EL VALOR FRENA POR FIN SU DESPLOME

Los analistas sentencian: "La ampliación del Popular es pésima para el accionista"

Los analistas creen que la ampliación del Popular es muy negativa, e incluso se resisten a recomendar el valor tras el desplome. Más allá, discrepan sobre el futuro del sector bancario

Foto: Logotipo del Banco Popular. (Reuters)
Logotipo del Banco Popular. (Reuters)

La ampliación del Banco Popular ha puesto de acuerdo a los analistas en que es muy negativa para los accionistas, por la enorme dilución que implica, adicional a la de las dos operaciones similares de los últimos tres años. E incluso señalan que la entidad que preside Ángel Ron podía haber optado por otras soluciones menos traumáticas. Asimismo, existen serias dudas sobre que sea suficiente, porque los saneamientos que debe hacer son muy superiores al nuevo capital que va a captar: 2.500 millones. En todo caso, ayer el Popular frenó su desplome y rebotó hasta 1,435 euros en el día en que empezó a cotizar el derecho, que cerró en 0,161. También existen discrepancias sobre las perspectivas del sector bancario en su conjunto.

José Ramón Iturriaga, gestor del fondo con mayor porcentaje de su cartera invertido en el Popular, el Okavango de Abante Asesores, opina que "la ampliación ha sido inesperada, pero no porque no supiéramos que había un déficit de 4.500-5.000 millones, sino porque esa no era la solución óptima para el accionista del Popular". Coincide con él Eduardo Roque, director de inversiones de Mutuactivos: "Me parece una pésima noticia para el accionista de Popular, pero, para buscar el lado positivo para el sector financiero, el hecho de que tanto UBS como Goldman hayan asegurado la ampliación es buena noticia. En Italia, e incluso otros bancos en España, lo han intentado y no se lo han asegurado".

Los analistas sentencian: "La ampliación del Popular es pésima para el accionista"

Eric Ollinger, presidente de Value Tree, muestra sus dudas sobre si será suficiente con los 2.500 millones, ya que el mercado estimaba una cifra entre 3.000 y 5.000 para que el banco pudiera estar tranquilo. El banco pretende hacer saneamientos por 4.700 millones, por lo que los 2.200 millones que faltan debe sacarlos del resultado antes de provisiones. Esto provocará fuertes pérdidas este año -que Autonomous cifra en 2.300 millones- y la consiguiente supresión del dividendo. Asimismo, uno de los colocadores, Goldman Sachs, también recela de la capacidad del banco de vender inmuebles a la velocidad prometida, que es la clave para que se cumplan los objetivos de Ron. 'Off the record', otros gestores y analistas también señalan la pobre gestión de Ron, en cuyo mandato la acción se ha desplomado un 95%.

¿Peligro para el resto de la banca?

Entre los expertos, también hay discrepancias sobre la situación del sector en su conjunto tras esta operación. El citado Iturriaga negaba en la 'round table' de Cotizalia celebrada el viernes pasado que se puedan hacer lecturas cruzadas sobre posibles ampliaciones de capital en otros bancos: "Creo que no es extrapolable al resto del sistema financiero. Esto sirve para cerrar ya por fin el capítulo de la solvencia del sistema financiero español y deberíamos volver la mirada hacia la rentabilidad de la banca".

Por el contrario, Marc Garrigasait, presidente y director de Inversiones de Koala Capital Sicav, opina que "el sector financiero tiene déficit de capital desde hace muchos años, y eso es algo global, porque el endeudamiento ha crecido tanto que el capital que tienen en la mayoría de países es muy débil en relación a su pasivo". "Por tanto, continuará siendo un problema para el sector bancario en general, y en Europa especialmente".

Danièle Nouy, presidenta del mecanismo de supervisión del BCE. (EFE)
Danièle Nouy, presidenta del mecanismo de supervisión del BCE. (EFE)

En esta línea se sitúa también Ignacio Rodríguez Añino, 'sales director' para España de M&G Investments, para quien lo importante no es el caso concreto del Popular, sino el impacto de las políticas del BCE en los márgenes de intermediación de los bancos. "Es un sector al que le exigen mucho capital, que está muy regulado y en el que pensamos que vamos a seguir viendo operaciones corporativas o de reestructuración. Más que hablar del Popular en sí, no estamos muy positivos en los bancos europeos salvo en los campeones nacionales".

Finalmente, Gabriela Orille, responsable de CFD y Divisas en Andbank, tiene una visión más positiva: "Creemos que el sector bancario puede tener una buena evolución. A pesar de haber sido uno de los más castigados y de que pierde más de dos dígitos en relación con el EuroStoxx o el S&P 500, nos gusta. Pero no entraríamos haciendo un 'stock picking', sino de una forma mucho más tranquila, vía un ETF, para jugar el sectorial más a medio y largo plazo".

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios