desinversiones de gran parte de su cartera

Las rebajas de los March: ponen a la venta Mecalux por cerca de 700 millones

Los inversores mallorquines buscan un comprador para la empresa catalana de almacenaje tras poner también en el mercado sus participaciones en ACS, Panasa y Clínica Baviera

Foto: Foto: Mecalux.
Foto: Mecalux.

La familia March está de liquidación, al menos de uno de sus grandes fondos. A la venta de Clínica Baviera, Panaderías Berlys (antigua Panasa) y al goteo constante de su participación en ACS, se suma ahora el encargo a Rothschild para desprenderse de Mecalux. Los inversores mallorquines han acordado con la familia Carrillo, fundadora del grupo, la venta de la mayoría del capital de la firma, una de las principales empresas de almacenaje a nivel mundial, tras sacarla de pérdidas y multiplicar por dos su beneficio operativo o ebitda. La compañía, que dejó de cotizar en bolsa en 2010, se valora en cerca de 700 millones de euros.

Corporación Financiera Alba, el 'holding' inversor controlado por los March, y Artá Capital, otro vehículo de inversión de los afamados banqueros, han decidido vender su 24,38% del capital de Mecalux, en la que entraron en 2010 con motivo de la oferta pública de adquisición (opa) que la familia catalana Carrillo lanzó para excluir de bolsa a la compañía. En aquel momento, los March tomaron un 7,66% del capital de forma directa y otro 10% a través del fondo de 'private equity' Deyâ Capital (Artá Capital) por 97,92 millones de euros.

Además, Banca March avaló con 40 millones la opa sobre Mecalux, que fue aceptada por la antigua Caja Madrid, Caja Navarra, Cartera Industrial Rea —un 'family office' de varios ricos españoles— y Bresla Investments, una sociedad de la familia Zardoya, dueños de la multinacional de los ascensores. La compañía fue valorada en ese momento en 554 millones de euros, tasación que ahora podría ser superior, según las primeras indicaciones de precio recibidas por los vendedores.

Precisamente para incrementar el interés de los potenciales compradores, los March se han puesto de acuerdo con los fundadores de Mecalux, dueños del 53,6% de las acciones a través de Acerolux, para vender una participación mayoritaria, próxima al 75% del capital. Los Carrillo están dispuestos a desprenderse de una parte de su paquete, aunque en principio se quedarán como gestores y probablemente reinvertirán parcialmente las plusvalías para recomprar cerca del 25% de la compañía resultante.

Los que también están dispuesto a vender son Cartera Rea, una sociedad de inversión, con el 7% del capital, propiedad de Antonio González Adalid (expresidente de Enagás), Juan Luis Arregui (una de las grandes fortunas vascas), la familia Loizaga (ex Mercapital) y los Figar Velasco, unos empresarios burgueses asturianos dedicados a la construcción y muy vinculados al Opus Dei. En la misma posición está Bresla Investments, de los Zardoya, que mantiene el 8% de Mecalux y que quiere hacer caja.

Un activo muy goloso

Foto: Mecalux.
Foto: Mecalux.

Mecalux se dedica al diseño, fabricación, comercialización y prestación de servicios relacionados con las estanterías de paletización metálicas y almacenes automáticos. La compañía tiene una amplia presencia internacional, con ventas en alrededor de 70 países, donde obtiene el 80% de su cifra de negocios. Cuenta con centros productivos en España, Polonia, Estados Unidos, México, Brasil y Argentina, y con una extensa red comercial y de distribución en los mercados de estanterías del sur de Europa, NAFTA y Mercosur.

Según los últimos datos oficiales, Mecalux tiene una facturación superior a los 620 millones de euros, con un beneficio de explotación o ebitda próximo a los 50 millones. Las previsiones para este año son de un crecimiento de dos dígitos que, según distintas fuentes, pueden elevar la valoración total del grupo a cerca de 700 millones. Uno de los atractivos de la compañía para los potenciales inversores es su balance, ya que solo tiene una deuda financiera neta de 70 millones.

Si se confirman estas ofertas preliminares, los March y el resto de accionistas pueden apuntarse relevantes plusvalías tras superar varios años de pérdidas, ya que la empresa estuvo en números rojos entre 2009 y 2012, lo que provocó una sucesión de destituciones en la cúpula directiva hasta la toma de la gestión por Javier Carrillo, hijo del fundador, José Luis Carrillo.

Junto a las desinversiones de ACS, Berlys, Baviera y ahora Mecalux, Corporación Financiera Alba ha llevado a cabo en el último año y medio las compras del 10% de Euskaltel y de una participación del 14% en Parques Reunidos, además de mantener sus apuestas en BME, Acerinox e Indra con resultados dispares.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios