LOS REGLAMENTOS COMUNITARIOS MANDAN

Ana Pastor advierte a Globalia de que Air Europa no puede quedar bajo control de HNA

La Dirección General de Aviación Civil actúa como garante de la Comisión Europea para impedir que la aerolínea española de Juan José Hidalgo pase bajo control efectivo del gigante chino HNA

Foto: Despegue de un avión de Air Europa. (EFE)
Despegue de un avión de Air Europa. (EFE)

El Ministerio de Fomento que dirige Ana Pastor ha trasladado a Globalia la exigencia de las autoridades comunitarias para que Air Europa garantice su estructura de nacionalidad bajo bandera española sin ceder directa o indirectamente el control de la gestión al gigante chino HNA. La venta del grupo que preside Juan José Hidalgo se encuentra pendiente tan solo de la señal que ha de depositar como primer pago la multinacional asiática, pero los reglamentos derivados del mercado único europeo en materia de transporte aéreo se han convertido en una importante piedra en el camino que obliga a pulir con especial esmero los últimos detalles del acuerdo.

El presidente de Globalia partió de viaje a la República Dominicana en vísperas de Navidad después de darse un sentido abrazo con el presidente de HNA, Chen Feng, por el cual quedaban selladas unas intensas negociaciones en las que también han participado buena parte de los familiares de Juan José Hidalgo, en especial su hijo Javier. La fuerte personalidad del patriarca ha prevalecido finalmente sobre cualquier otro criterio y el inversor chino ha eliminado las reticencias que mantenía sobre los herederos del fundador a cambio de obtener un derecho especial de minoría como socio de referencia del grupo turístico español.

La ministra de Fomento, Ana Pastor. (EFE)
La ministra de Fomento, Ana Pastor. (EFE)

 

Doble reestructuración societaria

El principio de acuerdo establece la compra de un 44% de Globalia por parte de HNA, en tanto que Juan José Hidalgo asegurará el 51% del capital y su hermano Antonio reducirá su participación de casi el 10% al 5%. Todos los demás accionistas minoritarios traspasarán sus títulos al inversor chino, lo que incluye al Banco Popular, con un 10% de las acciones, y Unicaja, que tiene un 7%. De igual modo, las dos hijas de Hidalgo, María José y Cristina, y su mujer, Avelina, cederán el 5% que tienen cada una de ellas. El exministro Abel Matutes venderá también su 5%, y lo mismo hará la Fundación Tatiana Pérez de Guzmán el Bueno, que posee el 2% de Globalia.

El valor total del grupo a efectos de la transacción se estima en una horquilla de entre 1.600 a 1.800 millones de euros. Una vez culminada la operación, el objetivo del grupo apunta a una salida inmediata a bolsa, lo que dará lugar a una segunda reestructuración societaria todavía por definir. El 'holding' chino está dispuesto a convivir con el actual presidente, y de hecho ha pactado que Hidalgo siga al frente del proyecto durante un periodo mínimo de cinco años. Eso sí, a cambio, HNA dispondrá desde el primer momento de poderes suficientes para vetar cualquier decisión que pueda afectar al desarrollo corporativo de la entidad y a sus diferentes negocios.

Las normas comunitarias son muy estrictas en exigir el ‘control efectivo’ de las aerolíneas que operan en la UE por ciudadanos de sus propios Estados miembros

La cláusula de control compartido es precisamente el motivo que ha propiciado la intervención de la Dirección General de Aviación Civil en su calidad de entidad reguladora del sector español de transporte aéreo. El departamento dependiente del Ministerio de Fomento ha recordado a los responsables de Globalia que los reglamentos comunitarios y, en concreto, el llamado 'tercer paquete' de 1992 establece requisitos meridianamente claros y que son inquebrantables para operar en el mercado único europeo. El primero de todos estos condicionantes exige que las aerolíneas sean propiedad de los estados miembros y estén “efectivamente controladas por estos y/o por ciudadanos de estos”. Una reivindicación que aparece ahora en tela de juicio si la alianza con HNA se lleva a cabo con todas sus consecuencias.

Juan José Hidalgo. (EFE)
Juan José Hidalgo. (EFE)

La opción más socorrida para satisfacer los requerimientos oficiales pasa por ajustar el acuerdo estratégico a partir de lo que podría entenderse como un 'split' de Globalia, separando la compañía aérea del resto de actividades. El grueso del grupo, incluyendo la agencia de viajes, el negocio hotelero y la división de 'handling', pasaría a tener una mayoría de capital en poder de HNA en tanto que Hidalgo aseguraría el control efectivo y sin paliativos tanto en el accionariado como en la gestión de Air Europa. La división satisface los planteamientos del Gobierno como garante de las exigencias que impone la Comisión Europea. Otra cosa muy diferente es que el grupo chino vaya a aceptar a última hora un cambio estructural de una alianza basada exclusivamente en la relación de confianza con Hidalgo.

HNA no quiere comprometerse con nadie más que no sea el presidente de Globalia y tiene su principal objeto de deseo empresarial en el control de Air Europa. La aerolínea es la joya de la corona del grupo y ofrece un papel estratégico de indudable valor añadido para la otra gran inversión del conglomerado asiático en España, como es la cadena NH Hoteles. El proyecto de Chen Feng no es otro que pilotar un nuevo imperio turístico en nuestro país, y uno de sus principios básicos consiste en tener a buen recaudo las riendas del negocio. De momento, con la colaboración inestimable de Hidalgo, que deberá buscar ahora alguna solución de compromiso si no quiere que la presión de las autoridades comunitarias se convierta en un obstáculo insuperable para sus amigos chinos.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios