Mercado inmobiliario: La clase media catalana ya sufre el impacto del procés: la compra de vivienda cae un 20%. Noticias de Empresas
cifras del ine, aedas y neinor

La clase media catalana ya sufre el impacto del procés: la compra de vivienda cae un 20%

El impacto económico del 'procés' está teniendo reflejo en uno de los principales indicadores de la riqueza de las familias, la vivienda, cuyas cifras tanto de venta como de preventas se han hundido

Foto:

El impacto económico del 'procés' para la clase media catalana está teniendo ya negras consecuencias en uno los principales indicadores de la riqueza familiar: la vivienda. Desde el referéndum ilegal del 1 de octubre, los ciudadanos de esta comunidad autónoma han frenado en seco la compraventa de viviendas y, lo que es más llamativo, se ha desplomado la preventa de nuevos hogares respecto a las estimaciones anteriores de los mayores promotores del país.

Solo durante el mes de octubre, en Cataluña se registró un 6,5% menos de compraventas de viviendas, según las cifras publicadas ayer por el INE -Instituto Nacional de Estadística-, al pasar de 6.146 a 5.743 operaciones. Para ser exactos, debe señalarse que estos datos recogen acuerdos sellados previamente ante notario, por lo que una parte de estas transacciones se cerró antes del referéndum, pero en la mayoría de los casos la diferencia entre la compra y el registro suele ser de días o semanas.

A este primer indicador se une la caída de entre el 15% y el 20% en los objetivos de preventas en Cataluña que reconocen estar sufriendo tanto Neinor como Aedas, las dos mayores promotoras cotizadas de España y, por tanto, las más transparentes en sus cifras.

"Obviamente, el 'procés' ha tenido un impacto que se va a reflejar en las cifras de este trimestre", reconoce Juan Velayos, consejero delegado de Neinor, quien ha pesar de todo rompe una lanza por esta región, donde asegura estar interesado en adquirir más suelos.

"A corto plazo no estoy excesivamente preocupado, porque sinceramente creo que lo peor ha pasado. Lo que me preocupa mucho más es si la situación no se endereza a medio y largo plazo, si el 'procés' continúa y sigue empobreciendo a Cataluña", añade.

En términos similares se pronuncia su homólogo al frente de Aedas, David Martínez, quien considera que "lo peor lo hemos pasado ya, pase lo que pase, pero es cierto que estamos notando una reducción de aproximadamente el 20% en las ventas en Cataluña y, sobre todo, una caída en la conversión de visitas en ventas".

Para medir el pulso del mercado, los promotores diferencian entre el interés, la inclinación a comprar, y el hecho de dar un paso al frente, poner el dinero sobre la mesa y reservar una vivienda.

El primero se mide con la tasa de conversión de 'leads' en visitas (relación entre el número de personas que pide información de una promoción y el que termina yendo a ver el piso piloto) y sigue siendo muy elevado, con uno de cada tres interesados acudiendo a ver la promoción. En cambio, "el parón se ha dado en la conversión de esas visitas en ventas", explica Martínez.

Este frenazo es especialmente significativo cuando se recuerda que Cataluña, junto a Madrid, estaba siendo el gran motor de la recuperación del mercado inmobiliario, tanto por número de operaciones como por incremento de precio. De hecho, Barcelona es la ciudad donde más ha subido el valor de los hogares en lo que llevamos de año, un 20,6%, según cifras de Tinsa, seguida de Madrid, con un 15,5%, y Tarragona, con el 13,4%.

Este incremento de precios se explica, en parte, porque la Ciudad Condal es una de las capitales donde más tensión existe entre oferta y demanda, es decir, hay más gente interesada en comprar que viviendas en venta, y junto a Madrid, una de las pocas partes de España donde prácticamente se ha eliminado todo el 'stock', según datos de Servihabitat.

Este dato explica que las grandes promotoras sigan interesadas en adquirir suelo en Cataluña, ya que consideran que volverán las compras por la realidad del mercado, pero también es cierto que para ello será clave que los propios catalanes recuperen la confianza en la estabilidad económica de la región.

Entre otros motivos, porque el grueso de las compras es vivienda de reposición, es decir, familias que están vendiendo su actual hogar para adquirir otra mejor y que ahora, con la incertidumbre desatada por el 'procés' y las dudas que existen respecto al futuro tanto político como económico, están decidiendo esperar a ver acontecimientos.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios