Mercado inmobiliario: El BdE advierte a los bancos de que no se embarquen en otra burbuja inmobiliaria. Noticias de Empresas
pide una gestión del riesgo más rigurosa

El BdE advierte a los bancos de que no se embarquen en otra burbuja inmobiliaria

El Banco de España no quiere que la banca vuelva a entrar en una vorágine de crédito que acabe de nuevo en una morosidad disparada, y por eso pide al sector prudencia

Foto: El Edificio de los Cubos en Madrid, uno de los últimos vendidos en la nueva ola inversora en el ladrillo.
El Edificio de los Cubos en Madrid, uno de los últimos vendidos en la nueva ola inversora en el ladrillo.

Aunque todavía estamos muy lejos de la locura que se vivió hasta 2007, los primeros signos de otra posible burbuja inmobiliaria ya están ahí. Y el Banco de España esta vez sí va a tomárselo en serio y no está dispuesto a que se repita el desastre. Por eso, en su último 'Informe de estabilidad financiera' pide una "adecuada gestión del riesgo" por parte de la banca en el actual ciclo económico. Una solicitud que se produjo justo el mismo día en que los 'hombres de negro' aseguraban en el Congreso que detectaron graves fallos de supervisión en la última crisis.

"La política preventiva debe prevalecer en la adecuada gestión del riesgo de crédito en las entidades mediante la puesta en práctica de políticas prudentes de valoración del riesgo y de no relajación de los estándares crediticios. También el uso de elementos mitigadores (colateral) de dicho riesgo crediticio y, asociado al mismo, la puesta en práctica de una adecuada valoración de las garantías, así como otra serie de medidas, tanto prospectivas (por ejemplo, la implantación de pruebas de resistencia o test de estrés) como retrospectivas (revisión de estándares crediticios), deberían formar parte y completar el conjunto de medidas de política a tomar para prevenir el problema de los activos dudosos", plantea el supervisor.

Esta advertencia viene al hilo de la reflexión que hace el BdE sobre el tratamiento de los activos dudosos en el citado informe (que también estima que el impacto de la incertidumbre en Cataluña puede llegar hasta 2,5 puntos del PIB). En ella, constata que, aunque los créditos morosos se han reducido mucho en los últimos años, siguen siendo muy elevados: 136.000 millones en el conjunto del sistema financiero español, lo que nos coloca en tercer lugar por detrás de Francia, con 150.000 millones, y, sobre todo, de Italia, con 300.000.

La mejor solución es no tener morosidad

Para lidiar con este ingente problema, el BdE considera que lo fundamental es "el reconocimiento de la pérdida", es decir, dotar provisiones para cubrir el crédito que el banco no va a cobrar. El nivel de provisiones respecto a los créditos morosos es lo que se conoce como tasa de cobertura, que en España se sitúa actualmente en el 46%. Ahora bien, "aun cuando la corrección en el valor de los activos, esto es, el nivel de provisiones, sea la adecuada, puede ocurrir, como en la actualidad sucede en la UE, que el nivel de activos dudosos sea tan elevado que sea necesario explorar soluciones alternativas para tratar de reconducir los niveles existentes a otros de menor magnitud", según el informe.

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde. (EFE)
El gobernador del Banco de España, Luis María Linde. (EFE)

Estas soluciones alternativas pueden ser la creación de bancos malos con dinero público, como Sareb, la creación de mercados secundarios donde se puedan comprar y vender créditos morosos o la puesta en marcha de servicios de valoración y gestión de estos activos ajenos a la banca. Pero "la mejor política a seguir es aquella que suponga no tener que aplicar ninguna de las medidas comentadas anteriormente", es decir, no fomentar nuevas burbujas de crédito que acaben generando una enorme morosidad. "La evidencia histórica muestra que las crisis son episodios cíclicos que están asociados al crecimiento de los activos dudosos, los cuales son una consecuencia muy costosa de las mismas", concluye el BdE.

La 'droga' de los mercados

En otra parte de este estudio, el supervisor también advierte de que "las condiciones favorables en los mercados financieros pueden generar una acumulación de desequilibrios de tal forma que, si la situación revertiera por la materialización de alguno de tales riesgos (...), podría generarse una inestabilidad elevada". Es decir, exactamente lo que ocurrió con el estallido de la anterior burbuja de crédito.

El Banco de España alerta de que las favorables condiciones de los mercados pueden fomentar los desequilibrios, como ocurrió en la anterior burbuja

Esta advertencia del supervisor se produjo justamente el mismo día en que el jefe de la misión en España, conocida como los 'hombres de negro' (BCE, Comisión Europea y FMI), comparecía en la comisión de investigación de la crisis financiera en el Congreso de los Diputados. Y aseguraba que España tuvo "importantes carencias de supervisión" durante la burbuja que estalló en 2007. Unos problemas que impidieron tomar medidas para frenar la burbuja o para corregirla en un primer momento, como una recapitalización generalizada del sector.

A juicio de este representante de las instituciones internacionales, la culpa de esas deficiencias fue más del Gobierno de Zapatero que del BdE, ya que el primero no concedió más poderes al segundo ni una mayor capacidad para imponer sanciones, por lo que las entidades ignoraban sus recomendaciones.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios