recibe un nuevo préstamo participativo

El núcleo duro del Popular se salva de la quiebra con otro crédito de su casero

Unión Europea de Inversiones, dueña del 3% del grupo, ha recibido hasta 116 millones en créditos de una inmobiliaria cuyo principal inquilino es la propia entidad financiera

Foto: Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

El derrumbe bursátil de Banco Popular sigue causando estragos tanto en sus miles de accionistas minoritarios como en su núcleo duro, los inversores presentes en su consejo de administración, que hasta la fecha le han blindado de cualquier intento de absorción. Unión Europea de Inversiones, sociedad perteneciente a la Sindicatura de Accionistas, ha tenido que pedir un tercer crédito para mantener su posición dominante en el capital y, sobre todo, salir por segunda vez en apenas unos meses de la quiebra técnica.

Según han confirmado fuentes oficiales, Unión Europea de Inversiones (UEI), dueña del 3% de Banco Popular, ha recibido un crédito participativo de 31,5 millones de euros para huir de lo que se conoce como causa de disolución. Es decir, de una situación en la que el patrimonio neto es inferior a la mitad del capital social, lo que lo llevaría de forma inminente al concurso de acreedores. La compañía ha corroborado que el consejo de administración se acogió a esta opción “como la mejor alternativa posible para alcanzar un adecuado reequilibrio patrimonial, todo ello dentro de los plazos establecidos en la normativa mercantil”.

Esta nueva inyección de dinero es en realidad una extensión del crédito que la sociedad de inversión solicitó el pasado mes de mayo, para acudir a la ampliación de capital que hizo Banco Popular por 2.500 millones para huir de una coyuntura muy delicada. UEI recibió en ese momento 60 millones de euros para adquirir 59,5 millones de acciones de la entidad financiera y poder mantener su participación del 3% en el accionariado. La inversión total fue de 74 millones —1,25 euros por título—, por lo que la firma instrumental pasó a tener 123,55 millones de acciones del grupo bancario.

Los restantes 14 millones para suscribir la oferta pública de adquisición (opa) procedieron de un préstamo participativo de 25 millones concedido por dos sociedades vinculadas a UEI. En concreto, de la Fundación para Atenciones Sociales y, sobre todo, de Viviendas y Oficinas. ¿A qué se dedica y de quién es esta última empresa patrimonialista? Viviendas y Oficinas se dedica al alquiler de espacios grandes para grandes compañías. Su principal activo es el Edifico Beatriz, un mastodonte de 55.000 metros cuadrados situado en la calle Ortega y Gasset 29, en lo que se denomina la Milla de Oro de la capital de España.

UEI, dueña del 3% de Banco Popular, ha recibido un crédito participativo de 31,5 millones de euros para huir de lo que se conoce como causa de disolución

¿Y quién es el inquilino del Edificio Beatriz? La mitad de las ocho plantas del castillo de cemento las ocupa el propio Banco Popular, que además tiene allí la sede de la presidencia. La entidad, que en los bajos comerciales también dispone de una de sus oficinas a pie de calle más importantes, suele celebrar en la planta séptima los consejos de administración. En consecuencia, aporta aproximadamente la mitad de los ingresos del edificio, cuya matriz, Viviendas y Oficinas, ingresó 19,3 millones y ganó 1,6 millones en 2015.

Financiación a la carta del propio banco

En los últimos 12 meses, UEI ha recibido hasta 116,5 millones de Viviendas y Oficinas y de Fundación para Atenciones Sociales para restablecer su desequilibrio patrimonial, provocado por el derrumbe hasta mínimos históricos de las acciones de Banco Popular. Estos créditos participativos han elevado su deuda hasta los 228 millones, incluidos los 151,3 millones concedidos por varias entidades financieras, entre otros, el Banco Santander, el Sabadell y el propio Popular.

UEI, que hasta la fecha siempre ha cumplido con sus obligaciones con sus acreedores financieros, está vinculada a la Universidad de Navarra y las familias Revoredo (Prosegur), Martínez Igartua, Domecq, Sendagorta (Grupo Sener), Figuero y Martínez-Echevarría (El Corte Inglés). Su principal accionista es la Fundación IEISA, adscrita a la prelatura del Opus Dei y próxima a los Valls Taberner, presidentes del banco durante 32 años.

Al tiempo que su deuda se ha incrementado en 74 millones —la entidad hizo dos amortizaciones—, su patrimonio se ha encogido desde los 276,9 hasta los 142,2 millones, 134,7 millones menos, pese a que destinó 74 millones a la ampliación de capital del pasado mes de mayo.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios