplan un cartel de una promoción de apartamentos en la feria inmobiliaria Urbe.

Esta ambición por entrar en el crédito promotor contrasta con la prudencia en las hipotecas minoristas, donde espera una caída del 2,2% del saldo en este periodo. Bankia explica que "las hipotecas tienen un peso muy elevado, suponen unos dos tercios de la cartera total del banco. Es razonable que el saldo se reduzca y que entren préstamos de mayor calidad".

Estas cifras son incomparables con las que se registraron durante la burbuja inmobiliaria que estalló en 2008: la entidad transfirió a Sareb crédito promotor e inmuebles adjudicados por importe de 22.300 millones. Pero el regreso a esta actividad por parte de Bankia no deja de ser significativo, por más que Goirigolzarri asegure que "no se trata de una gran palanca" para los resultados futuros. Además, el presidente ha matizado que ahora la promoción está más concentrada tanto geográfica —Madrid, Cataluña, Andalucía y Valencia concentran el 65%— como empresarialmente —el 20% de los mayores operadores controla el 25% del mercado—.

¿Esta vez es diferente?

Los objetivos de Bankia en crédito promotor se inscriben dentro del regreso generalizado de la banca española a la actividad que provocó la crisis y el rescate en busca de un crecimiento que ahora mismo no obtiene en ningún otro segmento. Y lo hace, curiosamente, justo después de que Santander y BBVA hayan vendido grandes carteras de inmuebles adjudicados en la crisis. Como asegura una fuente del sector, "parece que los bancos han vaciado su balance de ladrillos y están deseando volver a llenarlo". Tan claro es el movimiento, que hasta el Banco de España ha lanzado las primeras advertencias al sector y ha introducido salvaguardas en la nueva circular contable para impedir que se repita el desastre.

El gran argumento con el que se justifican las entidades es uno que siempre se oye antes de cualquier crisis: "Esta vez es diferente". "A pesar del mejor momento, la banca ahora es mucho más prudente en la concesión de créditos. En el negocio promotor, por ejemplo, analizamos a fondo la viabilidad del proyecto a financiar, así como la solvencia y profesionalidad del demandante, al que se exige que asuma también parte del riesgo de la operación", según uno de los cuatro grandes.

La devolución de capital gusta más que el plan

Por lo demás, el plan estratégico presentado el martes no sorprendió al mercado, ya que es menos agresivo que los de otros competidores presentados recientemente. Básicamente, Bankia fía el crecimiento de su beneficio hasta 1.300 millones en 2020 a las subidas de tipos (es la entidad que más se beneficiará de ellas), a unas sinergias con BMN todavía mayores de las estimadas (190 millones frente a los 155 anunciados) y a la reducción de los activos tóxicos y de la necesidad de provisionarlos. También espera incrementar su cuota en todos los segmentos, si bien esto supondrá menos del 20% del crecimiento esperado.

Inicialmente, el plan fue recibido con subidas en bolsa en torno al 2%, pero el valor cerró la sesión con una caída del 0,32%, hasta 4,04 euros. Un analista explica que "lo que ha gustado al mercado es la devolución de capital anunciada, hay mucha excitación con el anuncio de que pagará a los accionistas el 20% de la capitalización". Menos ha ilusionado el contenido del plan, aunque tampoco ha habido decepción: "La gente espera que Goirigolzarri lo haga bien", sentencia otro experto.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios