ex responsable de negocio en jp morgan

Emilio Saracho ya es el nuevo presidente del Banco Popular en sustitución de Ángel Ron

El mercado recibe el relevo con subidas cercanas al 10% en la apertura de mercado. El problema ahora es si Del Valle puede reunir el dinero para salvar el banco o se venderá

Foto: Antonio del Valle hijo y Ángel Ron, en una imagen de archivo. (EFE)
Antonio del Valle hijo y Ángel Ron, en una imagen de archivo. (EFE)

Victoria del bando rebelde en la guerra por el control del Banco Popular. Finalmente, han conseguido apoyos suficientes en el consejo para forzar la salida de Ángel Ron de la presidencia, que será sustituido por Emilio Saracho. Así lo ha comunicado la CNMV en un hecho relevante remitido esta misma mañana, que anuncia la celebración de un consejo extraordinario para aprobar el proceso de relevo, que  estima que concluya en el primer trimestre de 2017. La acción ha reaccionado en bolsa con fuertes subidas.

Saracho es un histórico de la banca de inversión en España y actual vicepresidente mundial de JP Morgan. Como ya informábamos el lunes, el mexicano Antonio del Valle (propietario del 4,25% del capital) había vuelto a la carga en la búsqueda de candidatos para sustituir a Ron al frente del banco, y la consejera coordinadora, Reyes Calderón, se había reunido con varios consejeros para proponerles el nombre de Emilio Saracho, que había aceptado inicialmente pensando que se trataba de una propuesta de consenso. Finalmente, estas maniobras han logrado un número suficiente de apoyos.

Emilio Saracho. (Reuters)
Emilio Saracho. (Reuters)

Ayer mismo se conocía que la guerra por el control de la entidad podría haber terminado en los tribunales: Ron decidía pasar al contraataque y buscaba asesoramiento legal para demandar a los consejeros que pretendían su destitución, encabezados por el mexicano y Calderón, acusándoles de ser responsables del desplome del valor en bolsa. Sin embargo, se trataba de un canto del cisne, puesto que ya tenía perdida la batalla, como se ha confirmado esta mañana.

Al calor de esta información, las acciones del Banco Popular, que ya habían subido el miércoles más del 5% debido a los rumores, se disparaban casi un 10% en la apertura de mercado, hasta máximos de 0,91 euros, y ha cerrado subiendo un 13,66%, hasta los 0,94 euros por acción. El valor había caído a mínimos históricos de 0,76 euros el lunes, por el impacto de un informe muy negativo de Credit Suisse que corroboraba la desconfianza absoluta del mercado en la gestión de Ron. Poco antes del cierre de mercado, las acciones volvían a impulsarse hasta subir más de un 12%.

El mercado no confiaba en el plan de Ron

La mayoría de analistas e inversores estaban convencidos de que Ron no iba a ser capaz de cumplir el plan estratégico con el que pretendía seguir al frente del Popular, y que anunció en la ampliación de capital de junio. Dicho plan contemplaba como medidas estrella unas provisiones de 4.700 millones para elevar la cobertura de los activos tóxicos —y aun así su nivel iba a quedar muy por debajo del de sus competidores— y la venta de 15.000 millones en inmuebles en dos años (pese a que sus ventas actuales son de 1.500 millones al año), para lo que necesitaba crear un banco malo (Sunrise) en el que desconsolidar 6.000 millones.

Ángel Ron y su 'verdugo', Antonio del Valle (d), saludan al presidente de México, Enrique Peña Nieto. (EFE)
Ángel Ron y su 'verdugo', Antonio del Valle (d), saludan al presidente de México, Enrique Peña Nieto. (EFE)

La negativa del Banco de España a aprobar el proyecto en los términos propuestos por el banco fue el inicio de la cuesta abajo, y la puntilla para Ron fueron los decepcionantes resultados del banco en el tercer trimestre (que mostraban una grave debilidad en los ingresos).

La salida de Ron no basta

El problema es que, muerto el perro, no se acabó la rabia. La salida de Ron, aunque tiene un efecto de imagen muy positivo para el mercado, no soluciona los problemas del Popular. El mercado coincide en que hace falta una nueva inyección de capital de al menos otros 2.500 millones para poder sanear el banco. Un dinero que no se puede pedir a los accionistas minoritarios después de las fuertes pérdidas que sufrieron en las ampliaciones de 2012 y de junio de este año. Una opción es que Del Valle consiga reunir aliados suficientes para poner ese dinero, una labor que ha encargado a la Mediobanca de Borja Prado.

El banquero mexicano busca recuperar el máximo del dinero invertido en el banco en 2013, y para ello trató de evitar la ampliación de capital, negociando una fusión no solo con Sabadell y tanteando este verano a candidatos a la presidencia como Jaime Caruana (el favorito del banquero mexicano) y Jaime Echegoyen. Si no consigue reunir esa cantidad o si se encuentra con el veto del Banco de España, se abrirá la posibilidad de una fusión del Popular con otro banco. Santander, BBVA, CaixaBank y Sabadell ya han echado los número para ver si tiene sentido la operación y a qué precio sale rentable.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios