CANJE DE ACCIONES BAJO VIGILANCIA DE LA CNMV

Fuenteovejuna en Abengoa: el consejo en pleno votó para 'liquidar' a los Benjumea

La CNMV había pedido que fueran solo los independientes quienes propusieran el canje de acciones en Abengoa, pero al final también los dominicales firmaron el acuerdo

Foto: Sede de Abengoa en Sevilla. (Reuters)
Sede de Abengoa en Sevilla. (Reuters)

El consejo de administración saliente de Abengoa ha querido despedirse de la empresa dejando claro un recado a la familia Benjumea y mostrando su más absoluta desafección con el antiguo presidente de la compañía. Después de un año largo sorteando tensiones con Felipe Benjumea y su capacidad de influencia dentro del grupo andaluz, el acuerdo unánime de los actuales administradores para rebajar la ecuación de canje que unificará las acciones A y B de Abengoa ha dado lugar a una situación realmente inaudita. No en vano, y aunque pueda parecer impensable, hasta los consejeros dominicales representantes de los socios históricos han votado en contra de sus propios y teóricos intereses nucleados en torno a Inversión Corporativa IC.

Esta sociedad instrumental es la que integra a las estirpes andaluzas que han dominado tradicionalmente el capital de Abengoa bajo la égida de la familia Benjumea. La crisis del grupo industrial, a punto de una suspensión de pagos y tras asumir una verdadera ‘reestructuración de caballo’, ha desencadenado una guerra intestina en Inversión Corporativa que se ha llevado por delante todas las expectativas que Felipe Benjumea pudiera tener depositadas en la ‘reconquista’ de la compañía. Cabe recordar que el acuerdo con los acreedores se ha definido con la pretendida ilusión de facilitar a los antiguos dueños la recuperación de hasta un 10% del capital en un plazo de ocho años.

Cualquier gozo que pudiera albergar Felipe Benjumea se ha ido al pozo con la unificación de las dos categorías de títulos, A y B, en las que a fecha de hoy se estructura el capital de Abengoa. Lo que en términos financieros se ha definido con el sugerente enunciado del ‘colapso accionarial’ ha supuesto un verdadero síncope para Inversión Corporativa, cuyos poderes en el grupo andaluz se han quedado reducidos a un escaso 0,8% frente al 51% largo que poseía hasta ahora. Todo ello como consecuencia de una ecuación de canje que ha desacreditado los últimos precios de mercado para anteponer la defensa de los minoritarios y asegurar la aprobación de la CNMV.

Los valoradores externos han considerado periodos largos de cotización para rebajar el canje en dos a una cuando al principio se preveía la permuta en tres a una

La última cotización en bolsa favorecía realmente un canje de casi tres a uno en favor de las acciones A, que son las mayoritariamente controladas por Inversión Corporativa. La permuta se hará finalmente por debajo de dos a una, siguiendo el criterio de las firmas internacionales BDO y Duff&Phelps, contratadas para llevar a cabo los informes de valoración y ‘fairness opinion’. El consejo ha preferido lavarse las manos recurriendo a expertos independientes que han tenido en cuenta periodos de cotización de hasta seis y nueve meses, adaptando el rango de precios con el análisis de compañías que disponen de una estructura dual de acciones y que, en algunos casos, han atravesado situaciones financieras similares a la de Abengoa.

Pero lo más llamativo de todo este proceso ha sido la actuación unánime mantenida por el máximo órgano de gobierno de la compañía en el que los independientes han contado incluso con el respaldo de los consejeros dominicales. Los representantes de las familias SolísAbaurre y Aya, socios de los Benjumea en Inversión Corporativa, han votado también por una ecuación de canje que, como se ha explicado, resultaba mucho menos favorable a los intereses de su propia sociedad instrumental. Algunos bancos acreedores consideran que esta actitud responde a un acto de contrición tras los desperfectos causados en Abengoa en tanto que otros valoran el deseo por evidenciar el manifiesto distanciamiento con el antiguo presidente del grupo andaluz. 

Sea como fuere, lo cierto es que la CNMV había dado instrucciones para que la propuesta sobre la ecuación de canje quedase fuera del alcance de los consejeros que hasta ahora representan al capital de Abengoa. La antigua presidenta del organismo regulador, Elvira Rodríguez, prefería que el ajuste para la unificación de los dos tipos de acciones quedara exclusivamente en manos de los independientes. De ahí que, en principio, la supervisión del procedimiento fuera encomendado a la comisión de auditoría presidida por Alicia Valverde y de la que forman parte hasta ahora Mercedes Gracia y el exministro socialista José Borrell

Las familias Solís, Abaurre y Aya han puesto de manifiesto su total independencia y desafección con el antiguo presidente, Felipe Benjumea

Estos tres consejeros perfilaron los detalles del canje en una reunión de trabajo a la que también se invitó a Ricardo Hausmann y Ricardo Martínez Rico, los otros dos independientes que forman parte del consejo de administración y que por esa misma condición quedaban al margen de cualquier conflicto de interés. Sin embargo, y una vez cumplimentado el requerimiento de la Comisión de Valores, la propuesta final fue sometida a la votación expresa del consejo de administración en pleno, sin que nadie se inhibiera a la hora de respaldar el acuerdo, tal y como se deduce de los hechos relevantes comunicados al propio organismo de regulación bursátil. 

Los abogados de Abengoa, encabezados por su secretario de consejo, Daniel Alaminos, han tenido que solicitar, no obstante, un dictamen externo para certificar que, en esta ocasión, no existía ningún conflicto entre los intereses de los consejeros dominicales mencionados y el interés social de la compañía. De esta forma se ha justificado que las familias andaluzas de mayor abolengo en el grupo andaluz pudieran expresar en última instancia su absoluta independencia de los Benjumea. Todo ello a pesar del ‘rapapolvo’ de la CNMV y en un intento por salir con la frente alta en la junta general del día 22, dejando claro un marcado acento de repulsa al mejor y más solidario estilo Fuenteovejuna.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios