Popular sube un 21% el precio de sus préstamos para maquillar su balance
  1. Empresas
pese a que se financia más barato gracias al bce

Popular sube un 21% el precio de sus préstamos para maquillar su balance

La entidad presidida por Ángel Ron da préstamos a un tipo medio del 3,4% en el primer trimestre pese a que gracias a la barra libre del BCE se financia más barato que nunca

Foto: (Reuters)
(Reuters)

En un escenario de bajada de tipos de interés y de alta competencia entre las entidades financieras por captar clientes fiables, Banco Popular ha llevado a cabo una estrategia totalmente distinta. El grupo dirigido por Ángel Ron ha elevado de forma significativa el tipo de interés que aplica a los nuevos créditos que concede a sus prestatarios, según un informe de Goldman Sachs, banco coordinador de la ampliación de capital de 2.500 millones. Un asesor que, sin embargo, no confía demasiado en la capacidad del equipo gestor para llevar a cabo el plan de desinversiones.

De acuerdo con el citado estudio, fechado el pasado 13 de mayo, Banco Popular ha subido 17 puntos básicos de media el precio de los créditos otorgados en el primer trimestre del año, al alcanzar el 3,4%, frente a un 2,81% del 'stock'. Una medida que el equipo gestor de la entidad explica porque “la calidad del servicio es más importante que el precio”, según explican en el informe de Goldman Sachs. Ron prevé que esta tendencia se mantenga en el resto del año cuando la institución participada por Allianz, Credit Mutuel y el mexicano Antonio del Valle renueve sus fuentes de financiación con el Banco Central Europeo (BCE) en las próximas semanas.

Porque el coordinador global de la ampliación de capital señala que Banco Popular se va a beneficiar del dinero barato que va a conceder el BCE a todo el sistema financiero europeo para activar la economía. En concreto, va a sustituir los 14.100 millones que tomó prestado del llamado TLTRO1 en la nueva línea de liquidez o TLTRO II que empezará a ser efectiva a partir del mes de junio. Popular podría ahorrarse hasta 70 millones de euros al año con este denominado 'helicopter money', o dinero caído del cielo, que el banco central de Fráncfort regala a las entidades comerciales para estimular la concesión de crédito a los particulares y a las empresas.

En consecuencia, mientras Popular se financia más barato, la institución otorga los créditos a sus clientes a un precio más caro. Una estrategia que tiene como objetivo mejorar los deteriorados márgenes del grupo, pero contrasta con las políticas comerciales que están llevando a cabo competidores como Santander y BBVA. El primero ha lanzado una campaña para robar clientes 'premium' a otras entidades, especialmente en el segmento hipotecario, ofreciendo una rebaja del 0,75% del tipo de interés y asumiendo los gastos de la subrogación. Si el cliente decide anular el crédito original y reemplazarlo por un nuevo con el banco de Ana Botín, el diferencial del crédito aún se contrae más, hasta un mínimo del 1,25%.

La ampliación de capital comienza este lunes después de que Popular haya conseguido que una docena de bancos le hayan asegurado los 2.500 millones

BBVA ha dado orden a todas las oficinas de defenderse del ataque del Santander igualando todas las contraofertas que le lleguen de sus clientes, mientras Popular ha puesto en marcha una campaña similar para retener a los consumidores con una hipoteca al 2,25%, que puede bajar al 1,25% si se contratan otro tipo de productos, como el seguro de vida, seguro del hogar, seguro de pago, amén de la nómina y un gasto mínimo de tarjeta. Según datos del Banco de España, el tipo de interés medio de los préstamos para vivienda se situó en el 2,29% a cierre del pasado mes de marzo, mientras que el de los créditos personales a entre uno y cinco años era del 8,64%.

Plan de venta poco creíble

Goldman Sachs también hace referencia al plan de desinversión de los activos tóxicos que Popular tenía previsto y por el que pretendía limpiar su balance en 4.000 millones de euros a lo largo del año. El informe indica que Ron se había comprometido a desprenderse de al menos 510 millones entre enero y marzo, pero su asesor asegura que la cifra real no llegaba a los 400 millones, “lo que aumenta la preocupación sobre la capacidad del banco de alcanzar el objetivo anual”.

Una dificultad que, según distintas fuentes, ha podido precipitar la ampliación de capital de 2.500 millones, al reconocer que la entidad puede tener unas pérdidas adicionales de 4.700 millones por préstamos fallidos. Pese a ello, Ron le aseguró a Goldman Sachs que Popular se mantendría independiente y que en caso de participar en una nueva ronda de fusiones, lo haría como comprador y no como absorbido. Una declaración de intenciones que pasa obligatoriamente por un nuevo sacrificio de los accionistas, que han visto cómo el banco ha ampliado capital en casi 10.000 millones de euros en la última década, una cantidad similar a la destrucción de valor.

La ampliación de capital comienza este lunes después de que Popular haya conseguido que una docena de bancos nacionales e internacionales le hayan asegurado los 2.500 millones de euros. Entre ellos destacan Santander y BBVA, que aportarán casi el 16% del volumen total. En caso de que estos colocadores no encuentren inversores que les compren las acciones, ambos se convertirán de facto en accionistas de su competidor, algo insólito. De hecho, en la salida a bolsa de Bankia, ninguno de los dos prestó su red de oficinas para vender títulos del banco nacionalizado y solo el primero adquirió un paquete para sus propios fondos a petición del Gobierno.

Noticias del Banco Popular Ángel Ron Goldman Sachs Ampliación de capital Tipos de interés Créditos
El redactor recomienda